Go to the content

La pupila insomne

Full screen Suggest an article

La pupila insomne

Aprile 3, 2011 21:00 , by Unknown - | No one following this article yet.
Licensed under CC (by)

El País, un mito que se cae (+ video)

Gennaio 28, 2013 22:00, by Unknown - 0no comments yet
Marcos Roitman Rosenmann

prisa1Hace ya unas décadas el Grupo Prisa, dueño del periódico El País, conglomerado cultural, ideológico y político, que cuenta con semanarios, editoriales educativas y literarias, periódicos deportivos, económicos, cadenas de radio y televisión, mantiene una línea, referente a la realidad latinoamericana, fundada en la calumnia y la infamia.

La publicación de una foto falsa del presidente Hugo Chávez entubado y en estado comatoso, en primera plana, cuyo pie de foto alude al secreto de la enfermedad de Chávez, es complementada con una noticia en internacional bajo el titular La larga y oscura enfermedad del líder venezolano. La decisión de publicarlo no es un hecho aislado. Es una acción de las muchas que despliegan en todas las redes del grupo. Noticieros, tertulias, programas de radio, televisión, editoriales periodísticas, ediciones de libros. Prisa cuenta con un elenco de académicos, comunicólogos, firmas literarias y personajes del mundo político que día a día hacen piña y confabulan en crear un lenguaje de la desestabilización informativa. Amparados en el rumor, la opinión, las vaguedades, los tópicos y el secreto profesional, construyen un imaginario en el que confluyen la descalificación, la tergiversación de los hechos y la manipulación informativa sobre gobiernos latinoamericanos.

Respecto a Venezuela son ya años, cuyos equipos dibujan un escenario de caos, violencia, ingobernabilidad, cuasi guerra civil, donde gobierna un autócrata. Como dato, sirva el tratamiento de las elecciones presidenciales de octubre, en el cual aseveraban que las encuestas daban empate técnico; ahora, remarcando la existencia de un vacío legal y de poder, al tiempo que hablan del secretismo médico sobre la enfermedad del presidente Hugo Chávez, tratada de manera obscena y sin ningún respeto. El que sí tienen cuando informan de la operación de cadera del rey.

En cualquier caso, no se trata de columnas de opinión cuyos colaboradores se ceban en insultos a gobernantes que no son del agrado de los accionistas del grupo. Es una línea editorial diseñada estratégicamente para sostener a sus aliados naturales. En México, Chile, Bolivia, Argentina, Colombia, Venezuela o la población hispana en Florida. Entre sus habituales invitados se cuentan el ex presidente de Chile Ricardo Lagos, el español Felipe González, el uruguayo Julio María Sanguinetti, el costarricense Óscar Arias y algún hijo de famoso, como Álvaro Vargas Llosa, o ideólogos como el mexicano Enrique Krauze o el venezolano Teodoro Petkoff. Todos, sin excepción, liderados por Juan Luis Cebrián, quien fue director jefe durante la dictadura del diario vespertino del movimiento: Pueblo, y posteriormente jefe de informativos de Radio Televisión Española en la última etapa del franquismo. Su fama le llega al ser nombrado director del naciente periódico El País, matutino abanderado de la reforma política e infatigable defensor de Adolfo Suárez. Así, oculta su pasado. Hoy, Juan Luis Cebrián recibe como pago a sus servicios a la monarquía un sillón en la Real Academia de la Lengua y de paso participa en el grupo Bilderberg. De gustos refinados, presume de ser un demócrata de toda la vida. Sin embargo, quienes lo conocen y lo han tratado saben que es un anticomunista visceral, y me consta de primera mano.

Pero volvamos a la inmerecida fama del periódico El País. En los primeros años de vida fue vocero de la derecha moderna, de quienes se sumaron a la tarea de reformar el franquismo. Sus avales fueron viejos falangistas. Dada la censura, la falta de libertad de expresión, su salida a la calle se tomó como el pistoletazo de salida a la libertad de prensa. En sus páginas escribieron destacados periodistas latinoamericanos: Gregorio Selser, poetas y escritores como Mario Benedetti, Julio Cortázar, Carlos Fuentes o Gabriel García Márquez. Fue una bocanada de aire fresco. Eran otros tiempos. La guerra fría. El Grupo Prisa contó con ellos para proyectar una imagen hacia el continente de compromiso con las luchas democráticas en América Latina. Pronto se diluyó esta visión idílica, al poco tiempo se produjo la criba. A principios de los años 80 había apartado a los colaboradores y periodistas comprometidos, demócratas radicales y de izquierdas. El periódico miró a la derecha latinoamericana. Los intereses de Telefónica, Repsol, Iberdrola, Endesa, Santander, BBVA, se convirtieron en sus aliados. España buscaba la segunda colonización. El Grupo Prisa toma la delantera.

Con el PSOE en el gobierno, la amistad entre Polanco y Felipe González, convierte sus páginas en vocero propagandístico de sus políticas. En los años 90 muchas firmas, desilusionadas por la línea editorial que toma el periódico, se retiran. Entre otras, Antonio Gala, uno de los escritores más relevantes del siglo XX en España. Igualmente, Mario Benedetti decide no escribir más en dicho tabloide, al ver la deriva neoliberal que asume la dirección tras su polémica con Vargas Llosa.

El País ha publicado reportajes maniqueos sobre América Latina, en los cuales no hay una pizca de ética, buen hacer o responsabilidad profesional. Tras la edición de una foto falsa del presidente Chávez y de una información manipulada, lo menos que podría hacer su dirección, si le queda algo de dignidad, es producir el cese inmediato de su responsable de internacional o pedir su dimisión. Pero temo que no será ese el camino. Dentro de unos días volverá a las andadas. El País nunca se ha comprometido con las causas democráticas de América Latina ni lo hará. Su historia lo demuestra. (Tomado de La Jornada)

Artículos relacionados:




Intervenciones: Estación final China

Gennaio 28, 2013 22:00, by Unknown - 0no comments yet

Javier Couso

africa_usHace un par de días empezaba a leer el libro [1] de un cronista del ejército estadounidense que se ha dedicado a recorrer de cabo a rabo el extenso espacio geográfico que a nivel global controlan sus más de 800 bases militares.

El autor se declara abiertamente admirador de la política militar estadounidense. Pero, a pesar de que está escrito de manera maniquea, que exalta sin disimulo a los “cowboys” sobre el terreno y que destila no pocas veces un tufo racista neocolonial, lo que se adivina entre líneas da muchas e interesantes claves.

En el capítulo de apertura aparece el Sahel, tan de moda ultimamente; Malí, Mauritania, Niger, Senegal, Burkina Faso, y los demás países del área se suceden descritos con precisión. Es 2004 y ya encontramos tropas especiales estadounidenses entrenando a militares malienses (¿serían los mismos que dieron un golpe de estado en marzo de 2012?) y se habla sin empacho de la contención de China, presente en la zona tras los recursos estratégicos necesarios para su crecimiento.

A nadie se le escapa la emergencia de China como única potencia capaz de hacer sombra al poder omnímodo de EEUU, ni que la prioridad máxima de Washington sea contenerla reteniendo todas las áreas de abastecimiento enérgetico que se pueda. Es la lucha por el control de los círculos concéntricos de los que hablaba Brzezinski destinados a defender la primacía de la potencia global. Pero lo que para Rusia puede ser la pérdida de influencia estratégica, para China supone un golpe mortal pues, al contrario que Moscú, no es autosuficiente energéticamente.

En el momento en que la asistencia al gobierno sirio y los vetos en la ONU a cualquier intervención o exclusión aérea impulsados con firmeza por China y Rusia han logrado, quizás no detener, pero sí ralentizar las pretensiones de los aliados estadounidenses para romper la primera barrera que da protección a Irán, uno de los primeros abastecedores de petróleo del gigante asiático (20%), con la partida maliense se abre una nueva jugada en el tablero.

africaSi en Siria se busca romper el eje Irán-Hezbollah-Siria además de privar a Rusia de su única salida al Mediterraneo, en Malí se asegura un pivote estratégico que tiene frontera con siete países y posee grandes recursos, además de dar un toque de atención a Argelia, otro país rico energéticamente y díscolo con el proyecto de reordenación del mapa africano (cuando las barbas del vecino libio veas cortar…).

En esta nueva apuesta nos encontramos con los mismos actores que se vieron sin disimulo en Libia y se ven difuminados en Siria: presencia comercial francesa, qatarí y saudí, asistida a regañadientes por los socios del paraguas militar OTAN bajo la tutela del Africom estadounidense.

Se tensiona sin disimulo en el ámbito económico con políticas FMI para debilitar población y fragmentar la sociedad, se promueven gobiernos títeres por lo civil o se imponen por lo militar, pero siempre con fachada democrática y/o con la excusa del combate al terrorismo.

Son las nuevas intervenciones neocoloniales con fachada posmoderna que esconde las viejas maneras de Roma o el Imperio Habsburgo: asegurar los negocios de los estados vasallos a cambio de la protección de su valedor, el Imperio unipolar.

La guerras de Occidente son siempre contra los tiranos, por la democracia, por los derechos humanos, por la libertad, … la utilización de espantajos salafistas infiltrados en los tuaregs del norte de Malí, los aliados occidentales de Al Qaeda en Siria y Libia o la utilización de la Hermandad Musulmana para reconducir levantamientos populares, no tienen nada que ver con el control de las fuentes de energía y los acuíferos, son solo las alucinaciones de algunos antiimperialistas trasnochados.

[1]: “Por tierra, mar y aire. Las huellas globales del ejército americano”. Robert D. Kaplan.




Maestro

Gennaio 27, 2013 22:00, by Unknown - 0no comments yet
José Luis Fariñas
Marti, Fariñas, pastel graso. Enero, 2013.

Marti, Fariñas, pastel graso. Enero, 2013.

Maestro

Agradece al mar,
no las islas con sus peces de fuego
o la piedad dentada entre arrecifes,
no el horizonte de cielos como resaca de odiseas
ni la ilusión antigua del regreso.
Agradécele no más que lo más grave:
su sal toda en el costado abierto.




Censurado: Cuba hace lo que las transnacionales farmacéuticas tienen prohibido

Gennaio 26, 2013 22:00, by Unknown - 0no comments yet

José Manzaneda*

vacuna cubaQue Cuba haya desarrollado ya cuatro vacunas contra diferentes tipos de cáncer es sin duda una noticia importante para la Humanidad (1), si tenemos en cuenta que, según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren en el mundo, por esta enfermedad, cerca de 8 millones de personas (2). Sin embargo, los grandes medios internacionales la han ignorado casi por completo.

En 2012 Cuba patentaba la primera vacuna terapéutica contra el cáncer de pulmón avanzado a nivel mundial, la CIMAVAX-EGF (3). Y en enero de 2013 se anunciaba la segunda, la llamada Racotumomab (4). Ensayos clínicos en 86 países demuestran que estas vacunas, aunque no curan la enfermedad, consiguen la reducción de los tumores y permiten una etapa estable de la enfermedad, aumentando esperanza y calidad de vida.

El Centro de Inmunología Molecular de La Habana, perteneciente al Estado cubano, es el creador de todas estas vacunas. Ya en 1985 desarrolló la vacuna de la meningitis B (5), única en el mundo, y más tarde otras, como las que combaten la hepatitis B o el dengue (6). Además, investiga desde hace años para desarrollar una vacuna contra el VIH-SIDA (7). Otro centro estatal cubano, los laboratorios LABIOFAM, desarrolla medicamentos homeopáticos también contra el cáncer: es el caso del VIDATOX, elaborado a partir del veneno del alacrán azul (8).

Cuba exporta estos fármacos a 26 países, y participa en empresas mixtas en China, Canadá y España (9). Todo esto rompe completamente un estereotipo muy extendido, reforzado por el silencio mediático acerca de los avances de Cuba y otros países del Sur: que la investigación médico-farmacéutica de vanguardia se produce solo en los países llamados “desarrollados”.

Indudablemente, el Estado cubano obtiene un rendimiento económico de la venta internacional de estos productos farmacéuticos (10). Sin embargo, su filosofía de investigación y comercialización está en las antípodas de la práctica empresarial de la gran industria farmacéutica.

El Premio Nobel de Medicina Richard J. Roberts denunciaba recientemente que las farmacéuticas orientan sus investigaciones no a la cura de las enfermedades, sino al desarrollo de fármacos para dolencias crónicas, mucho más rentables económicamente (11). Y señalaba que las enfermedades propias de los países más pobres –por su baja rentabilidad- sencillamente no se investigan. Por ello, el 90% del presupuesto para investigación está destinado a las enfermedades del 10% de la población mundial.

La industria pública médico-farmacéutica de Cuba, aún siendo una de las principales fuentes de divisas para el país, se rige por principios radicalmente opuestos.

En primer lugar, sus investigaciones van dirigidas, en buena parte, a desarrollar vacunas que evitan enfermedades y, en consecuencia, aminoran el gasto en medicamentos de la población. En un artículo en la prestigiosa revista Science, los investigadores de Universidad de Stanford (California) Paul Drain y Michele Barry aseguraban que Cuba obtiene mejores indicadores de salud que EEUU gastando hasta veinte veces menos (12). La razón: la ausencia –en el modelo cubano- de presiones y estímulos comerciales por parte de las farmacéuticas, y una exitosa estrategia de educación de la población en prevención de salud.

Además, las terapias naturales y tradicionales –como la medicina herbolaria, la acupuntura, la hipnosis y muchas otras-, prácticas poco rentables para los fabricantes de medicamentos, están integradas desde hace años en el sistema de salud pública gratuita de la Isla (13).

Por otro lado, en Cuba los fármacos son distribuidos, en primer lugar, en la red hospitalaria pública nacional, de forma gratuita o altamente subsidiada -precisamente- gracias a los ingresos en moneda fuerte por sus exportaciones (14).

La industria farmacéutica cubana, además, apenas destina presupuesto al gasto publicitario que, en el caso de la multinacionales, es superior incluso al invertido en la propia investigación (15).

Por último, Cuba impulsa la producción de fármacos genéricos que pone a disposición de otros países pobres y de la Organización Mundial de la Salud, a un precio muy inferior al de la gran industria mundial (16).

Pero estos acuerdos, ajenos a las reglas del mercado, generan fuertes presiones desde la industria farmacéutica. Recientemente, el Gobierno de Ecuador anunciaba la compra a Cuba de un número importante de medicamentos, en “reciprocidad” por la becas a estudiantes ecuatorianos en la Isla y por el apoyo de especialistas cubanos en el programa “Manuela Espejo” para personas discapacitadas (17). Las protestas de la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Ecuatorianos se convirtieron de inmediato en campaña mediática, difundiendo el mensaje de la supuesta mala calidad de los fármacos cubanos (18).

Por otro lado, numerosos analistas ven detrás del golpe de estado de Honduras, en 2009, a la gran industria farmacéutica internacional, ya que el gobierno del depuesto Manuel Zelaya, en el marco del acuerdo ALBA, pretendía sustituir la importación de medicamentos de las multinacionales por los genéricos cubanos (19).

El bloqueo de EEUU a Cuba impone importantes obstáculos para la comercialización internacional de los productos farmacéuticos cubanos, pero también perjudica directamente a la ciudadanía de EEUU. Por ejemplo, las 80.000 personas diabéticas que sufren en este país, cada año, la amputación de los dedos de sus pies, no pueden acceder a la vacuna cubana Heperprot P, que precisamente las evita (20).

El Premio Nobel de Química Peter Agre afirmaba recientemente que “Cuba es un magnífico ejemplo de cómo se pueden integrar el conocimiento y la investigación científica” (21). Irina Bokova, directora general de la UNESCO, decía sentirse “muy impresionada” con los logros científicos de Cuba y mostraba la voluntad de esta organización de Naciones Unidas en promoverlos en el resto del mundo (22). La pregunta es inevitable: ¿contará con la colaboración imprescindible de los grandes medios internacionales para difundirlos?

*Coordinador de Cubainformación

(1) http://www.jornada.unam.mx/2011/11/08/ciencias/a02n1cie

(2) http://www.lapagina.com.sv/nacionales/61996/2012/02/04/Cada-ano-76-millones-de-personas-mueren-de-cancer-revelan-estudios

(3) http://actualidad.rt.com/ciencias/view/32388-Cuba-lanza-primera-vacuna-contra-c%C3%A1ncer-de-pulm%C3%B3n

(4) http://www.prensalibre.com/salud/Desarrollan-segunda-vacuna-cancer-pulmon_0_839316125.html

(5) http://www.nnc.cubaweb.cu/clasificados/ciencia/ciencia1.htm

(6) http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=96327

(7) http://www.telesurtv.net/articulos/2012/03/07/cientificos-cubanos-probaran-vacuna-contra-el-sida-en-humanos

(8) http://www.jornada.unam.mx/2012/07/12/index.php?section=ciencias&article=a02n1cie&partner=rss

(9) http://spanish.news.cn/salud/2011-11/05/c_131230334.htm

(10) http://www.guiacuba.info/noticias-de-cuba/turismo-segunda-fuente-ingresos-cuba

(11) http://voselsoberano.com/index.php?option=com_content&view=article&id=11858:qlas-farmaceuticas-bloquean-las-medicinas-que-curan-porque-no-son-rentables-impidiendo-su-q&catid=22:internacional

(12) http://www.cubadebate.cu/especiales/2010/05/04/reportaje-revista-science-sobre-impacto-bloqueo-medicina/

(13) http://www.sld.cu/sitios/mednat/

(14) http://www.nuevatribuna.es/articulo/mundo/cuba-ya-utiliza-la-vacuna-contra-el-cancer-de-pulmon/20130102125742086094.html

(15) http://www.elmundo.es/elmundosalud/2002/07/19/medicina/1027075187.html

(16) http://www.cubainformacion.tv/index.php/lecciones-de-manipulacion/47621-vacunas-de-cuba-y-brasil-salvan-miles-de-vidas-en-africa-pero-los-medios-solo-hablan-de-las-de-bill-gates

(17) http://www.diariovasco.com/agencias/20110813/mas-actualidad/sociedad/ecuador-dara-prioridad-compra-medicamentos_201108131911.html

(18) http://www.ciudadaniainformada.com/noticias-politica-ecuador0/noticias-politica-ecuador/browse/45/ir_a/politica/article//farmaceuticos-ecuatorianos-cuestionan-proceso-de-compra-de-medicamentos-a-cuba/javascript.html

(19) http://www.tercerainformacion.es/?Honduras-Intereses-Transnacionales%20

(20) http://actualidad.rt.com/economia/view/44707-Cuba-crear-f%C3%A1rmacos-%C3%BAnicos,-una-receta-contra-embargo

(21) http://www.opciones.cu/cuba/2012-03-09/reconocen-avances-de-la-biotecnologia-cubana/

(22) http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2012-11-29/directora-general-de-la-unesco-constata-logros-de-la-biotecnologia-cubana/




El País y la foto falsa de Chávez: ¿Una fábula con final feliz?

Gennaio 25, 2013 22:00, by Unknown - 0no comments yet
Iroel Sánchez

A woman poses with a first edition copy of Spanish newspaper El Pais in central Madrid...A woman poses with a copy of the January 24 first edition of Spanish newspaper El Pais in central Madrid January 24, 2013. Spain's influential El Pais newspaper withdrew what it said was "false photo of Hugo Chavez" that it had published in its on-line and print editions on Thursday. The grainy photo that El Pais originally splashed on its front page, billed as a global exclusive, portrayed the head of a man lying down with a breathing tube in his mouth. REUTERS/Andrea Comas  (SPAIN - Tags: MEDIA POLITICS)Por estos días he recordado una escena de la ya vieja película francesa Se me subió la mostaza, en que su protagonista, encarnado por el comediante Pierre Richard, trata de recoger y destruir todos los ejemplares de la edición de un periódico que contiene una información incómoda para él.

Algo así deben haber intentado los directivos del diario español El País en la mañana de este 24 de enero, luego de percatarse de que la portada del periódico, en que habían publicado una foto que supuestamente mostraba al presidente venezolano Hugo Chávez entubado,  los conduciría a un ridículo universal al poder comprobarse con facilidad que procedía de un video correspondiente a otra persona, colocado en internet hace cinco años.

Atrapado en su error, el cotidiano madrileño publicó una primera nota en la que pedía disculpas y señalaba que había abierto “una investigación para determinar las circunstancias de lo sucedido y los errores que se hayan podido cometer en la verificación de la fotografía”, anunciaba que la foto falsa permaneció media hora en su web y certificaba su coincidencia con el personaje de Pierre Richard: “Tras constatar que la imagen ofrecida no correspondía a Chávez, EL PAÍS paralizó asimismo la distribución de su edición impresa y procedió a enviar una nueva edición a los puntos de venta”

Sin embargo, lejos de aplacar la ola de burlas, críticas y denuncias, procedentes de los más diversos lugares del mundo, esta se incrementó, con el añadido de que el gobierno venezolano anunció demandará al periódico.  Así que el diario del grupo PRISA decidió publicar una segunda nota en la que convierte el disparate en causa de mérito: “Las cabeceras de referencia destacaron el comportamiento de EL PAÍS por la rapidez a la hora de rectificar, pedir disculpas y retirar los periódicos con la foto falsa de los puntos de venta”. Pero no era suficiente, había que alcanzar  lo que ha devenido su definición mejor en los últimos tiempos: intentar cambiar los hechos y culpar, no a su obsesión antichavista que lo llevó a apoyar un golpe de estado en Venezuela, o a intentar influir en las más recientes elecciones allí… sino al gobierno cubano.

Sin embargo, no fue el gobierno de la Isla el que impidió al “diario global en español” enterarse de que el 21 de enero, el periodista Walter Martínez, en su programa Dossier, visible en Madrid a través del canal TeleSUR, probó que esa imagen contenida en un video divulgado por el ya célebre mentiroso  Dr Rafael Marquina pertenecía en realidad al video  “Intubacion de Acromegalia AMVAD”, subido a Youtube el 6 de agosto de 2008. Las autoridades cubanas tampoco  bloquearon la navegación en internet de los directivos de El País,  donde podían haber visto en YouTube el video del programa de Walter Martínez desde el pasado 22 de enero. Ellos fueron víctimas de su propia soberbia; embarcados en su vocación de  en creer y difundir cualquier mentira que le vendan sobre Cuba, y Venezuela, como prueban al escribir en su nota que la agencia Gtres, que le vendió la foto, -se dice a un precio de 30 000 euros- “señaló que procedía de una enfermera cubana a través de su hermana, residente en España” y le pidió que “no se publicasen estos detalles para evitar represalias a la presunta autora de la foto en Cuba”.

Como si se necesitara hacernos reír más en esta historia, para el periódico de PRISA la culpa es del gobierno cubano porque “dificulta cualquier trabajo de verificación” de quien el diario llama “la corresponsal de EL PAÍS en la isla, Yoani Sánchez”. Si por algo ha sido célebre la citada corresponsal es por mentir acerca de la salud de Fidel Castro, divulgar huelgas de hambre que han sido verdaderos banquetes, difundir falsos tiroteos en las calles habaneras y asaltos policiales a Iglesias ocurridos solo en su fabulosa imaginación, sin que eso conlleve ninguna demanda de las autoridades contra su persona. Aspirar a que este personaje verifique algo en honor a los 24 000 euros anuales que le paga El País por complacer su mitomanía sobre Cuba es, como diría el excandidato antichavista, Manuel Rosales, “pedir peras al horno”.

Según el  análisis de  El País, publicar “la imagen era pertinente en un momento en que el estado de salud del presidente venezolano es motivo de gran polémica y encendido debate político en su país”. O sea, que la próxima vez que el Rey de España, Juan Carlos I, ingrese a un hospital  fruto de uno de sus elefanticidios o las tensiones de salud que le provocan los escándalos que envuelven a la monarquía española, generando una “gran polémica y encendido el debate político en su país”, podemos buscarnos una enfermera que nos suministre una foto del Borbón encamado -no importa que se base en una imagen de su antecesor Francisco Franco en igual estado- y vendérsela al diario de PRISA que la publicará y comprenderá la necesidad de proteger la identidad de nuestra fuente frente a las represalias del gobierno español. Si algo se descubre, no importa, culparemos, al régimen que retira cámaras fotográficas y apalea periodistas en las calles de Madrid. (Publicado en CubAhora)

Artículos relacionados:




tags