Ir para o conteúdo

La pupila insomne

Tela cheia Sugerir um artigo

La pupila insomne

3 de Abril de 2011, 21:00 , por Desconhecido - | No one following this article yet.
Licenciado sob CC (by)

Solidaridad y despojo en tiempos de pandemia. Por Iroel Sánchez

9 de Abril de 2020, 23:04, por La pupila insomne

El último abrazo que di previo a estos días de pandemia y aislamiento lo tengo bien guardado. Buscaba cómo pagar piñas y frutabombas en un mercado cuando una voz me dice “es aquí” y al mirar lo reconocí, él también me reconoció. Era el enfermero de mi Grupo Táctico en el Sur de Angola mientras el ejército sudafricano se rompía los dientes en Cuito Cuanavale, y fracasaba en el intento de poner a disposición de su régimen racista las riquezas del suelo angolano.


Realmente yo tenía muchos más motivos para reconocer a Miguel que él a mi, era él quien me suministraba los medicamentos cuando enfermé de paludismo y también era el mismo al que vi atender niños angolanos de la aldea de Longa con las medicinas de nuestra tropa. Nada nuevo, si nuestra “pipa” abastecía de agua a la aldea y a su escuela íbamos a llevar los juguetes que hacíamos con latas de conserva y cajas de balas vacías para aquellos niños que nunca antes habían tenido ni médico ni juguetes, pero que gracias a que el colonialismo ya no mandaba allí tenían escuela y maestro.

Cuba no da lo que le sobra, comparte lo que tiene, se ha repetido mucho, y algunos lo interpretan como propaganda o conveniencia política, pero algo que se ha convertido en cultura popular no puede ser propaganda o aprovechamiento político. Si el gobierno cubano rapiñara mascarillas, ventiladores de emergencia y medios de protección, como han hecho impunemente entre sí durante esta crisis universal por el Coronavirus los líderes de Europa y Estados Unidos, secuestrando aviones cargados de insumos médicos y robando transportaciones destinadas a otros países, el primero que lo condenaría sería su pueblo y den por seguro que, diferencia de las “democracias” occidentales, la “dictadura” cubana no podría sostenerse en el poder.
Es la filosofía de la solidaridad frente a la filosofía del despojo que denunció Fidel Castro en la ONU cuando en 1960 se iniciaba la década de oro de la descolonización en el Tercer Mundo: “Cese la filosofía del despojo y cesará la filosofía de la guerra”. Del mismo modo en que las metrópolis coloniales y el imperialismo estadounidense despojaron a países de África Asia y América de sus recursos naturales, exterminaron naciones enteras y pelearon entre sí por su control, ahora se enfrentan por recursos para controlar la pandemia. El sangrante ejemplo de Palestina llega hasta el presente como testimonio de ese abuso e injusticia occidental, como también las invasiones,casi siempre con la OTAN la cabeza, en Afganistán, Libia e Irak, y también los sucesivos intentos de reapoderarse del petróleo venezolano, encubriéndolos como esfuerzos por la democracia y los derechos humanos.
Sin embargo, la hipocresía occidental ha quedado al desnudo cuando en una antigua metrópoli colonial se habló destempladamente de utilizar a los africanos como cobayas humanas para acelerar las pruebas de una vacuna, o se ha abierto espacio a inmigrantes, antes rechazados, para que asuman peligrosas labores abandonadas en Europa por quienes ahora permanecen en sus casas.
Para Occidente el problema de Hitler es que trató a los europeos como pueblos coloniales, escuché decir a un destacado intelectual latinoamericano alguna vez. La pandemia del Coronavirus trae de regreso esa filosofía del despojo entre países del Occidente “culto y civilizado” pero no por ello los históricamente más despojados -fuera y dentro de Estados Unidos y Europa- dejaran de serlo. La filosofía del despojo es la naturaleza del sistema.

(Al Mayadeen)



Venezuela, la DEA desmiente a Trump. Por Ángel Guerra Cabrera

8 de Abril de 2020, 21:42, por La pupila insomne

Los registros de la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA por sus siglas en inglés, desmienten rotundamente, como veremos, las banales acusaciones de narcotráfico lanzadas por Donald Trump contra su homólogo venezolano Nicolás Maduro y miembros de su gobierno. Queda claro que la nueva y belicosa embestida del magnate inmobiliario contra Venezuela  tampoco tiene nada que ver con la defensa de la democracia ¡Al contrario¡ Y es consecuencia del absoluto fracaso de todos los planes golpistas y desestabilizadores de su administración contra el gobierno constitucional y legítimo del presidente Maduro. No en menor medida, también de un desesperado intento electoralista por hacer que los estadounidenses miren hacia otro lado y no al cuadro dantesco de su cada vez más desastrosa y mortífera gestión de la pandemia del coronavirus, con un saldo altamente negativo mundialmente que supera de forma notoria en velocidad la del ritmo de contagios y defunciones de los otros países más afectados por la enfermedad. Y otra razón para la embestida trumpista antivenezolana muy probablemente obedezca al muy erróneo cálculo de que la situación de pandemia  colocaría al país bolivariano en una situación más propicia para hacerlo objeto de las inmorales e ilegales bravatas y amenazas del propietario de casinos. Resulta que Venezuela está mostrando una impresionantemente bien conducida estrategia de contención al virus, apoyada por su población, y, además, por reconocidos expertos de Cuba, China y Rusia.

Hagamos un muy apretado resumen de los hitos de la embestida antivenezolana. En una serie de escenas que más que actos de Estado, asemejan una farsa grotesca, primero, el Procurador General de Estados Unidos William Barr(en su momento recibió de  la administración de Bush padre la encomienda de realizar la fundamentación “legal” para la invasión de Panamá de 1989), acusó de narcoterrorismo al presidente Maduro y a varios miembros de la cúpula gubernamental venezolana y, al estilo de Lejano Oeste, ofreció recompensas por informaciones que condujeran a su detención.

Curiosamente, la acusación incluye a dos generales hace tiempo desertores del instituto armado de Venezuela y domiciliados en el extranjero. Jurídicamente hablando, la acusación de Barr es totalmente inválida, toda vez que acorde a la Carta de la ONU y hasta la de la putrefacta OEA, el gobierno de un país no tiene jurisdicción sobre el territorio de otro. Eso, sin contar que Barr no presentó prueba alguna contra el presidente Maduro y los otros venezolanos que involucró, simplemente porque no las tiene.  No es ocioso añadir que una acusación no es ni remotamente un fallo de culpabilidad, por lo que su uso en este caso no pasa de ser una torcedura de la ley por Barr para cumplir con los propósitos políticos antivenezolanos de Trump. La cuestión es muy clara. La DEA afirma en todos sus informes hasta 2019 que Colombia es la “fuente primaria para la cocaína capturada en Estados Unidos”. Según el Cocaine Signature Program elaborado por la DEA en 2018 “aproximadamente 90 por ciento de las muestras de cocaína analizadas fueron de origen colombiano, seis por ciento de origen peruano y cuatro por ciento de origen desconocido”. En otras palabras, de acuerdo con los registros de la agencia federal para las drogas de Estados Unidos no se encuentra en ese país cocaína ni ningún otro narcótico procedente de Venezuela.
De modo que la conferencia de prensa ofrecida la Casa Blanca pocos días  después de la acusación de Barr en la que se anunció por Trump el inicio de “la más grande operación antidroga llevada a cabo en el hemisferio occidental” y el despliegue de toda una armada en el Caribe, pero apuntando a tierras bolivarianas, no es más que otro episodio de la farsa antivenezolana dirigida a hacer presión contra Caracas y a justificar un eventual ataque posterior, sea por paramilitares desde Colombia o por un operación de más envergadura.

Lo único razonable que puede hacer Estados Unidos en una coyuntura humanitaria tan dramática como la que sufre la humanidad, y su propia población en primer lugar, es apoyar el llamado a la paz y a silenciar las armas en el mundo formulado por el secretario general de la ONU Antonio Guterres, levantar el bloqueo a Venezuela, Cuba, Nicaragua, Palestina, Irán y Siria. De una vez respetar el derecho de Venezuela a la autodeterminación y que el secretario de Estado Pompeo deje de presentar marcos “para la transición a la democracia” en Venezuela que el pueblo de ese país aventará al cesto de la basura como siempre que su soberanía e independencia se han visto amenazadas.

Twitter: @aguerraguerra



Una guerra electrónica entre David y Goliat. Por Omar Pérez Salomón

8 de Abril de 2020, 11:52, por La pupila insomne

Salvando la distancia geográfica y en tiempo, la operación militar de Estados Unidos cerca de Venezuela, me recuerda lo acontecido hace 30 años cuando el gobierno estadounidense lanzó al éter la mal llamada televisión Martí, con el objetivo de agredir la soberanía y seguridad nacional de Cuba y aplastar la Revolución.

El 3 de abril de 1990 en conferencia de prensa ofrecida por el Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz sobre la televisión anticubana, a la que asistieron 246 periodistas procedentes de todas partes del mundo, de ellos 53 representantes de 22 órganos de la prensa norteamericana, varios corresponsales se interesaron por conocer si la teleagresión podría devenir en un asunto militar, y la probabilidad de que EE.UU. realizara una operación militar aérea quirúrgica contra las torres que producían la interferencia a TV Martí. Esta fue la respuesta de Fidel:

“Cuando se inicia una aventura como esta, cuando se llevan a cabo actos violatorios de la ley internacional, cuando se produce una agresión contra un país soberano, como ha ocurrido en este caso, cualquier cosa puede pasar. Incluso, cuando nosotros vemos lo absurdo de todo esto, hemos pensado, a veces, que tal vez Estados Unidos esté buscando algunos pretextos para llevar a cabo una confrontación militar contra Cuba […].

[…] No estamos en condiciones de asegurar cuáles son las intenciones verdaderas de Estados Unidos, pero, de todas formas, eso no nos intimida. No será fácil para Estados Unidos doblegar a Cuba; no será fácil que nos pueda imponer por la fuerza algo que está contra la voluntad de nuestro país, y no será fácil llevar adelante aventuras de tipo militar contra nuestra patria […].

[…] Nosotros trataríamos, en ese caso, de que el “cirujano” salga lo peor parado posible, pague su precio por eso; porque hacer cirugía no es tan fácil, agarrar un tigre con la mano no es tan fácil. Sé que tienen tecnología y tienen muchas cosas, pero nosotros tenemos otras, sobre todo, de tipo moral; en especial, que no les tenemos ningún miedo y, sobre todo, porque estamos dispuestos a enfrentar la lucha en cualquier terreno. No te creas que con nosotros se puede estar jugueteando a eso, a estar haciendo operaciones quirúrgicas, porque nosotros podemos hacer también operaciones quirúrgicas en un terreno o en otro.

[…] Permíteme decirte que cualquier agresión a Cuba se puede convertir en un problema más serio, mucho más complicado, se puede convertir en una guerra. Así que realizar operaciones de ese tipo contra nuestro país, nadie sabe las consecuencias que pueda tener, nosotros no nos vamos a quedar con los brazos cruzados, porque tenemos imaginación y sabremos responder golpe por golpe, donde hay que golpear y en el momento que hay que golpear. De eso no le quepa duda a nadie. Así que espero que se aconsejen bien antes de que empiecen a querer hacer alardes tecnológicos aquí. A lo mejor vienen con sus aviones invisibles, y nosotros podemos hacer otras cosas invisibles también. Y ahora que ellos interpreten lo que quieran […]”.

En relación al insulto al honor del país, que representó nombrar a la televisión enemiga, José Martí, el líder de la Revolución cubana argumentó:

“Es que no hemos mencionado lo que significa el hecho de que le pongan el nombre de Martí a ese grosero instrumento de subversión y desestabilización: primero, porque se ignora quién era Martí […].
[…] El primero que empezó a hablar del imperio desde fines del siglo pasado fue Martí, antes que Lenin. Martí calificó al imperio naciente de Estados Unidos como un monstruo que conocía bien, porque había vivido en sus entrañas. Y escogen el nombre de quien dijo, en víspera de su muerte en combate, que todo lo que hizo y haría, era para impedir con la independencia de Cuba que Estados Unidos se extendiera con una fuerza más sobre los pueblos de América, escogen ese nombre para bautizar esa porquería, en el momento en que nosotros somos una trinchera, ¡la primera trinchera que defiende la soberanía de América Latina!

[…] Además, para que los norteamericanos lo entiendan bien, es como si nosotros buscamos un prostíbulo en un lugar del mundo y le ponemos el nombre de George Washington, o un basurero aquí en La Habana y le ponemos el nombre de George Washington o de algún personaje histórico de Estados Unidos. Eso es lo que han hecho, no se dan cuenta, son brutos, son imbéciles y no se percatan de lo que eso irrita al pueblo […]”.
Sobre la guerra electrónica impuesta a Cuba por el gobierno de EE.UU y su repercusión, Fidel explicaría:
“[…] Nosotros lo que reclamamos es el derecho a transmitir por radio a todo el territorio de Estados Unidos. Nos parece un derecho elemental, nos parece un derecho recíproco al que Estados Unidos se ha tomado con relación a Cuba.
[…]Ahora, nosotros no tenemos la culpa de ser una isla pequeña, ni tenemos la culpa de que Estados Unidos sea tan grande. No tenemos la culpa tampoco de este problema, no lo hemos creado nosotros, ni tenemos responsabilidad por la estructura del sistema radial norteamericano; pero ya se está agotando el argumento de que no hay posibilidades técnicas de resolver ese problema.
[…] En un tiempo se estuvo discutiendo con el gobierno de Estados Unidos la solución, porque nosotros decíamos: “Transmitan, pero nosotros también queremos transmitir”. Estados Unidos no ha seguido discutiendo, Estados Unidos no ha querido resolver ese problema, y no podemos renunciar a nuestro derecho a transmitir a todo el territorio de Estados Unidos […].
[…] Hemos tenido paciencia, hemos esperado cinco años y no vemos por parte de Estados Unidos ninguna voluntad de resolver el problema, sino la de crear nuevos problemas y nuevos conflictos. Esa es la realidad que tenemos con esto, para una televisión, además, que no se ve. Pero nosotros, incluso, hemos calculado que puede en un momento llegar a verse; no sé qué medios técnicos se puedan inventar para que se vea a la fuerza. Tenemos calculadas también las distintas respuestas a cada una de las situaciones.
[…] Digo que es una tontería. En realidad, Estados Unidos no tenía ninguna necesidad de enfrascarse en esta ingloriosa acción; no le veo todavía lógica a incurrir en esta violación de la ley internacional. Ciertamente, en este caso no estamos defendiendo solo el derecho de Cuba; son decenas de países, muchos países, la inmensa mayoría del mundo, los que no están de acuerdo con esto, y no están de acuerdo porque ningún país se resigna fácilmente a aceptar la idea de que venga una gran potencia y desde un satélite, desde un globo, desde un zepelín, desde un avión, desde un barco, desde cualquier lugar le imponga las transmisiones de televisión.
[…] En este caso, nosotros no solo estamos defendiendo el derecho de Cuba: esta es la guerra de David contra Goliat, una vez más; una guerra electrónica ahora entre David y Goliat, en que realmente David está demostrando tener mucha más inteligencia que Goliat. Me explico por qué Goliat, ese personaje bíblico, fue derrotado: por bruto […]”.

Han pasado 30 años y mientras que Cuba se enfrenta hoy a la pandemia del coronavirus y expresa con hechos concretos la vocación humanista y solidaria de la Revolución, la diplomacia de guerra de Estados Unidos ha decidido profundizar su guerra no convencional y asimétrica, el bloqueo y las sanciones contra Cuba, Venezuela y otros gobiernos de izquierda.

Recordar las ideas expuestas por Fidel aquel 3 de abril de 1990, nos fortalece, en el empeño de salvaguardar la seguridad y soberanía del país, en particular en el orden tecnológico y comunicacional, y nos pone a pensar en cómo usar, en la actualidad, no solo los canales de la radiodifusión, sino también la Internet y las redes sociales digitales, en esos propósitos.



El clamor silenciado de una pademia: #SolidaridadSiBloqueoNo. (+ video) Por José Manzaneda

7 de Abril de 2020, 10:05, por La pupila insomne

Es un clamor mundial: decenas de organizaciones, instituciones y personalidades han pedido al gobierno de EEUU que levante sanciones y bloqueos a países como Cuba o Venezuela, para que puedan hacer frente, en mejores condiciones, a la pandemia de Covid-19 (1).

El secretario general de la ONU Antonio Guterres (2), la Alta Comisionada para los Derechos Humanos Michelle Bachelet (3), la relatora especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación Hilal Elver (4), el Servicio Mundial de Iglesias (5), el Parlamento Latinoamericano (6)…

En los propios EEUU, lo han hecho -entre otros- medios de referencia como The New York Times (7) o The Financial Times (8), un grupo de miembros del Senado (9), el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo (10) y varias organizaciones de la emigración cubana (11).

Como contraste, el rápido envío de brigadas cubanas de salud a 14 países –incluso de Europa-, ha recibido -salvo alguna voz extravagante de ultraderecha (12)- el aplauso internacional más unánime (13) (14).

Pero ¿cuál ha sido la respuesta del gobierno de Donald Trump a la petición de levantar el bloqueo a la Isla? Asegurar que las sanciones “no impiden adquirir alimentos o medicinas” porque “están diseñadas (solo) para negar recursos al régimen de Castro” (15). Hace unos días, una naviera de EEUU, contratada desde China para transportar donaciones de material médico a 24 países de la región, se negaba a entrar en Cuba debido a las leyes estadounidenses (16). Sí, esas que –como nos aseguran- “no impiden adquirir” medicinas ni alimentos.

¿Y a la petición de suavizar las sanciones a Venezuela? La Casa Blanca ha respondido ofreciendo una recompensa de 15 millones de dólares por la cabeza de Nicolás Maduro (17), y anunciando el envío de barcos de guerra a las costas venezolanas en una supuesta “operación contra el narcotráfico” (18). Todo, mientras acontece una enorme crisis sanitaria en los EEUU (19).

¿Y cómo nos informan de todo esto? Salvo excepciones contadas (20), silenciando las iniciativas que piden eliminar las sanciones. O, como en el caso del diario madrileño ABC, defendiéndolas. Este jaleaba la caza extrajudicial del presidente venezolano, calificando como “hechos probados” sus supuestos contactos con el narcotráfico (21). Hechos probados ¿por qué juez? (22). Y calificaba la respuesta de Caracas a Washington como una “amenaza” de Maduro (23) que –además-, junto a Cuba y Rusia, “aprovecha el coronavirus para exigir en la ONU el levantamiento de sanciones” (24).

Y de nuevo, el mensaje de la supuesta “entrega de recursos del país a Castro”: “Maduro envía a Cuba cuatro cargueros de petróleo en plena escasez nacional de gasolina” titulaba (25), lo que sería un “regalo a Cuba” (26). ¿De verdad un “regalo”? El Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela garantiza –cuando las amenazas a las navieras no lo impiden- el suministro de petróleo venezolano a Cuba (27). Pero, a la vez, millones de personas en Venezuela reciben los servicios –por ejemplo- de miles de profesionales de la salud de la Isla, desde 14.000 consultorios populares (28). Hoy, su trabajo es estratégico frente al coronavirus. Amplias capas de población se benefician, además, de otras misiones sociales en 11 sectores más, como la educación, la agroecología o la cultura y el deporte comunitarios, programas desarrollados gracias a la cooperación con Cuba (29).

Es lógico que nada de esto tenga cabida en las páginas de ABC ni de la prensa corporativa en general. Que, cuando habla sobre Cuba o Venezuela, no habla sobre lo que viven y piensan las mayorías sociales de Cuba o Venezuela. Reflejan las realidades, percepciones y aspiraciones de unos sectores de población determinados… y minoritarios (30). A quienes representan y apadrinan políticamente quienes, desde Washington, siguen sordos al clamor mundial que les exige poner fin a un intento de genocidio de dos pueblos inocentes (31).

  1. http://www.granma.cu/cuba-covid-19/2020-03-30/red-de-solidaridad-con-cuba-en-estados-unidos-critica-postura-contra-la-medicia-cubana-30-03-2020-10-03-47
  2. http://www.granma.cu/mundo/2020-03-25/comunidad-mundial-exige-levantar-sanciones-unilaterales-25-03-2020-22-03-50
  3. https://news.un.org/es/story/2020/03/1471652
  4. http://www.tvavila.icrt.cu/experta-de-la-onu-exige-fin-de-bloqueo-norteamericano-contra-varios-paises/
  5. https://www.telesurtv.net/news/cws-estados-unidos-levantar-bloqueo-coronavirus-20200324-0033.html
  6. https://www.infobae.com/america/agencias/2020/03/26/parlamento-latinoamericano-pide-anular-sanciones-a-cuba-y-venezuela-por-covid-19/
  7. https://www.elespectador.com/coronavirus/sanciones-durante-la-pandemia-un-arma-mortal-articulo-911897
  8. https://mundo.sputniknews.com/politica/202003301090948592-el-financial-times-pide-una-moratoria-en-las-sanciones-contra-el-gobierno-de-venezuela/
  9. https://www.efe.com/efe/america/economia/cubanos-piden-a-trump-levantar-el-embargo-cuba-durante-la-epidemia-de-covid-19/20000011-4206905
  10. https://www.24-horas.mx/2020/03/30/por-coronavirus-eu-debe-suspender-sanciones-a-venezuela-democratas/
  11. https://www.eltiempo.com/mundo/latinoamerica/por-coronavirus-piden-a-trump-levantar-el-bloque-a-cuba-477098
  12. https://www.larazon.es/comunidad-valenciana/20200401/iowt6x46wbg33jrqmb7mqimwea.html
  13. https://lapupilainsomne.wordpress.com/2020/03/31/cuba-en-tiempos-de-coronavirus-su-repercusion-mediatica-por-omar-perez-salomon/
  14. https://www.cubainformacion.tv/solidaridad/20200403/85370/85370-la-ayuda-medica-de-cuba-no-sera-olvidada-en-nuestro-pais-carta-de-eurodiputados-y-eurodiputadas-de-italia
  15. https://www.cibercuba.com/noticias/2020-03-31-u185759-e185759-s27061-michael-kozak-sanciones-eeuu-cuba-estan-disenadas-negar
  16. http://www.granma.cu/cuba-covid-19/2020-04-01/por-que-las-cosas-para-cuba-siempre-son-mas-dificiles
  17. https://www.eitb.eus/es/noticias/internacional/detalle/7127491/ee-uu-presenta-cargos-maduro-ofrece-recompensa-15-millones/
  18. https://laverdadnoticias.com/mundo/Trump-enviara-barcos-militares-hacia-Venezuela-para-frenar-el-narcotrafico-20200401-0270.html
  19. https://www.elperiodico.com/es/internacional/20200401/trump-predice-240000-muertos-coronavirus-7914274
  20. https://elpais.com/economia/2020-03-24/cubanos-en-el-exterior-piden-a-trump-eliminar-las-sanciones-a-la-isla-mientras-dure-la-epidemia.html
  21. https://www.abc.es/internacional/abci-estados-unidos-hara-posible-capturar-maduro-202003301815_noticia.html
  22. https://www.abc.es/internacional/abci-esta-hoja-ruta-eeuu-para-transicion-democratica-venezuela-texto-completo-202003311922_noticia.html
  23. https://www.abc.es/internacional/abci-maduro-amenaza-lanzar-furia-bolivariana-si-tocan-algun-lider-chavista-solicitado-202003290142_noticia.html
  24. https://www.abc.es/internacional/abci-venezuela-rusia-iran-aprovechan-coronavirus-para-exigir-levantamiento-sanciones-202003271813_noticia.html
  25. https://www.abc.es/internacional/abci-maduro-envia-cuba-cuatro-cargueros-petroleo-plena-escasez-nacional-gasolina-202003301846_noticia.html
  26. https://www.abc.es/internacional/abci-miguel-henrique-otero-petroleo-venezolano-rumbo-cuba-202004021646_noticia.html
  27. http://www.embajadacuba.com.ve/cuba-venezuela/convenio-colaboracion/
  28. http://www.granma.cu/mundo/2020-01-11/mas-medicos-para-venezuela-11-01-2020-01-01-20
  29. https://www.telesurtv.net/news/venezuela-cuba-cooperacion-comision-intergubernamental-20200119-0011.html
  30. https://www.elnacional.com/mundo/vecchio-si-maduro-se-empena-en-quedarse-en-el-poder-se-profundizara-el-conflicto/
  31. https://www.radiotelevisionmarti.com/a/fari%C3%B1as-califica-de-positivo-mensaje-de-mara-tekach-a-los-cubanos/261427.html


“La cortina de humo” llamada Venezuela en la estrategia electoral de Trump. Por Iroel Sánchez

6 de Abril de 2020, 11:26, por La pupila insomne

En 1997 fue llevada al cine por el director Barry Levinson, con el título Wag the dog y Dustin Hoffman y Robert de Niro en los protagónicos, la novela American Hero, de Larry Beinhart.

Un Presidente aspira a reelegirse y se inventa una guerra para desviar la atención de un escándalo sexual. Si la inspiración de Beinhart y Levinson era el republicano George H.W. Bush y su Guerra del Golfo, en enero de 1998 fue Bill Clinton el que bombardeó con misiles a Sudán y Afganistán cuando estalló su affaire con la becaria Monica Lewinsky justo el día en que llegaba a La Habana el Papa Juan Pablo II y las principales televisoras estadounidenses tenían a sus conductores estrella en Cuba para cubrir la visita, pero inmediatamente dieron la espalda y regresaron a su país tras la inesperada noticia.

La cortina de humo fue el nombre con que se presentó en español la película que se acerca a una técnica empleada no pocas veces en la política occidental y que ahora mismo pareciera estar detrás de la oportuna acusación de narcotráfico contra varios líderes venezolanos y el despliegue de buques de guerra en el Caribe que la ha sucedido, mientras llueven los cuestionamientos al modo en que el Presidente Donald Trump está manejando la pandemia por el Coronavirus para poner a su país al frente de las cifras globales de infectados y fallecidos y crecen las demandas de suspender los bloqueos económicos que  ha reforzado contra Venezuela, Cuba e Irán, afectando gravemente sus capacidades para acceder a medicamentos y alimentos, en estas circunstancias extraordinarias

Sobre este asunto, el Presidente venezolano Nicolás Maduro, a cuya cabeza se le ha puesto por la Casa Blanca el precio de quince millones de dólares, ha enviado una carta abierta a los gobiernos de todo el mundo en que ilustra cómo el gobierno de Estados Unidos, en complicidad con el de Colombia,  ha construido toda una dramaturgia para encubrir su participación directa en el más reciente de una ya extensa sucesión de intentos de derrocamiento armado del ocupante del Palacio de Miraflores.

Lo que cuenta la misiva de Maduro parece extraído de un guión cinematográfico, pero nuevamente la realidad deja pequeña a la ficción:

“el 25 de marzo, la República Bolivariana de Venezuela denunció ante la opinión pública nacional e internacional, el desarrollo en territorio colombiano de una operación que tenía como fin atentar contra la vida del Presidente de la República, sus familiares y altos funcionarios del Estado; así como atacar objetivos civiles y militares en nuestro país; sindicando como jefe militar de dicha operación al señor Clíver Alcalá, general retirado de la fuerza armada venezolana.

“Dicha denuncia fue realizada con toda responsabilidad, después de que el día 24 de marzo se diera a conocer una operación de control en la carretera al norte de Colombia, cercana a la frontera con Venezuela, en la que la policía de dicho país capturó un lote de armas de guerra en un vehículo civil.

“Las investigaciones revelaron que se trataba de un sofisticado arsenal cuyo destinatario era un grupo de exmilitares y paramilitares venezolanos y colombianos, que se entrenan en campamentos ubicados en territorio de Colombia.

“El día 26 de marzo, el señalado, Clíver Alcalá, ofreció una declaración ante un medio de comunicación colombiano –desde su residencia en la ciudad de Barranquilla, Colombia– en la que confirmaba su participación en los hechos denunciados, confesando ser el líder militar de la operación y revelando que las armas fueron adquiridas por orden del señor Juan Guaidó, diputado nacional, quien se hace llamar Presidente interino de Venezuela y funge como operador de Washington en el país. Asimismo, confirmó que el armamento tenía como objetivo realizar una operación militar para asesinar a altas personalidades del Estado y el Gobierno venezolano y producir un Golpe de Estado en Venezuela.

“El señor Alcalá aclaró que las armas fueron adquiridas mediante un contrato firmado por su persona, el señor Juan Guaidó, asesores estadounidenses y el señor Juan José Rendón, asesor político del Presidente Iván Duque, y realizado con conocimiento de autoridades del gobierno colombiano.

“Ante esta confesión, la insólita respuesta del gobierno estadunidense ha sido la publicación de las acusaciones mencionadas al comienzo de esta carta, con la extravagante inclusión del nombre del señor Alcalá, como si fuera parte de las autoridades de Venezuela y no un mercenario contratado por Estados Unidos para llevar a cabo una operación terrorista en contra del gobierno venezolano.

“Como demostración de esta afirmación, no necesito más prueba que mencionar la supuesta captura del señor Alcalá por parte de las fuerzas de seguridad colombianas y su inmediata entrega a las autoridades de la DEA estadounidense, en un curioso acto en el cual el reo, sin esposas, se despedía estrechando las manos de sus captores, justo al pie de la escalerilla del avión que lo llevaría en vuelo especial VIP hacia Estados Unidos, lo que demuestra que en realidad todo ese montaje se trata del rescate de alguien a quien consideran un agente estadounidense.”

Esta sería una historia ideal para el periodismo de investigación si el muro mediático que repite el discurso oficial de la Casa Blanca contra quienes esta considera enemigos no impidiera que algo tan escandoloso se abriera paso entre los contenidos de una prensa que se autoproclama libre. Solo escucharemos repetir a coro las acusaciones contra Maduro y la densa cortina de humo alimentada por Washington favorecerá que el asesino de su propio pueblo en que se convierte cada vez más Donald Trump con su ineptitud para gestionar la pandemia gobierne los Estados Unidos por cuatro años más.

La prensa que todos los días se ceba con la contradictoria y a todas luces fracasada estrategia trumpista frente al Coronavirus hace así sinergia con el uso que su bestia negra hace de la mentira para permanecer en la Casa Blanca durante un nuevo período.

Sabiéndose cercado por Washington y los medios de comunicación corporativos, Nicolás Maduro acude a la solidaridad no siempre esperable de los gobiernos. Estos, salvo excepciones, más comprometidos con la conveniencia que con la verdad  tendrían que sopesar si un Donald Trump reeelecto favorece los intereses de sus países, o si por el contrario los hundirá aun más en un mundo cada vez más caotizado donde las más increíbles historias del cine y la literatura se están tornando realidad.

(Al Mayadeen)