Ir para o conteúdo

La pupila insomne

Tela cheia Sugerir um artigo

La pupila insomne

3 de Abril de 2011, 21:00 , por Desconhecido - | No one following this article yet.
Licenciado sob CC (by)

Pueblos contra el neoliberalismo. Por Ángel Guerra Cabrera

17 de Outubro de 2019, 0:35, por La pupila insomne

Estados Unidos y las derechas locales están acentuando su feroz ofensiva para derrocar a los gobiernos revolucionarios y progresistas y aplastar a las fuerzas populares de nuestra región que no cejan en el combate a las políticas neoliberales.  Lo hacen mediante el uso de los monopolios mediáticos, del terrorismo de Estado crudo y duro y la transgresión descarada de los principios del derecho internacional. El neoliberalismo se caracteriza por el ejercicio generalizado de la inhumana acumulación por desposesión, enunciada en Breve historia del neoliberalismo  por David Harvey.

La cruenta represión en Ecuador contra indígenas y sectores populares que resistían bravamente en las calles al paquetazo del FMI y la intensificación de la persecución inconstitucional contra los líderes del movimiento Revolución Ciudadana del expresidente Rafael Correa demuestran lo que afirmo. La resistencia logró una victoria importante al forzar al gobierno a derogar el decreto 883, solo una parte del paquetazo, pero al costo de más de 800 heridos, más de mil detenidos y ocho muertos. La protesta fue respondida con una violencia sin precedente cercano en la nación suramericana. Washington y las derechas no cuidan siquiera conservar la apariencia de ciertas formas de democracia representativa si se trata de castigar a rebeldes.

En Haití, tras meses de grandes batallas populares contra la corrupción gubernamental, el hambre y la pobreza generalizadas, se endurece la represión que ya cobra decenas de muertos, heridos y detenidos. Crece la indignación popular y la demanda de que renuncie el presidente Juvenal Moise, con quien ya las organizaciones sociales dieron por terminada toda posibilidad de diálogo. De esto apenas se habla en los medios hegemónicos, que no se dan abasto para mentir sobre Venezuela. Sin embargo, la patria de Bolívar está en calma, el gobierno trabaja sin descanso para proteger al pueblo de los efectos del bloqueo, genocida como los que se aplican contra Cuba, Irán y Corea del Norte, y revitaliza gradualmente las actividades.

Caracas continúa el diálogo con los sectores de la oposición que adversan el bloqueo de Estados Unidos, se pronuncian por una salida política al conflicto y coinciden con la postura oficial en cuanto a la disputa por el Esequibo.  Las pláticas avanzan y el vicepresidente Jorge Rodríguez anunció el 16 de octubre que ambas partes instalaron ya la Mesa Complementaria Electoral, en la que el primer paso es la conformación del nuevo Consejo Nacional Electoral. Han instalado también la mesa sobre el daño económico del bloqueo, que dará pie a una gestión ante la ONU para plantear el cambio de petróleo por alimentos y medicinas. Han confirmado acuerdos aceptados en República Dominicana por los representantes opositores cuando recibieron orden en contra del entonces secretario de estado estadounidense Rex Tillerson. En cuanto a la puesta en libertad de opositores, están por darse a conocer este jueves por el fiscal general Tarek William Saab las medidas y nombre de las personas beneficiadas.   A esto se une el disgusto con Guaidó de la oposición de extrema derecha por haberla marginado en el reparto del gran paquete de apoyo financiero de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos(USAID por sus siglas en inglés) dedicado al “gobierno” del “presidente” Guaidó. Washington le ha entregado fondos multimillonarios a esta banda conocida por gastarse en parrandas en Cúcuta y Bogotá los fondos de otros países para “ayuda” humanitaria. La Argentina de Macri y la Colombia de Duque los apapachan. El Brasil de Bolsonaro reconoce como Embajadora de Venezuela a  María Teresa Belandria, quien con todo el apoyo del canciller Ernesto Araújo y del diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente, presume de haber influido en decisiones como incluirla en la lista de embajadores en el sitio web de la cancillería, a la vez que se retiraba toda la información de contacto de la legitima embajada de Venezuela. La señora tiene tal intimidad con Araujo, que, contrariamente a la costumbre, son usuales sus visitas al ministro en Itamaraty los fines de semana. Desde que apareciera el 23 de febrero en la zona fronteriza de Pacaraima para empujar el cruce de la llamada ayuda humanitaria, Belandria se ha convertido en la portavoz en Brasil de la campaña mediática contra el gobierno de Maduro, siempre bajo la supervisión de la embajada estadounidense. Últimamente ha estado presionando a Araujo para continuar las medidas contra Venezuela, después que lograra que la cancillería prohibiera el ingreso al país de una lista de diplomáticos bolivarianos. Es conocido que junto a los Bolsonaro trabaja contra los intentos del vicepresidente Hamilton Mourao por evitar el involucramiento de Basil en una agresión a Venezuela.

Son honores al “presidente” Guaidó. El mismo que en el curso de una reciente visita mía a Caracas convocó a una marcha donde no se presentó nadie, ni él siquiera.

Twitter:@aguerraguerra



Camilo, una flor para nosotros. Por Fidel Díaz Castro

16 de Outubro de 2019, 7:38, por La pupila insomne

Camilo, una flor para nosotros

Hoy mi canto no comenta

un dolor ni un desengaño.

Hoy mi canto no presenta

vulgaridades en el amor.

¡Al fin está cantando el Benny!

Es una de las madrugadas del 59; lo habían esperado hasta el colmo, pero nadie se fue, sabían que él llegaría a su Ali Bar, como siempre, con “el pico caliente” a despeñar el alma en su cristalina y desgarrada voz hasta el amanecer:

Hoy dedico mi canto a las madres

que sufren la ausencia

del hijo idolatrado

que valientemente cayera

defendiendo el sagrado derecho de la libertad

y a la patria que solemnemente jurara lealtad.

Termina la canción y el Benny se desconcierta, no hay aplausos: ¿Qué pasó? Pronto se da cuenta: alguien tose, hay sollozos, una mujer inclina la cabeza sobre la mesa, hay quien no puede contenerse y rompe en llanto; el público está conmocionado. Ha tocado el amor de madre, de la patria, y apenas ha terminado la guerra (si es que con el triunfo de la Revolución ha terminado). Hay un toque extra de estremecimiento: en el público hay un joven de 27 años y es uno de los grandes protagonistas de la epopeya, Camilo Cienfuegos.

Al terminar la presentación, el joven comandante va hasta el camerino, y su saludo es: “¡Benny, qué clase de canción hasta cantado!” -como si se conocieran de toda una vida. No es difícil imaginarlo tempestuoso, directo, llano, risueño, echando a un lado sus grados y su tempestuosa historia.

Así fue el estreno de “Rezo en la noche”, la anécdota la cuenta el propio autor Francisco Escorcia testigo excepcional; no hay detalles, si hablaron algo más, si se extendió el encuentro, no fue contado. Es posible que solo fuera un instante en el que dos de los más populares cubanos se encontraban, dos leyendas diferentes, con algo –o realmente mucho- en común: son amados por el pueblo porque del pueblo son.

Quien ha bajado hasta el hueco al fondo de la casa 228 de la calle Pocitos en Lawton, donde está el mínimo apartamento en que nació y se crió puede comprender por qué es Camilo de lo más humilde del pueblo.

Las primeras imágenes de la Sierra lo muestran con la ametralladora sobre el hombro, al más puro estilo hollywoodense; o haciéndole bromas al Che (el único que podía darse ese lujo), llegando al colmo en las transmisiones de Radio Rebelde, de la que ha quedado registrada la grabación en que intercambian mensajes en días decisivos de la invasión, y en tales circunstancias, como si jugando, Camilo le repite, excesiva y vertiginosamente, como de carretilla:

-Así que dime si me entiendes, dime si me entiendes, dime si me entiendes, dime si me entiendes… y te doy el cambio Che.

Y el hermano argentino, en tono calmado (no es difícil imaginarlo negando con la cabeza con leve sonrisa) le contesta:

-¡Atención, Columna 2, Columna 2! Camilo te entiendo perfectamente; se te ha rallado el disco, tienes que cambiarlo.

Las imágenes que nos quedan de él tributan a la leyenda: el triunfo del 1ro de enero representado por sus mandarriazos a la posta del campamento de Columbia, fortaleza central de la dictadura de Batista que el Comandante en Jefe le ordena tomar. La caravana de la victoria y las muchachas lanzándose al cuello del flaco del sombrero alón y la sonrisa franca; el discurso de las palomas y Fidel virándose hacia él: ¡Voy bien Camilo!

El cátcher del juego de los Barbudos, recibiéndole con maestría al Comandante, y la famosa frase (seguramente en tono jocoso) cuando lo invitan a jugar en el otro equipo: ¡Contra Fidel ni en la pelota!

Y en el clímax de una traición, su voz ronca y rajada retumba todavía hoy desde el balcón del Palacio Presidencial, declamando ante su pueblo, los versos de Bonifacio Byrne, dos días antes de su desaparición física:

Si desecha en menudos pedazos

se llega a ver mi bandera algún día

nuestros muertos alzando los brazos

la sabrán defender todavía.

La última es una foto en la que camina delante del traidor, otrora compañero de armas, que pretendía sublevar contra la revolución a la provincia de Camagüey. Solo con su autoridad moral se abrió paso entre los amotinados y le dijo a su jefe: Acompáñame que estás preso. Le dio la espalda y salió caminando.

Horas después, no quiso renunciar a un viaje de regreso en una avioneta Cessna, con anunciado mal tiempo.

Desde aquel 28 de octubre de 1959 el pueblo lo busca, y se busca en Camilo. Quizás por ello ese día llevamos una flor al mar, o al río, o a un estanque en la escuelita, a cualquier lugar… a fin de cuentas él está donde su pueblo, y esa flor en donde el Benny irrumpe a despeñar el alma en su cristalina y desgarrada voz hasta el amanecer:

Hoy dedico mi canto a las madres

que sufren la ausencia

del hijo idolatrado

que valientemente cayera

defendiendo el sagrado derecho de la libertad

y a la patria que solemnemente jurara lealtad.

Bienvenida esta recopilación de canciones y poemas que son otras flores para acercarnos a Camilo de su pueblo.

-Homenaje a Camilo Cienfuegos

CD1781

01_ A Camilo (Poema) Nicolás Guillén _Voz Nicolás Guillén

02_ Canto a Camilo (Guajira) Carlos Puebla _Carlos Puebla y sus Tradicionales

03_ Camilo (Samba) Luis Carlos Pérez _Grupo Nuestra América

04_ Habana- Camilo (Danzón) Electo Rossell _Ibrahim Ferrer y Orquesta Chepín

05_ Camilo Comandante (Canción elegía) Evelio Rodríguez _Evelio Rodríguez y Cuarteto Yaraví

06_ El retrato de Camilo (Canción infantil) Mirta A. y Gisela H. _Alén B. y Coro de niños

07_ Es Camilo (Canción) C. Torrente y E. Almanza _Lourdes Torres y Lourdes Besi 08_ Recordando a Camilo (Ranchera) D.R. _Mariachi Cuba

09_ Voy bien Camilo (Bolero canción) Orlando Laguardia _Ramón Veloz y Cjto. Los Sonoros

10_ Camilo en el mar (Canción) Jesús Moré _Jans V. Robira y guitarra

11_ Camilo (Instrumental) Frank Fernández _ Orq. Brindis de Salas, solista Dagoberto G. (violín)

12_Discurso del Comandante Camilo Cienfuegos (26 de Octubre de 1959)

Bonus track Rezo en la noche de Francisco escorcia por Benny Moré

El CD Nuestro canto, una flor. Homenaje a Camilo Cienfuegos se presentará en la peña Trovando de la EGREM a las 2 pm en el patio bar de los Estdios Areito de la EGREM (San Miguel y Campanario en Centro Habana) miércoles de 2 a 5 pm

 

 



Los “golpes” de Iroel no piden disculpas. Por Paquita Armas Fonseca

15 de Outubro de 2019, 8:53, por La pupila insomne

Alguna vez le he agradecido públicamente a Iroel Sánchez que me hubiera llevado a trabajar en la Editora Abril en el 2000. Mucho más que me retara a sacar la revista Pionero, una gran experiencia para mí. Y, por supuesto, me devolvió al seno de un equipo al que continúo perteneciendo.

Allí conocí a un ingeniero voraz lector, culto, inteligente y con un solo discurso, no aburrido, sino que no cambiaba de su oficina a la reunión del núcleo, a un encuentro en el Palacio de las Convenciones, dicho con igual pasión para sus jefes que para sus subordinados, pura coherencia.

Un día le llevé mi libro Moro, el gran aguafiestas, veinticuatro horas después se lo había leído y, a las semanas, engrosaba los títulos de la Biblioteca Familiar, uno de los sueños de Fidel. Así es de decidido y defensor de las ideas.

Cuando Iroel pasó a presidir el Instituto Cubano del Libro, junto a Abel Prieto, entonces ministro de Cultura, y un grupo de periodistas (Nirma Acosta, Rosa Miriam Elizalde, Manuel Enrique Lagarde, Fidel Díaz Castro, Bladimir Zamora, entre otros profesionales), fundó La Jiribilla. Volví a topar con su forma de trabajar. No pocas veces coincidí con él en aquellas madrugadas de parto colectivo de La Jiri, en una reducida oficina del Palacio del Segundo Cabo. Iroel aparecía en los números complejos o para ver cómo le iba a su tropa.

Por ese actuar y su pensamiento marxista, martiano y, sobre todo, fidelista (síntesis de los predecesores), leo con respeto y busco los textos de Iroel, aunque no siempre comparta todas sus opiniones.

Esa es la razón por la que me las ingenié para tener el libro Cuba frente al buen vecino. Entre el contrato y la herejía, de la Editora Abril, que presenta una selección de textos publicados en el blog La Pupila Insomne (a veces reproducidos en otros sitios) desde el 2013 hasta el 2019.

Con una edición al cuidado de Carlos Ávila Villamar, Adriana Daniel Aneiros y Lili Chi, el volumen nos presenta textos que, en su mayoría, conservan total vigencia y tienen que ver con los complejos procesos del movimiento de las ideas en nuestro país.

Dividido en “Encrucijadas cubanas” (17 notas), “El buen vecino” (siete), “Entre el contrato y la herejía” (siete) y “Herejes” (ocho notas y cuatro entrevistas), el libro transita por artículos teóricos, anécdotas o sueltos que intentan desnudar lo hegemónico de un modo de vida que se nos vende como si fuera expresión de la sacrosanta democracia.

Si bien las fórmulas del gobierno de EE. UU. son puestas en el colimador, no faltan tampoco enjuiciamientos a acciones o actitudes que nos atañen como país.

Por ejemplo, el 20 de junio de 2014, en Un tesoro en el que nos va la vida, Iroel razona: “La presencia en algunas zonas céntricas de la capital y en otras del país de fenómenos que prácticamente desaparecieron del paisaje cubano con la Revolución, como la mendicidad y el ‘buceo’ en los depósitos de basura, no puede ser vista con indiferencia ciudadana e inercia institucional. Detrás de las condiciones para que ocurran, hay algún vacío en la articulación concreta de ese tejido social para cualquiera de esos cubanos y cubanas que primero que todo son hijos de la Revolución, aunque muchas veces sus familias les hayan dado la espalda. Con el mismo empeño que se salva la vida de cualquier hombre o mujer sin preguntar si tiene o no cuenta bancaria, hay que evitar el daño progresivo a la dignidad individual y colectiva que puede suponer que uno solo de los seres humanos que habita en esta Isla asegure su existencia desde una situación así”.

Mientras que el 15 de julio de 2014, en A mí no me gusta el fútbol pero…, argumentó: “Es también de aplaudir el modo en que el programa de TeleSUR aprovechó las posibilidades que brindan el correo electrónico y las redes sociales para enriquecer su propuesta, interactuar con los televidentes, e incorporar con inmediatez los contenidos generados por ellos. Utilizando ese tipo de comunicación, De Zurda incluyó saludos de líderes políticos como FidelMujica, Cristina Fernández, Evo MoralesLula da Silva y tuvo en su estudio a Rafael Correa, igualmente abordó el tema del terrorismo contra Cuba desde Estados Unidos o el papel de los médicos cubanos en Brasil, y nos enseñó que el desenfado es, no pocas veces, un mejor aliado que la solemnidad para la efectividad de un mensaje, por noble que este sea. 

Sin esconder su vocación política, De Zurda logró una alta audiencia entre los jóvenes cubanos. Lo he comprobado en mis hijos y sus amigos. Debieron haberse infartado quienes suelen decir que los jóvenes no quieren oír hablar de política, al verlos criticar una ¿entrevista? a Leo Messi en la televisión cubana, demasiado parecida a la que le haría la revista Hola, y luego contemplar al mismo Messi en De Zurda solidarizándose con las Abuelas de la Plaza de Mayo, o al equipo argentino pidiendo la devolución de las Islas Malvinas a su país, algo por lo que —según se informó— la Federación Internacional de Fútbol Asociación, (FIFA, por sus siglas en francés), ha abierto un proceso disciplinario. A propósito, me pregunto si los que dicen que estos futbolistas son iguales a los cubanos que juegan en las Grandes Ligas del beisbol estadounidense le pedirán a aquellos que exijan la devolución del territorio ilegalmente ocupado en Guantánamo, una causa que no nació con la Revolución de 1959 y que serviría para demostrar que en Estados Unidos se puede ser millonario y libre, o al menos patriota, en el tema cubano. (…) Cuando TeleSUR comenzó a transmitirse en vivo en Cuba, muchos vieron en ello una amenaza para la televisión cubana. De Zurda prueba que ha sido la salvación de nuestros televidentes, víctimas del contraproducente muro que, con demasiada frecuencia, divide innecesariamente lo político y lo lúdico en los medios nacionales, y que solo sirve para que la natural demanda de entretenimiento de nuestras audiencias sea llenada por lo peor de la industria cultural made in Miami o sus imitaciones nacionalesSi TeleSUR es más político, más antimperialista, más antineoliberal y más latinoamericanista que todo el resto de la televisión cubana junta y la gente lo prefiere, entonces el problema no es de contenido, sino de forma. Sería bueno saber cuántos cubanos estaban viendo “el paquete” en el horario de De Zurda”.

El “fenómeno” Chanel no lo dejó impávido: “Si el desfile de Chanel era parte de la Semana de la Cultura Francesa, ¿por qué no aprovechamos para exhibir nuestra cultura en su sentido más amplio y, previo a sus pasarelas, los modistos y modelos franceses no asistieron, como parte de su programa, a una fábrica de guayaberas cubanas, a nuestro Instituto Superior de Diseño y a la Feria Arte para Mamá, más allá del rol de escenografía pasiva que asumimos? Si aceptamos el desfile de Chanel como un acontecimiento cultural, ¿por qué entonces —en un país donde la cultura es derecho— integrantes de las organizaciones estudiantiles, obreras y gremiales en instituciones afines a esa actividad, y las de vecinos de los consejos populares cercanos al espacio donde se realizó, no recibieron invitaciones para sus miembros de fila que legitimaran ante los visitantes y el mundo nuestra sociedad, en las antípodas del glamour para las minorías? ( Más allá de Chanel y Fast and Furious, 8 de mayo de 2016).

O se mete en debates actuales (La desigualdad en la que creo, 3 de julio de 2016): “No se obliga al que recibe una licencia de construcción a presentar un contrato para evacuar los escombros, y tampoco existe una entidad a la que se le pueda solicitar. Quien establece un negocio no necesita una licencia ambiental, sino que recarga los ya insuficientes servicios de recogida de desechos sólidos domésticos sin pagar un centavo.

“Así, el Estado, como hace también con los servicios de agua y gas manufacturado, se convierte en generador involuntario de subsidios para actividades que persiguen el lucro. Al equiparar los servicios básicos que se subsidian para la población con el uso de estos con fines lucrativos no se logra otra cosa que incrementar la desigualdad que se pretende disminuir con los impuestos. El trato igualitario a actores sociales desiguales no hace más que multiplicar la desigualdad y deteriorar el servicio para todos.

“Los que vean algún extremismo en el párrafo anterior deberían recordar a Jean Jacques Rousseau, que afirmó: ‘Entre el fuerte y el débil, la libertad oprime y la ley libera’. La economía no estatal tiene mucho que aportar en Cuba, pero desde temprano las reglas y su aplicación deben estar en función de que sumen efectivamente al bienestar colectivo y al sentido solidario de la sociedad en la que se inserta”.

En el artículo Gracias por provocar, del 19 de mayo, publicaba un texto acerca de los símbolos: “Teniendo el privilegio de una rica cultura e historia y una industria audiovisual que logró, décadas atrás, construir imágenes icónicas, incluyendo las dirigidas a la niñez, la presencia de nuestra identidad en la visualidad cotidiana es extremadamente pobre. Más cuando esta no se limita a los símbolos nacionales, y tiene que ver con la disponibilidad y asequibilidad de productos que en determinada época lograron proyectos como Telarteponiendo en la calle elementos portadores de cubanía con elevado nivel estético. En ese sentido, la viabilidad económica de casos exitosos, como el de las sombrillas ilustradas con obras del Museo Nacional de Bellas Artes, comercializadas por Artex con un amplio diapasón estético, merece estudio: es el único producto industrial portador de cubanía que ha logrado ser hegemónico entre nosotros.

“Creo que es en la memorable serie de Rudy Mora, Doble juego, donde hay un momento en el que la maestra invita a sus alumnos a ver el Ballet Nacional en el Gran Teatro de La Habana. Todos llegan con sus mejores galas, pues nunca han acudido a semejante lugar, y van reuniéndose en las afueras del coliseo, hasta que llega el último —un adolescente que suele tener un comportamiento muy negativo, abusador e insensible— y vemos cómo todos se miran entre el asombro y la burla, hasta que la cámara nos muestra por qué: el recién llegado viste de pies a cabeza con la bandera estadounidense. De entonces a hoy no he vuelto a ver en el audiovisual cubano un tratamiento semejante por intencionado e inteligente. El audiovisual cubano ha sido más sistemático, en cambio, al asociar la guayabera —prenda nacional cubana— a la corrupción y el dogmatismo”.

La visita de Obama no podía quedar excluida: “Varias veces, sin embargo, acudió al storytelling, que el escritor Christian Salmon define como la ‘máquina de fabricar historias y formatear las mentes’, para —desde relatos personales tratados con intencionalidad política— presentar la Revolución Cubana como algo del pasado. Así nos contó verdades incontrastables, que su padre arribó a EE. UU. en 1959 y que él nació el mismo año de la invasión de la CIA derrotada en Playa Girón, para encubrir que hechos como el secuestro del niño Elián González y la injusta prisión de los cinco antiterroristas cubanos corresponden al siglo XXI y fueron vividos por las más jóvenes generaciones de esta Isla.

“(…) Algunos pares opuestos fueron insistentemente utilizados durante el discurso (jóvenes-historia, estado-individuo, gobierno-pueblo, pasado-futuro), en una estrategia divisiva dirigida al interior de la sociedad cubana en la que el storytelling retornó apoyado en ‘emprendedores’ emigrados exitosos, cuyo ejemplo nuestro invitado cree debemos y podemos seguir a partir del ‘cambio’ que él ya no nos impone, sino que nos sugiere la experiencia de nuestros propios compatriotas que han aprovechado las ‘oportunidades’ que el capitalismo estadounidense ofrece y desde lo que le contaron algunos de los que se dirigieron a él cuando, un día antes, asumió el rol de Papá Noel en una cervecera de La Habana. Por cierto, la palabra ‘cambio’ estuvo catorce veces en el discurso”. En ¿Obama en el Gran Teatro o el gran teatro de Obama en La Habana? (23 de marzo de 2016).

Esos son algunos ejemplos de los textos publicados, además, el conjunto no pudo tener mejor epílogo que Al Estado socialista le conviene una sociedad civil activa, entrevista concedida por Iroel a la Revista Temas, en un diálogo intenso con Fernando Luis Rojas y Carolina García Salas, con polémica incluida, que transita por todos los asuntos tratados en el libro.

Hombre sometido en no pocas ocasiones a una lluvia de alusiones, incluidas ofensas, de quienes no le perdonan su verticalidad revolucionaria, Iroel utiliza un lapidario exergo de Raúl Roa: “No me disculpo ni me arrepiento hoy de ninguno de esos golpes: los di a conciencia y a conciencia los reitero”.



Bajo el cielo de Francia. (+ fotos, videos y música) Por Patricia Pérez Pérez

14 de Outubro de 2019, 10:54, por La pupila insomne

Los colores que adornan lujosamente las calles y rincones de Francia en esta época del año recuerdan que ya se va acercando el invierno. Las caducifolias dejan tapices de disímiles tonos en los parques y aceras. Ciertos árboles como el arce se cubren de hojas tan rojas que parecen de sangre. Los robles, los abedules, los álamos, los cedros y muchas otras especies locales entran poco a poco en una etapa de defensa por la falta de luz y las bajas temperaturas que les hacen bloquear el paso de nutrientes a la hoja, conservando así su savia solamente en el tronco y las ramas para afrontar la nueva estación. El verde clorofila se transforma, se acaramela, se enrojece o se tiñe de gualda. Luego de ceder paso a esos matices luminosos y permanecer así por varios días, la hoja vuela dejando su cicatriz en la base y el árbol queda definitivamente desnudo, con ramas como en plegaria, pidiendo que regrese pronto la primavera.

Foto de la autora

El clima templado y la belleza del paisaje otoñal francés casi podrían hacernos olvidar que en solo dos semanas se iniciará lo que aquí se suele llamar la «Tregua invernal», período legal del 1ro de noviembre al 31 de marzo del año siguiente, durante el cual los arrendatarios de casas o apartamentos no podrán desalojar de sus propiedades a los inquilinos que incumplan con el pago de los alquileres. La finalidad de esta tregua, votada casi tres años después del llamado del Abate Pierre en febrero de 1954, es proteger a los ocupantes de las viviendas para que en pleno frío no queden desamparados en las calles. Por consiguiente, durante cinco meses el arrendatario no podrá recuperar su propiedad por medio de la ayuda de la fuerza pública, salvo una decisión judicial contraria como ocurre en el caso de los « squatters » o de los cónyuges violentos.

En 2018, como hojas que se lleva el viento, murieron en las calles de Francia 566 personas llamadas eufemísticamente los sin abrigo o los sin domicilio fijo (SDF), según las cifras que registró el colectivo Les morts dans la rue (Los muertos en la calle). En 2017 fueron 511. Si la edad promedio de esas 566 personas sin hogar fallecidas el pasado año era de 48 años, cincuenta de ellos eran mujeres y 13 eran menores, de los cuales 6 tenían menos de 5 años, 2 entre cinco y nueve años y 6, entre 15 y 18 años.

¿Cifras reales o muy por debajo de la realidad?

Durante los últimos años el número de personas sin hogar ha aumentado considerablemente en el país de la “Libertad, la Igualdad y la Fraternidad”. El Instituto Nacional de Estadísticas y Estudios Económicos (INSEE) estimaba en 2012 que existían unos 143.000 sin domicilio fijo, de los cuales 31000 eran niños, aumentado así de manera escalofriante en un 40 % con respecto a los años 2000. Para 2012, 12.700 personas estaban ya definitivamente sin hogar. Pero desde entonces no se han realizado nuevos censos nacionales, lo que presupone que actualmente la cifra supera la anterior.

Foto tomada del periódico L’Express, LEXPRESS.fr, publicada el 19/11/2014

Según la investigación del Centro de Epidemiología sobre las causas médicas de muerte de gente sin hogar, realizada entre 2008 y 2010 y llevada a cabo por el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica (CepiDc-Inserm), hay casi seis veces más muertes en las calles que las que han sido anunciadas públicamente, es decir, alrededor de 13.000. Para llegar a esa conclusión se apoyaron en los datos aportados por el colectivo “Les morts dans la rue” y en los de la base nacional de causas médicas de muerte. Muchas de esas personas fallecieron en la vía pública, en refugios improvisados como los aparcamientos, una escalera, una cabaña de obra o en el metro, pero también en lugares de cuidados o en las « estructuras de alojamiento de urgencia », tan llenas que la mitad de los necesitados no encuentran espacio para dormir una noche. Un número de telefonía nacional, el 115, recibe repetidas llamadas de urgencia; muchas veces no reciben respuestai. Esa situación es también alarmante en el verano. Del 10 de junio al 10 de julio de 2017, 20.845 personas solicitaron un alojamiento. Según el periódico Le Figaro, 10.632 nunca lo pudieron obtenerii.

Alojamientos de urgencia y de reinserción social (CHRS)

Paradójicamente, esas estructuras de « alojamiento de urgencia » públicas acaban de sufrir, según señaló en febrero pasado el periódico Le Monde, un recorte de 57 millones de euros, disminución presupuestaria que se extenderá a lo largo de cuatro años (de los cuales 20 millones ya se realizaron en 2018), destinando así menos crédito a los 780 centros de alojamiento y de reinserción social (CHRS) que acogen a personas en estado de extrema dificultad durante períodos de hasta varios años, con una perspectiva de reinserción.

La Fundación del Abate Pierre estima en tres millones y medio las personas que viven en alojamientos precarios. Las familias monoparentales y las personas mayores solas son las más vulnerables. El aumento de los precios de la vivienda privada y de la vivienda social, así como el alto costo de la vida en el país, fruto de las políticas neoliberales, son los culpables del callejón sin salida en que languidece la situación actual de la vivienda en Francia.

El compromiso de los artistas

El actor y humorista francés Michel Colucci (alias Coluche ; 1944-1987), consciente de las dificultades y de la situación de pobreza extrema, aun sin resolver en el país, decidió crear los llamados Restaurantes del corazón (« Les Restos du Cœur ») después del rudo invierno de 1985. Coluche reveló un genial estudio al Parlamento Europeo en el que demostró que el costo del almacenamiento de excedentes de comida en Francia era superior al de su distribución, buscando obtener ayuda suficiente para darla a aquellos que vivían sin techo y que tan a menudo morían de hambre y de frío en las calles de París. El artista murió unos meses después de crear su asociación, la cual comenzó siendo algo coyuntural para perennizarse finalmente hasta hoy en todo el país. « Les Restos du Cœur » es considerada como la asociación más popular de Francia, además de ser una de las más necesarias en la cuarta potencia económica del mundo, miembro del G-7 y en donde las empresas del CAC 40 siguen amasando infaliblemente cada año grandes fortunas.

 

Logotipo de los restaurantes

Imagen final del concierto de Les Enfoirés creados por Coluche.

Plaza Coluche en París

Foto de la autora

La fotografía de Coluche suele verse a la entrada de muchas tiendas de Francia en la época de las compras navideñas. En la urna: «1 euro = una comida». Los ayudantes benévolos, gente altruista y de muy variado origen, envuelven futuros regalos de navidad para ganar fondos que permitan continuar la obra de su fundador.
Los fondos de los «Restos du cœur» provienen igualmente del mecenazgo y de una velada televisiva organizada por reconocidos artistas amigos de Coluche que se agrupan con el nombre de Les Enfoirés, entre los que figuran Jean-Jacques Goldman, Patrick Bruel, Zazie y otros actores o cantantes célebres quienes desde 1986 ofrecen cada año algo de su tiempo y su talento para un espectáculo grandioso llamado Le concert des Enfoirés (El concierto de los cabrones). Con los años se incorporan al concierto artistas y personalidades célebres de todo el mundo. Los beneficios de la venta del disco y del DVD de esa manifestación anual permiten financiar las comidas que se brindarán a los más necesitados. El concierto de los Enfoirés termina con un lema conocido y muy elocuente: « On compte sur vous » (¡Contamos con ustedes!), lo que indirectamente significa: « ¿con quién sino ? », y va siempre seguido de la canción de los Restos du coeur. 

Génération Enfoirés – La chanson des restos

Aujourd’hui, on n’a plus le droit           Hoy no tenemos más derecho
ni d’avoir faim, ni d’avoir froid             ni de tener hambre ni de tener frío
Dépassé le chacun pour soi                Superado el ‘cada uno para sí’
quand je pense à toi, je pense à moi  Cuando pienso en ti, yo pienso en mí
Je te promets pas le grand soir          Yo no te prometo la gran noche
mais juste à manger et à boire            sino justo algo de comer y de beber
un peu de pain et de chaleur               un poco de pan y de calor
dans les restos, les restos du cœur    en los restaurantes, los del corazón.

Les Enfoirés – Juste une p’tite chanson

Solo el pueblo puede salvarse a sí mismo, parecen decir los artistas, herederos del altruismo de Victor Hugo, del Abate Pierre o de Coluche, en un país donde la precariedad alimentaria, aun tan actual, contrasta con el despilfarro de alimentos no vendidos, desechados con irresponsabilidad por las grandes superficies, que prefieren aun echarlos a la basura y verter lejía encima, a darlos a los más pobres. Ante esa realidad, y para contrarrestarla, se crearon en 1984 los Bancos Alimentarios de Francia, idea que se ha extendido ahora por otros países de Europa, impulsada por cinco asociaciones caritativas. En 2016, la asamblea Nacional francesa votó unánimemente la ley Garot, referente a la lucha contra el despilfarro alimentario. Dicha ley integra una convención que obliga a la gran distribución a donar los productos no vendidos a las asociaciones de ayuda a los desfavorecidos, esa masa humana que crece alarmantemente cada día en el aquí y el ahora del pueblo francés que, como bien nos dice una de las canciones de los Enfoirés, « no está pidiendo la luna ».

Les Enfoirés – On ne demande pas la lune

 



Contrastes. Por Teresa Melo

13 de Outubro de 2019, 19:19, por La pupila insomne

La muchacha le decía al joven que le preguntaba si conocía Cuba: “No, es que yo me he acostumbrado a la democracia”. Minutos antes le había contado que no tenía trabajo, que estudiar una carrera era muy caro… Su democracia era poder decir la palabra. Ella era ecuatoriana; él, cubano. Y yo escuchaba sin querer la conversación en el aeropuerto de Quito, regresando de la Feria del Libro, con abrazos todavía cálidos en el cuerpo, porque yo era cubana. Deseo de corazón que ella no sea una de las agredidas, golpeadas, heridas, lastimadas, apresadas o muertas, como se ve en los infinitos videos que nos duelen en estos días.

En algunos de los países que he visitado he coincidido con elecciones a varios tipos de cargos. Imposible olvidar la más mediocre de las campañas que pude ver; no menciono el lugar, pero las vallas tenían la foto y decían debajo del nombre: ¿Por qué no? Así, sin propuestas y sin programa social. También vi, por supuesto, candidatos elegidos que luego llevaron adelante proyectos de inclusión, de integración y a favor de los que nada tenían, de los que no podían acceder a estudios, de los que no podían pagar por la salud de su familia, en fin, a los de siempre sin esperanzas… Como aquella joven “acostumbrada a la democracia”…
Los que no comparten mi criterio, que sé es el de muchos, olvidan que en nuestra dirección del país los diputados tienen rostro; los conocemos, viven en nuestros barrios; nos compartimos la sal y el café, en un apartamento, por ejemplo, igual al mío. Nos alegramos juntos cuando nuestro equipo de pelota gana un partido; cuando organizamos un evento cultural; nos llamamos por teléfono y decimos donde hay que decirlo lo negativo inadmisible. Y nos encontramos en las calles y viene el abrazo por el nuevo libro, exposición, la canción que cantamos todos, el nuevo triunfo deportivo… Son demasiados nombres cercanos para mencionarlos todos… Y les doy mi SÍ. Con el regalo de la escarapela de Céspedes: SÍ.