Ir para o conteúdo

La pupila insomne

Tela cheia Sugerir um artigo

La pupila insomne

3 de Abril de 2011, 21:00 , por Desconhecido - | No one following this article yet.
Licenciado sob CC (by)

Exorcizando las levedades. Por Ernesto Estévez Rams

9 de Junho de 2019, 9:47, por La pupila insomne

«“Einmal ist keinmal”, repite Tomás
para sí el proverbio alemán.
Lo que ocurre una vez
es como si no ocurriera nunca.
Si el hombre puede vivir una vida
es como si no viviera en lo absoluto»

La insoportable levedad del Ser
Milan Kundera

Qué tiene la Insoportable Levedad del Ser que el lector, casi desde el mismo inicio, frente a su adictivo ambiente depresivo y contra toda lógica, sigue sumergiéndose en él hasta que es demasiado tarde. Hay algo en sus páginas que trasciende la anécdota para entregarnos la manera escondida en que algunas tormentas se incuban en Europa. En cada uno de sus personajes hay un fantasma ibseniano en un ambiente que bien pudiera ser el adecuado para un grito interminable sobre un puente.

En Europa a todo ahogo social le llega su primavera de Praga. A París le llegó vestido de chalecos amarillos. Que el dramatismo del hecho haya sido disfrazado en los medios no disminuye su potencialmente inmensa trascendencia gestadora.  Si hay gritos que cargaron en sí una esterilidad anuladora en cielo fantasmagórico, el de París, con el tiempo, conduce a decapitaciones de las que no se salvan ni reyes, ni concubinas, ni siquiera esposas.  Lo mejor es que transforman sistemas y destrozan relaciones. Algo más que una catedral se quemó este año en Francia, algo para cuya reparación no sirven todas las donaciones financieras posibles.

Un exultante Ronald Reagan le exclamó al cobarde de Gorbachov en un discurso, conclusión de un aquelarre de mediocres: “Presidente, derribe usted ese muro” a lo que siguió poco después precisamente la caída de esa muralla y la absorción de la RDA por la RFA. Como principio del fin, el efecto dominó no se detuvo hasta la caída de la URSS. La embraguiadora sensación de victoria absoluta que envolvió al capitalismo global condujo a un orgasmo intelectual como el de Fukuyama, que decretó el fin de la historia avanzando una idea que no era ni suya. Desafortunadamente para ellos, la historia tozuda demostró, no mucho después, que el orgasmo era resultado de una masturbación y no el presunto parto del siglo XXI americano.

A los conversos les sucedió además como a los franceses monárquicos, cuyas expectativas luego de la derrota de Napoleón y la restauración no fueron satisfechas ni con mucho. En palabra de William Gaunt “Quice años después de la batalla de Waterloo, la desesperación cundía entre quienes poseían suficiente inteligencia para experimentar alguna emoción. La espléndida época que supuestamente vendría después de terminada la guerra nunca se materializó”.

La misma enseñanza pudiera ser extraída de lo que ha sucedido luego de las derrotas de izquierda en Argentina y otros lugares. Los que añoraban los “buenos” tiempos de Menem, despertaron a la pesadilla de Macri, esta vez, sin embargo, no hubo ni tan siquiera un breve período en que las medidas neoliberales crearan una ilusión de avance.

Ningún salto hacia atrás ha sido feliz, no lo ha sido antes, no lo es ahora, no lo será nunca.

En Cuba están los que añoran, fundamentalmente desde Miami, pero también en el patio, una imagen idílica de la Cuba prerrevolucionaria que nunca existió.  Dibujan un mundo que se les antoja recuperable en un absurdo histórico, dialéctico y sentimental. Su expresión concreta, en estos momentos, es la ley Helms-Burton, que, como realización política y económica de ese anhelo retro, pretende devolver las propiedades a los burgueses criollos y norteamericanos expropiados por la Revolución cubana. Como si ello fuera posible. En un escenario hipotético donde tal cosa aconteciera, es claro que el aborto social sería de magnitud catastrófica. La pesadilla de ese escenario es que tiene detrás, empujándola, a la potencia militar y económica más grande del planeta. La buena noticia es que no lo permitiremos.

Solo la mediocridad cree que hay algo sublime en los retrocesos.

Pero esas nostalgias del pasado se dan en casi todos los contextos y no sólo en términos de desconstrucciones sociales. Hay revolucionarios que paradójicamente creen posible regresar a la década del ochenta, idealizada en términos económicos, políticos e ideológicos. Olvídenlo, es anti dialéctico, no ocurrirá.  Lo más preocupante de ese anhelo es que esconde la idea de que, entonces, al socialismo le iba bien. No es cierto. Lo demostró la historia. En términos económicos las fuerzas productivas enormes que habían dado el salto colosal de convertir a la URSS de un país destruido a una potencia mundial, mostraban un agotamiento resultado de concepciones políticas fallidas y una cultura predominante de la ineficiencia, en particular energética. En términos políticos, la URSS estaba anquilosada y había perdido buena parte de su filo como agente de cambio revolucionario a nivel internacional. En términos ideológicos tampoco la cosa iba bien, un pensamiento rígido había vencido la batalla ideológica interna y sobre su base se erigía una visión positivista de la historia que ocultaba el carácter retrógrado de muchas ideas, y ello ya tenía tal alcance, que algunos consideran que había perdido su capacidad de regeneración.

Kundera juega desde el mismo inicio con la idea del retorno interminable a partir de una idea de la que culpa a Nietzsche: hay determinado orgullo en lo irrepetible pero también hay determinada intrascendencia, aún en lo más heroico. Por el contrario, si la historia fuera el repetir de lo ya ocurrido, cada hecho tendría la responsabilidad que carga su propia recurrencia. Lo no recurrente, como ha sido único, lleva como encargo la levedad de no trascender. Nada de lo que hagamos es realmente importante porque no ha de ser vivido otra vez. En ese sentido, lo recurrente lleva una pesadez inalcanzable por lo otro.  Y entonces la pregunta esencial del libro la resume en ¿Qué es lo positivo, el peso o la levedad?

Es de lógica generacional que los más viejos piensen que sus tiempos fueron paradigmas de lo que debe ser. En todas las sociedades hay tensiones generacionales. Como combustible están los problemas que las generaciones anteriores no pudieron o supieron resolver y que han sido heredadas por las más jóvenes. Estas últimas sienten, colectivamente, que tienen que pagar una factura que no le corresponde. No se dan cuenta que esa factura es también de ellos, porque se contrajo en la búsqueda permanente que es la existencia humana. Quién les dijo que cada generación es independiente y ajeno a un organismo más gigante que los incluye y cuyo tiempo poco tiene que ver con la cortedad de sus presencias. Ese organismo es el que sirve los escenarios incompletos pero reales al que ellos llegan. Pero aun así, si no se les da espacio, te la dejan en la mano y se van a otros lares con la creencia de que tienen en su posesión un cheque en blanco. A pesar del engaño (los cheques en blanco no existen) tienen algo de razón en su discurso.

Contrario a la tesis de Kundera, aunque la realidad es irrepetible, Nietzsche no tenía razón y la memoria colectiva, esa tozuda incorruptible, evita que la levedad se apodere de lo que en apariencia es fugaz. La trascendencia no está en lo que se repite, sino en lo que funda nuevos tiempos.

Quien crea que en Cuba no hay tensiones generacionales tiene la cabeza metida en un cubo.  Por suerte las hay, lo contrario significaría que el cuerpo social está muerto.

El problema no es lo inherentemente subversivo que hay en todo lo joven, sino cuando las generaciones ya mayores, pretenden constreñir a las que han llegado luego, al querer forzarlas a que se parezcan a ellos. En todo esto, hay la pretensión de revivir el mito del retorno eterno. Querer que ellos sean como nosotros y que nuestras heroicidades sean sus heroicidades. Si pretendemos que nos repitan, lo harán por igual de nuestros aciertos y de nuestras cortedades. No fundarán nada cuando hay mucho que fundar. Lo verdaderamente heroico y lo dialéctico para cada generación es siempre no repetir a sus padres.

Lo siento por Tomás, los seres humanos solo vivimos una vida, pero ello no significa que no hayamos vivido. Es cierto que nos vamos, pero la memoria queda de tal manera, que volvemos a vivir con suerte variable en los que nos heredan, aún contra su voluntad, si es el caso. Lo que es cierto es que no vivimos otra vez la misma vida, no hay recurrencia eterna, todo momento siendo continuidad es ruptura. Que no lo olviden los agoreros del calco aburrido, todo su esfuerzo está irremediablemente condenado al fracaso.

Crear agentes de la repetición no gestará al actor social que la Revolución necesita. Lo que se necesita es del talento creador que surge de la irreverencia. Lo otro solo genera mediocridad disfrazada de la incondicionalidad del ovejo (Santiago Álvarez era más radical, decía que al mediocre había que fusilarlo).

Frente a la infeliz idea de que la juventud es la única enfermedad que se cura con el tiempo, vale la pena contraponer aquella máxima de Malraux: La juventud es la única religión a la que terminamos todos convirtiéndonos. Parece que, a pesar de algunos, la juventud es eterna, se renueva constantemente y, por tanto, es una enfermedad crónica y maravillosamente incurable.

No es útil indoctrinar a los jóvenes en ver el pasado, por heroico que sea, como culto, en vez de referencia. La primera visión es más religiosa que marxista, la segunda, puede llegar a ser dialéctica. Fidel dejó como última enseñanza que no le hicieran iconos de adoración. Ello no fue resultado de su mítica modestia, fue resultado de su comprensión dialéctica de la historia como suceso irrepetible.   Quienes ponen esfuerzo en circunvalar esa voluntad, como si de un capricho inconfesable se tratase, no han entendido nada.

Enseñar a pensar, he ahí nuestra ventaja discursiva. El capitalismo no puede darse ese lujo.

Todo esto ya fue dicho por el irrepetible e irreverente Alfredo Guevara. Prefiero contar hasta diez, diez veces, por oir la insolencia contestaria de igual número de jóvenes, que caerme de sueño por oir diez declamaciones iguales, en emulación entre ellas, recitando al mismo ritmo loas empalagosas y poco útiles a la Revolución o buscando quien acompaña el nombre de Fidel con más adjetivos.  El Che los llamaba guatacones. Realmente se debería emplear  el intelecto en algo más productivo para la Revolución.

Desde Céspedes hasta Fidel, la Revolución se hizo por quienes retaron el “sentido común” de los que le precedieron. Ahora que está en el poder, su ejercicio generacional debe basarse en superar la función reproductiva que el capitalismo le da a la historia pretendiéndola como un suceso aburrido de mediocridades. Frente a su empeño en idiotizar a la juventud como mecanismo de fin de la historia, debemos contraponer el de una sociedad que también es distinta al aupar a la juventud a pensar y actuar como superadora constante y dialéctica de todos los pasados incluyendo el nuestro.

Si de juventud se trata, nuestra función, en términos educativos, es impregnarle a la rebeldía del joven el contenido de insolencia cósmica que los haga continuidad de esencias, y no aldeano vil, ignorante del gigante de las siete leguas que va engullendo mundos y de las batallas que se dan en el cosmos por la existencia humana. Nuestra función es ayudarlos a hacerse revolucionarios de esa cualidad que significa hacer que la Revolución renazca distinta e igual con cada generación. Es educarlos a exorcizar la insoportable levedad del ser con el peso sublime de lo que funda.

 



Dos respuestas: CIMEX a “Las tiendas no pueden agravar las cosas” y anuncio de nuevo reglamento urbano para la capital.

8 de Junho de 2019, 10:46, por La pupila insomne

El Grupo Empresarial CIMEX, como ya hizo la Cadena de Tiendas Caribe, también nos ha enviado su respuesta al artículo de Javier Gómez Sánchez “Responsabilidad social en tiempos de más bloqueo: las tiendas no pueden agravar las cosas”, en la que exponen un grupo de tareas en las que trabajan “con el objetivo de minimizar las principales causas de insatisfacciones generadas ante la situación que afronta el país en el déficit de algunos productos de primera necesidad” y refieren concretamente las medidas adoptadas en los lugares que Javier señaló en su post:

En cuanto a la referencia de la unidad 41 y 42 de la sucursal Habana Oeste:

Entre las áreas de mercado, venta de galletas y licores, se encuentran en funcionamiento cinco cajas registradoras. En el momento de la queja, solamente se encontraban habilitadas para el pago de productos congelados, dos de ellas. Con el objetivo de aliviar las grandes colas y agilizar el proceso de comercialización, se codificaron las restantes tres puntos de expendio, permitiendo que el cliente pague el producto por cualquiera de las cinco cajas disponibles para su venta.

La administración de la unidad, garantiza la presencia de personal de apoyo, cuando se abastece la mercancía para lograr mayor rapidez en las transacciones y minimizar el tiempo de espera.

En cuanto a la referencia de las unidades Le Select y La Casita de 16 de la sucursal de Gastronomía y Recreación:

La sucursal en cuestión, principalmente concentrada en el municipio Playa, cuenta con una red de tiendas adaptadas al comercio minorista no siendo este el fin por el cual fueron edificadas. Su ubicación las convierte en ideales para tiendas de cercanía, cuya distribución comercial se centra en la oferta de productos de primera necesidad. No obstante cuenta con unidades de recientemente reparadas, entre ellas las tiendas Zona + 28 y Zona + 66.

Atendiendo al planteamiento de la queja, se toma como medida para evitar la aglomeración de clientes en unidades pequeñas, la distribución de los productos de primera necesidad en especial los congelados, a los establecimientos antes mencionados.

A pesar de que la modulación comercial de Zona+ 66 y Zona+ 28, está dirigido al sector cuentapropista, se propone una reorganización de estos espacios ante la necesidad país de dirigir todas los aseguramientos a los productos de primera necesidad de la población cubana y garantizar la distribución de los más demandados en una red de tiendas que permita un mejor y mayor calidad en el servicio.

La carta puede descargarse en este enlace.

Igualmente en el diario Juventud Rebelde se publica una esperanzadora entrevista a Onelio Ojeda Lopez, director de la Empresa de Servicios Comunales de La Habana, donde se plantea que la dirección del Gobierno, “en busca de lograr mayor organización y control, se encuentra editando un Reglamento de 1994, que establece la cuantía de las multas y otras normas con el fin de sancionar a quienes no contribuyen a tener una ciudad más limpia”, algo en lo en lo que hemos insistido desde este blog, abogando por:

“un nuevo reglamento urbano que actualice y difunda la defensa de lo común, penalizando los comportamientos que -desde la agresión sonora en el transporte por choferes y pasajeros, hasta el maltrato a contenedores y el arrojar basura a la vía pública-en otros lugares reciben multas que pueden alcanzar hasta un salario mínimo y la obligatoriedad de trabajo social en labores comunales.”

Como señalamos en un post anterior a propósito de acciones que también responden aspectos planteados en el blog sobre problemáticas que afectan nuestra sociedad, son procederes que producen satisfacción.

 



Un acto magnífico de Trump. Por Enrique Amestoy

7 de Junho de 2019, 12:36, por La pupila insomne

Fundada en 1987 por el ex ingeniero militar Ren Zhengfei y dedicada a la venta de centrales telefónicas, Huaweii juega hoy día en el top cinco de empresas fabricantes de teléfonos inteligentes a nivel mundial. El nombre Huawei se podría traducir como “acto magnífico” o “acto espléndido”. Statista informó que a diciembre 2018 Huawei avanzó sobre Apple y se coloca mas cerca de Samsung, lider del segmento a nivel global. Samsung lidera con un 18.9%, seguido por Huawei con el 13.4%, Apple con un 11.8% del mercado para completar el top cinco con dos firmas también chinas: Xiaomi y OVO o VIVO (según sea la empresa que genere estadísticas). No es menos importante analizar la caída del conglomerado surcoreano: en 2012 se estimaba que Samsung lideraba el mercado de teléfonos inteligentes con el 30.3% contra el 18.7% de Apple. Eran seguidos en tercer lugar por Huaweii con un 4%.

Huawei tiene presencia comercial en mas de 70 países, una facturación anual de 13 mil millones de dólares y una plantilla que supera los 70.000 empleados. La firma señala que es una empresa propiedad de los empleados. Se señala que el 98,99% de la compañía se encuentra en manos del 61% de los trabajadores, de nacionalidad china, organizados en “comités sindicales”. Los trabajadores reciben sus acciones cuando entran a trabajar. Las acciones no se compran ni venden y la empresa las recompra cuando termina la relación laboral. Se indica que el 1,01% de acciones estarían en manos de Zhengfei.

Huawei tiene contrato de implementaciones de redes 3G, 4G y 5G en mas de 50 países. A finales de abril tuvo el visto bueno de Theresa May para la construcción de parte de las redes 5G en Gran Bretaña. La canciller alemana, Angela Merkel, ha expresado que se opone a excluir a Huawei o a cualquier otra compañía del desarrollo de la red móvil 5G alemana solo porque proviene de un determinado país.

Países como España, Alemania, Francia o Canadá ya han firmado acuerdos con Huawei para la instalación de antenas 5G. En America Latina tanto Cuba como Venezuela basan sus redes y puntos de acceso de internet de 3G y 4G en tecnología de Huawei. La mayoría de los países de nuestro continente tienen algún tipo de acuerdo en materia de infraestructura tecnológica con la empresa china.

El primer país del mundo en ofrecer servicios de internet 5G ha sido Corea del Sur en el mes de abril. Se señala que entre las tres firmas de telefonía (SK Telecom, KT Corporation, LG U Plus) han desplegado cerca de 90.000 radiobases con la nueva tecnología. Pese a varios desmentidos, hay quienes señalan que se ha utilizado tecnología Huawei de la mano de terceros proveedores de tecnología en oriente.

¿El “problema” comenzó con Trump?

El veto impuesto por Donald Trump a la firma Huawei se concreta imponiendo la restricción a la firma Google de brindar actualizaciones de los sistemas operativos Android utilizado por sus móviles y tabletas. Suena extraño ver como el imperio del norte pone a una de sus principales firmas de espionaje, Google, como herramienta contra el supuesto espionaje del gigante chino a favor del gobierno de Pekin. Continuó con la ruptura con empresas como Intel, Qualcomm, Broadcom, Xilinx y ARM.

Importante es recordar el plan PRISM denunciado por el ex agente de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en ingles) Edward Snowden en el año 2013. En aquel momento se señalaba que desde su creación en el 2007, PRISM contaba con el aporte de información de Microsoft, Google, Yahoo, Facebook, AOL y Apple.

En 2003 Cisco (una de las mas importantes empresas de telecomunicaciones norteamericana) denunció a Huawei por supuesto robo de patentes. Como generalmente sucede en este tipo de litigio, éste se arregló con dinero, quita de determinado software de algunos routers por parte de Huawei y con el levantamiento de la demanda de Cisco. En ningún caso se pudo determinar si denunciante o denunciado tenían razón.

Por otro lado y en el mismo año se difundió la existencia de un documento de 12.000 páginas elaborado por Naciones Unidas en el que se señalaba a Huawei como una de las empresas que vendían tecnología militar de la ONU a Sadam Hussein en Irak. Probablemente el informe sea tan veraz como el que indicaba la existencia de armas químicas también en Irak.

En 2006 el Partido Conservador Británico alertó sobre el supuesto peligro de permitir a Huawei comprar la firma británica de telecomunicaciones Marconi. Luego en 2009 el Comité de Inteligencia Conjunta del Gobierno Británico señaló a Huawei como “una potencial amenaza para la seguridad nacional”. La preocupación se hizo extensiva a aliados de la Commonwealth como Australia, Canadá, Nueva Zelanda e India, quienes comenzaron a desarrollar legislación y vetos para poner límites a la implantación de Huawei tanto como comprador de firmas de telecomunicaciones así como proveedor de hardware e infraestructura tecnológica en ámbitos sensibles para la Defensa Nacional, como pueden ser redes militares, routers y demás equipos de infraestructura en ámbitos definidos como críticos en materia de Seguridad de Estado.

A finales del 2011 Barack Obama hacía uso de poderes asignados al Presidente desde la Guerra Fria para obligar a las firmas de telecomunicaciones norteamericanas a entregar información confidencial. La idea de Obama era poder detectar espionaje chino. El propio Comité de Inteligencia del Congreso abrió una investigación. A diferencia del Reino Unido, en el Congreso Norteamericano fueron ambos partidos quienes participaron con la intención de investigar. Se concluyó, un año después, con un señalamiento de que Huaweii y ZTE (otro gigante chino en el campo de las telecomunicaciones) eran una “amenaza para la seguridad nacional”.

Huawei comienza entonces a ser excluido de concursos públicos para redes de telecomunicaciones norteamericanas, especialmente las calificadas como críticas. De todas formas Huaweii pudo continuar vendiendo servicios e infraestructura en diferentes ámbitos como universidades, hospitales, grandes compañias privadas entre otras.
La Casa Blanca revisó el informe del Congreso y llegó a la conclusión de que no había evidencias del espionaje de Huawei. De todas formas, como cuando debieron reconocer la inexistencia de armas químicas en Irak, el gobierno mantuvo la idea de que Huawei era un potencial problema de “seguridad nacional” para los Estados Unidos.
En términos algo mas técnico debemos decir que no existen pruebas que demuestren el espionaje de Huawei o que Huawei instale puertas traseras en sus equipos que permitan el acceso del gobierno de Pekín a información reservada de otros países.

Administración Trump vs Huaweii

En enero de 2018, se conoció un documento del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos que pedía que la administración pública construyese y gestionase las redes 5G del país. Justificaban su planteo por el dominio chino del mercado de procesadores y antenas para el despliegue de la tecnología 5G, un liderazgo que suponía una amenaza de seguridad para los Estados Unidos.

Recordemos que Huawei es la firma que lidera en investigación, avance y despliegue de tecnología 5G, la que sustituirá las actuales tecnologías de comunicaciones por su baja latencia, capacidad de conectar miles de dispositivos, el “internet de las cosas” (IOT por sus siglas en ingles) con menos recursos y multiplicar la velocidad que hoy conocemos.

En la guerra “Trump vs Huaweii” hay quienes sostienen que el detonador del pedido de Washington al gobierno canadiense de prisión y extradición de la hija del dueño de Huawei Meng Wanzhou a fines de 2018, tuvo como motivo fundamental la negativa del gigante chino a una solicitud de colaborar y ceder sus avances tecnológicos en materia de 5G a firmas norteamericanas. El 2019 comenzó con el arresto en Polonia del director de ventas de Huawei, Wang Weijing. Se lo acusó de supuesto espionaje. En enero en Las Vegas, con motivos de la celebración de la feria tecnológica mas grande del mundo, la CES 2019, el FBI montaba operativos de cara a espiar a directivos de Huawei. El resultado fue mas de 10 cargos contra Huawei por supuestas infracciones en secretos comerciales e industriales, fraude bancario, entre otros.

Es interesante en este momento analizar la posición de la Unión Europea respecto a esta disputa. Es que si se lograra dejar fuera de la cancha a Huawei en el avance del 5G serían las europeas Nokia y Ericsson las únicas firmas que, al día de hoy, detentarían el control de dicha tecnología. Vemos a Europa por acción pero sobre todo por omisión, colocada en una posición a favor de las demencias de los jefes de turno en Washington. En este caso claramente se ve una defensa de lo que creemos es esencial en todo este ruido Huawei-China-Google-EEUU: la dominación en el plano tecnológico y comercial. El capitalismo puro y duro beneficiaría a la Unión Europea si es que se logra debilitar a Huawei y sin dudas con el control de la tecnología se logra el control, de facto y en la mayoría de los casos invisible, del mundo entero.

“Cualquier cortina de hierro digital (la generada por Estados Unidos sobre Huawei por motivos económicos y políticos) solo puede ser perjudicial para el desarrollo de América Latina”, alerta Martín Hilbert, profesor de la Universidad de California-Davis y gurú en temas de BigData en entrevista concedida a BBC.

Hasta aquí las cosas

Es innegable que a lo largo de la historia, en situaciones en que un país quiere o entra en guerra con otro lo primero que debe “desconectar” es la infraestructura. Tradicionalmente se ha hecho sobre puentes, plantas termonucleares, represas, carreteras o aeropuertos. Las bombas han jugado su rol preponderante. Sin embargo en estos momentos la utilización de aviones o tanques parecería innecesaria: basta lograr hacerse con el interruptor para apagar tecnológicamente a un país. O controlar a la empresa que detenta el tope de la tecnología para evitar su avance o incluso hacerlo retroceder.

Recordemos el icónico ciberataque (atribuído de forma no oficial a agencias norteamericanas y con el apoyo “pasivo” de Microsoft) al sistema de centrifugadoras de uranio en Irán con el virus StuxNet que – según información del gobierno de Teherán – hizo retroceder al menos en diez años a Irán en sus desarrollos con energía atómica. Para investigadores, expertos en seguridad, docentes y hackers del mundo entero, Stuxtnet en enero del 2010 ha pasado a ser un punto de inflexión y de referencia en materia de la importancia geopolítica y estratégica que implica el control de la tecnología.

Los Estados Unidos se encuentran claramente en guerra contra China por detentar el control de la tecnología de punta que hoy es propiedad del gigante chino Huawei.

Trump teme que las antenas de 5G de Huawei le ofrezcan a China una inmejorable oportunidad para atacar infraestructuras críticas o comprometer el intercambio de inteligencia con sus aliados clave. En estos momentos se ocupa de intentar convencer a sus aliados de este supuesto peligro.

Claro está que Trump también debe ocuparse de su muro con Mexico, de la Helms Burton contra Cuba mas reforzar el bloqueo (acaban de anunciar la prohibición a sus ciudadanos de viajar en cruceros a la mayor de las Antillas) e intentar justificar por todos los medios el bloqueo e intervención militar en Venezuela. Como si fuera poco, Washington acaba de anunciar que en cada solicitud de visa turista parar ingresar a los Estados Unidos se deberá aportar datos de usuarios en las redes sociales, teléfonos y direcciones de correo electrónico utilizados en los últimos cinco años entre tantos otros requisitos.

No se han visto señales de preocupación, respuesta o rechazo al sur del Rio Bravo a esta nueva bravuconada imperialista del gobierno de Washington. Las pruebas o primeras implementaciones realizadas en Latinoamérica han sido con tecnología europea o norteamericana. En Uruguay ha sido Nokia quien proporcione la tecnología, en Chile y Argentina las pruebas se hicieron con Nokia y con Ericsson, Mexico ha señalado que seguramente utilizará tecnología de la norteamericana Qualcomm. Brasil ha avanzado con tecnología de Ericsson y Qualcomm.

¿Simplemente no hemos visto expresiones de rechazo porque vamos de la mano de empresas que responden a Washington o a alguno de sus aliados? ¿Es que el avance hacia la derecha de nuestros gobiernos nos ha llevando a alianzas no escritas contra China? ¿Es acaso solamente una “cosa de técnicos” como la elección de la norma europea o japonesa para la TV digital? ¿Es que no se logra ver que la lucha por el dominio de la tecnología es la lucha por el dominio del mundo?

Siempre parece haber un “mejor momento” para tomar decisiones que puedan mover el eje en el escenario multipolar en que vivimos. Tal vez estemos viviendo ese momento. La cosa viene linda, dijo un colega hace algunos días. Y lo comparto: estamos ante un escenario jamás visto que seguramente será estudiado por futuras generaciones como el momento en que las guerras mundiales se mudaron al escenario tecnológico.



El video de #LaPupilaTv en Santa Clara (Parte I), y más posibilidades para ver el programa en internet.

7 de Junho de 2019, 9:17, por La pupila insomne

Muchos se quejan de que en ocasiones YouTube bloquea los videos en internet de La pupila asombrada alegando razones de Derecho de autor, que Picta, la plataforma cubana de audiovisuales, donde ya se aloja desde hace algunas semanas sólo es visible en Cuba y que los videos en Facebook también son silenciados parcialmente por parecidos motivos a los de YT. 

Pues surge una nueva opción donde ver La pupila asombrada sin bloqueos y también fuera de Cuba: TVEO

Además, les dejamos acá el video en YouTube de nuestro programa más reciente dedicado a la ciudad de Santa Clara que tendrá una segunda parte. Como es 100% cubano no está bloqueado en YouTube.

 



Una invitación a Trump y sus secuaces. Por Joaquin García Salabarria

6 de Junho de 2019, 18:20, por La pupila insomne

Hace varios meses he tomado conciencia de que al cabo de 45 años de servicio y 66 años de edad se está aproximando el momento de la jubilación, y aunque no es mi propósito promoverlo por ahora porque realizo un trabajo que me gusta y creo que soy útil todavía, me he dedicado a actualizar mi expediente laboral para estar seguro de que llegado el momento no me faltará ningún documento.

Invertir tiempo en eso, tengo que confesar que me ha resultado placentero, ha sido como un viaje al pasado en una máquina del tiempo que me ha hecho volver a vivir desde los años de médico recién graduado en el hospital de Marcané (el mismo de Compay Segundo), hasta el día de hoy.

He recordado mis años en Moa, cuando en medio de la nada se levantaba una ciudad minera; los años felices en la dirección del hospital Lenin de Holguín, donde crecí como profesional en mi especialidad; y por supuesto los posteriores periodos en La Habana a donde regresé 15 años después de haberme graduado.

Haber podido trabajar junto al comandante José Ramón Balaguer durante 5 años aproximadamente fue una experiencia inolvidable en ese largo recorrido al servicio de la salud de nosotros los cubanos y otros muchos pueblos del mundo.
Es verdad que he hecho muchas cosas en ese breve espacio de tiempo único e irrepetible que es la vida, unas más cotidianas y otras más heroicas, como mi participación en 1989 en la atención a las víctimas de terremoto de Armenia en la URSS, donde pasamos más de 10 días durmiendo en tiendas de campaña a 10 grados bajo cero.

Pero de todas esas tareas de la que más orgulloso me siento es la de haber sido jefe de la misión médica cubana en Venezuela.

El Dr. Joaquín García Salabarría (derecha) durante su misión en Venezuela, en una reunión presidida por el Presidente venezolano Hugo Chávez.

Nunca podré olvidar el día que el Comandante en Jefe me invitó a su casa y me pidió que asumiera esa responsabilidad, después de darme una amplia explicación de lo importante de ese trabajo, así como sus ideas e indicaciones de lo que debería hacer.

En Venezuela conocí y establecí una estrecha relación de trabajo con el presidente Chávez y pude ver con mis propios ojos a un pueblo que se iniciaba en el arduo camino de las revoluciones. Esa fue sin duda una tarea de gran magnitud.
Disponía para ella de 29 930 colaboradores sin contar los 20 mil estudiantes venezolanos que hacían su carrera con los profesores cubanos. La misión médica llegaba a todos los estados y funcionaba en una red de instituciones que incluía 6711 consultorios médicos, 623 Centros Integrales Diagnósticos con unidades de terapia intensiva y quirófanos, 27 Centros de Diagnóstico de Alta Tecnología con tomógrafos, resonadores magnéticos y otros medios diagnósticos, 554 Salas de Rehabilitación Integral, 1768 Servicios de Estomatología con 3019 sillones, 459 ópticas populares, 22 Centros Oftalmológicos para la cirugía de la especialidad, 186 ambulancias, entre otros.

Para tener una idea de los resultados baste decir que entre abril del 2003 y agosto del 2009, sólo en los consultorios médicos se habían brindado 373 millones 676 mil 503 consultas médicas y se estimaba que se habían salvado más de 1 millón de vidas.

Si he hecho este recuento es porque mirando las noticias de los últimos meses, oyendo lo que aseguran Trump, Bolton y sus secuaces, al parecer yo estaba totalmente equivocado. En Venezuela, según ellos, yo fui el jefe de las tropas cubanas estacionadas allí y eso cambia de manera importante las condiciones en que algún día presentaré mi expediente de jubilación.

Si las cosas son como dicen ellos, por lo menos, me deben reconocer el grado de General de Brigada y por lo tanto cuando creía que mi expediente estaba completo hay gestiones que me faltan por hacer.

Sé que me va a ser difícil convencer al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y más todavía al de las Fuerzas Armadas, pero estoy dispuesto a luchar por mis derechos. Un abogado que me está asesorando me dijo que para hacer la reclamación tengo que presentar al menos dos testigos y por eso es que estoy invitando a Trump y a Bolton a la próxima vista del Órgano de Justicia Laboral, para que demuestren que no hay tal misión médica en Venezuela, sino un contingente militar y así yo poder obtener mis grados de General de Brigada (r).