Ir para o conteúdo

La pupila insomne

Tela cheia Sugerir um artigo

La pupila insomne

3 de Abril de 2011, 21:00 , por Desconhecido - | No one following this article yet.
Licenciado sob CC (by)

Todos tenemos la responsabilidad de superar esos daños. Por Miguel Díaz-Canel Bermúdez

4 de Outubro de 2022, 10:51, por La pupila insomne

Declaración de Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, en La Coloma, Pinar del Río, el 2 de octubre de 2022. (Versiones Taquigráficas – Presidencia de la República)

Un huracán en pocas horas nos destruye a mayor velocidad que a la que podemos recuperarnos, esa es una primera lógica que hay que tener; pero eso no nos puede derrotar, lo que hay es que unir esfuerzos, unir talentos, unir brazos, unir disposición.

También la gente se choquea, hay que salir de ese letargo de afectación y empezar a trabajar, y ahí entonces vemos cómo con ese trabajo se empieza a avanzar día a día arrancándole pedazos a la afectación.

Hay que decir que a cinco días ya Mayabeque está prácticamente recuperada, La Habana está bastante recuperada; se recuperó la Isla de la Juventud.  Nos quedan más complicadas las provincias de Artemisa y Pinar del Río en las que los daños fueron más grandes.  En la misma medida en que están terminando los otros, vienen más fuerzas para acá; pero lo que se ha hecho es heroico.

Yo sé que esto causa mucha molestia en las personas porque además de la situación acumulada que teníamos ya en la vida, dura, viene entonces otro grupo de afectaciones que provocan daños, endurecen la vida cotidiana; pero aquí hemos tenido ciclones en los cuales, para recuperarnos, hemos demorado 19 o 20 días.  Hay una parte importante de provincias que ya se recuperaron en cinco días; estoy convencido de que con un trabajo intenso la semana que viene aquí esto va a tener otra cara, y después, la otra semana, ya estaremos casi en la recuperación total, fundamentalmente de la electricidad, de las comunicaciones y empezaremos con la vivienda.  La vivienda siempre nos va a llevar mayor tiempo; pero cuando uno ve que hay la capacidad de movilización, hay la disposición de la gente para participar y que se empieza a avanzar día a día a ritmos altos en un grupo de lugares, nos da seguridad de que podemos vencer esta situación.

Por otra parte, todo lo que hagamos lo tenemos que hacer mejor.  Por ejemplo, el trabajo que se ha hecho hoy en la recuperación del abasto de agua en Pinar del Río va a permitir que ahora tenga mejor solución de agua en las tres conductoras que la que tenía antes del ciclón.  Ese es el concepto de trabajar todos, lo que hagamos aquí es para mejorar La Coloma, y así en cada poblado a partir de lo que vayamos haciendo.

Ante esto hay diferentes actitudes: hay una parte de la población que de inmediato se incorpora, de inmediato empieza a trabajar en lo suyo y después va  trabajando en lo social, y ahí se va combinando lo personal, lo familiar y lo social.  Hay otras personas que se aturden más, que cuesta más trabajo impulsarlas, pero después, poco a poco, cuando van viendo la incorporación de los demás también se van incorporando.

Hay un grupo de personas que en la misma medida en que avanza la recuperación, como son los que están en los lugares más complicados que avanzan menos, o que van viendo que otros avanzan a mayor velocidad, empiezan a tener preocupaciones lógicas y hacen reclamaciones; desde una posición cívica, desde una posición decente hacen manifestaciones lógicas de las preocupaciones que tienen, y para eso todos los cuadros, todos los dirigentes tenemos que estar en función de explicar constantemente. Recuerden que ahora la información se afecta porque al no tener electricidad en un grupo de lugares no llega la televisión, no llega la radio, y es muy importante que todos los días, en todos los lugares, haya determinados horarios en que le informemos a la población por dónde andamos, cuáles son las dificultades, en qué vamos avanzando, en qué no avanzamos, qué nuevas cosas hay que hacer, qué nuevas cosas hay que propiciar.

Y, lamentablemente, hay un grupo de personas que de una manera muy vulgar, yo diría que de manera indecente –independientemente de las afectaciones que tengan, porque fíjense que están los otros, que es la mayoría, que actúan de otra manera–, hacen unos reclamos desde posiciones de incomprensión total, retando, ofendiendo.  ¿A quiénes están ofendiendo, a la misma gente que están en función de resolverles sus problemas?  ¿Cuál es la lógica de eso, o a quién están sirviendo? ¿A quiénes están convocando para que les vengan a resolver los problemas, si están yendo directo contra la gente?  Sería más útil que con todas esas preocupaciones que puedan tener se pusieran a ayudar a los que están en los lugares trabajando por ellos.  Eso no lo podemos permitir.  Manifestaciones de ese tipo no tienen legitimidad.  La preocupación y el planteamiento honesto, el planteamiento decente en medio de una situación difícil lo aceptamos y lo atendemos.

La principal preocupación del país es cómo de la manera más rápida posible nosotros podemos salvar toda esta situación y mejorar dentro de esta situación; pero a estos que actúan de esa manera, que reclaman todos los derechos que da la Revolución pero que aportan poco, hay que enfrentarlos, enfrentarlos con argumentos.  Aquí hay que tener en cuenta una cosa: nosotros estamos construyendo una sociedad socialista con mucho trabajo por un bloqueo que no nos deja avanzar en esa construcción socialista; pero una sociedad socialista se construye desde una centralidad en el trabajo, donde la gente aporta y recibe por lo que aporta.

Hay mucha gente que cree que todo hay que dárselo, que todo hay que ponérselo en las manos, que todo hay que resolvérselo y ellos no participar.  En ese grupo de personas aprovechan los que están alentados por los odiadores, los que en estos momentos están más preocupados por el avance de la restauración de los daños en Cuba que por las afectaciones que hay en otros lugares del área, donde se avanza menos en la recuperación y que también han sido golpeados por ciclones en estos tiempos, para hacer otro tipo de expresiones, expresiones contrarrevolucionarias, tratando de hacer hechos vandálicos como es cerrar vías, tirar piedras contra lugares económicos o sociales.  Eso se va ya de la ley, y esas situaciones se atenderán con el rigor de las leyes que en nuestra sociedad, desde la Constitución y desde el derecho, protegen la estabilidad de la población, protegen la convivencia social adecuada para que haya paz, para que haya armonía, para que entre todos podamos trabajar.

Hay gente que, lamentablemente, se han manifestado –son los menos–, pero se han manifestado de esa manera y sabemos todos los nexos que tienen con toda esa contrarrevolución que desde el exterior empieza a alentar y empieza a pagar ese comportamiento.

Creo que la mayoría lo que está haciendo es incorporándose, participando, planteando preocupaciones, proponiendo cosas que se pueden mejorar, y en eso, en conjunto con todas las instituciones, tenemos que trabajar y avanzar.  Pero lo otro lo vamos a enfrentar desde el Derecho, desde las leyes, tal como está establecido, como lo refrenda nuestra Constitución en función de tener tranquilidad ciudadana, en función de que no se altere el orden público, en función de que no se altere el orden ciudadano; porque, además, esas mismas personas que actúan de esa manera tienen todas las garantías que se dan en Cuba y son atendidas, y nadie dice: “a ti te pasó el ciclón y porque actúas así no te vamos a atender”. No, a todos se les atiende y se les busca también solución a los problemas que tienen.

Creo que esa es la concepción con la que tenemos que trabajar, la que tenemos que compartir, lo que tenemos que transmitir, lo que tenemos que comunicar, lo que le tenemos que explicar a todo el pueblo.

Yo diría también que hay tiempo récord. Una ciudad tan compleja, una capital tan compleja como La Habana que en cinco días tenga los niveles de recuperación que tiene hoy es un récord, y han ido logrando esos niveles de recuperación, como están trabajando los de aquí de Pinar del Río, los que están en Artemisa y los que están en otros lugares, y esos merecen reconocimiento.  Pero también hay que apoyar.  Alienta mucho cuando una brigada está trabajando en un poste, en un tendido y hay una parte de la población ayudando a abrir el hueco o creando las condiciones para quitar los palos que molestan, y entre todos vamos avanzando, y entre todos vamos sintiendo ese triunfo en el avance y entre todos vamos logrando más rápido volver a una condición de normalidad.

Esta es una provincia que ha sido muy afectada históricamente por los ciclones, en la cual todavía tenemos deudas de ciclones anteriores, y cuando tengamos más disponibilidad de recursos hay que terminar de saldar esas deudas para estar al día en todo este tipo de afectaciones a las que se les suman las de ahora, que no son pocas, ya había más de 29 000 viviendas afectadas en el territorio (Le dicen que 5 000 entre derrumbes totales y parciales ahora).

Entre todas las provincias afectadas hay más de 40 000 viviendas que necesitan acciones de revitalización, de mejoras, de reparación o incluso de construcción desde sus cimientos, porque fueron destruidas totalmente.

Hoy veo un espíritu distinto en Pinar del Río, la gente ha ido saliendo del golpe, se ve trabajo en todos los lugares.  Hay que destacar también la incorporación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Ministerio del Interior y las otras instituciones; cómo han acudido allí los jóvenes, estaban en todos los organopónicos, se estaba trabajando. 

Y a que todo lo que hagamos lo hagamos mejor que como estaba antes es a lo que convocamos. Así es como están trabajando los pinareños y así es como está Cuba comprometida también para trabajar por Pinar del Río, para trabajar por Artemisa y para terminar lo que nos va quedando en las otras tres provincias y en el municipio especial Isla de la Juventud que fueron afectados.

¡Hay que ponerle el pecho a las balas! Esto lo tenemos que resolver por nosotros mismos, con nuestro esfuerzo, con nuestro talento y avanzando; no es solo resolviendo la adversidad, sino superando esa adversidad.

Mucha paciencia en los cuadros, porque la gente también está en una situación muy compleja, como están en una situación compleja también los cuadros, porque esos que están dando la cara y están tratando de explicar y están tratando de convocar también tienen sus viviendas destruidas, tienen problemas familiares como los tienen ustedes aquí y como los tienen los trabajadores, pero entre todos es como podemos vencer esto.

Nadie tiene la culpa de que nos pase un ciclón, nadie tiene la culpa de que un ciclón haya destruido las cosas. Lo que sí todos tenemos la responsabilidad de superar esos daños.  ¡La responsabilidad sí es de todos!  Y tiene que ser así, con el esfuerzo y con la convicción de que lo podemos enfrentar.

(Aplausos y Exclamaciones.)

(Granma)



Para ganar la guerra del desespero. Por Julián Gutiérrez Alonso

2 de Outubro de 2022, 17:23, por La pupila insomne

Dsde el inicio de la Revolución, tan temprano como el 1960, Lester Mallory, en un informe al presidente Eisenhower le decía, entre otras cosas, que lo único que iba a lograr derribar a Fidel era la “guerra del desespero”.

índiceConsidero que en ese inicio era muy difícil convencer al pueblo cubano de que la Revolución les iba a traer penurias, hambres y escaseces que los llevaran al desespero. En ese entonces pasarse una semana sin electricidad no era un problema para muchos cubanos que no conocían la electricidad. Mucho menos los servicios de agua y otras cosas más. Por eso tuvieron que intentar otras vías como las invasiones, sabotajes, intentos de asesinato y otros.

Hoy cambia la situación y cuando nos pasamos tres días sin electricidad ni agua ya la “guerra del desespero” tiene más utilidad para los que desean que volvamos al sistema anterior y provocan a los que no vivieron esa época y a los que la olvidaron.

Dicen nuestros dirigentes que debemos respetar el derecho a protestar de manera pacífica y lo comparto. Pero cuando veo personas que inducidas desde el exterior ejecutan actos que dañan los derechos de todos al libre tránsito, a la tranquilidad ciudadana, a un país sin violencia, sin torturados ni desaparecidos, ejecutando lo que quienes desean retrotraernos al capitalismo tienen diseñado para este momento, aprovechando para ello lo que Mallory describió, me pregunto: ¿Es válido protestar para que volvamos al analfabetismo, a la privatización que hace impagables la electricidad y agua en muchos lugares, o para perder todos los derechos a la inviolabilidad de la persona humana que nos ha dado la Revolución? No creo que el derecho a ir contra esos otros derechos que hemos conquistado esté por encima de los demás.

¿Qué podemos decir? Los inconformes sí merecen ser escuchados y y todos merecemos información, pero no el derecho a la violencia contra los derechos de todos. Violencia contra todos es cerrar una vía, incendiar objetos para obstruirlas o dañar un contenedor de basura, por sólo citar algunos ejemplos de lo que he visto por estos días. Considero que no podemos basarnos solo en la TV, la Radio, los periódicos o las redes digitales. En momentos como los que estamos viviendo hoy, y otros similares, mucha gente no tienen acceso a ninguna de estas vías. Incluso, en tiempos normales, muchos de estos inconformes no utilizan estos medios y una cifra no despreciable cuando más usan las redes en las que predominan los odiadores a pesar de la lucha que muchos desarrollan brindando amor en ellas.

Creo que debemos crear mecanismos innovadores que permitan llegarle a las amplias mayorías con informaciones veraces de nuestro proceso social y sumarlos a participar en él. No “teques” políticos sin contenido informativo. La verdad de nuestro sistema siempre va a convencer y estoy seguro que si lo logramos le vamos a vencer a la “guerra del desespero” que nos quieren hacer.

No debemos olvidar lo que nos advertia Fidel desde el Aula Magna de la UH un 5 de noviembre de que solo nosotros podríamos destruir la Revolución, o su biblia de la Revolución del 1ero de Mayo del 2000.

Luchemos por la Revolución por siempre que es la única que nos va a dar los derechos que merece este sacrificado pueblo que es luchar con todos y por el bien de todos., ampliando derechos como acabamos de hacer con el nuevo Código de las familias



«DEJA QUE #CUBA SE RECONSTRUYA»: Llamado urgente a Joe Biden

1 de Outubro de 2022, 15:38, por La pupila insomne

❤ Líderes y activistas preocupados en los Estados Unidos han hecho un llamado urgente en la edición dominical del New York Times, exigiendo a Biden que levante temporalmente las sanciones y permita que Cuba compre los suministros que se necesitan con urgencia para la reconstrucción después del huracán Ian.

🌀 Biden necesita actuar ahora mismo para ayudar al pueblo cubano. El huracán Ian causó una gran devastación. La red eléctrica resultó dañada y el sistema eléctrico colapsó. Más de 50.000 viviendas han quedado completamente destruidas o gravemente dañadas.

Llamamiento urgente al presidente Biden

Las sanciones y el embargo de Estados Unidos impiden que Cuba se reconstruya después del huracán Ian.
La Administración Biden necesita actuar ahora mismo para ayudar al pueblo cubano. El huracán Ian causó una gran devastación. La red eléctrica resultó dañada y el sistema eléctrico colapsó. Más de cuatro mil viviendas han quedado completamente destruidas o gravemente dañadas.
Se debe permitir a Cuba, aunque sea por los próximos seis meses, comprar los materiales de construcción necesarios para RECONSTRUIR. Los cubanos se enfrentan a una gran crisis humanitaria a causa del huracán Ian.
A pesar de la conocida preparación de Cuba para los desastres naturales, el daño de este huracán ha sido inmenso. En la provincia occidental de Pinar del Río, famosa por su producción de tabaco, más de 5.000 fincas fueron destruidas. En pueblos pequeños como San Luis, el 80% de todas las casas quedaron dañadas.
Personas de todo el mundo están ansiosas por vender materiales de construcción y brindar ayuda, pero la política estadounidense de sanciones y embargo contra Cuba amenaza a las empresas estadounidenses y de otro tipo con hacer negocios con Cuba, incluso para los bienes y materiales más básicos. Esta misma política también disuade y hace casi imposible que las organizaciones en los EE. UU. envíen ayuda de manera oportuna.
A Cuba también se le impide procesar muchas transacciones financieras porque la administración Trump la colocó absurdamente en la lista de patrocinadores estatales del terrorismo simplemente por albergar conversaciones de paz reconocidas internacionalmente en Colombia.
Es inconcebible emprender un castigo colectivo contra todo un pueblo impidiendo que Cuba compre materiales de construcción o reciba ayuda en esta hora crítica.
El presidente Biden dejó de lado la política de la Guerra Fría, ¡incluso durante seis meses!
El pueblo de Cuba es parte de nuestra familia, la familia humana. No permita que las políticas obsoletas de la Guerra Fría impidan que el mundo ayude al pueblo cubano a poder reconstruir y regresar a sus hogares, reconstruir la red eléctrica y tener agua potable limpia y acceso a alimentos. ¡El momento de actuar es ahora!
Cuba es nuestro vecino. ¡Gente de todo el mundo quiere ayudar!

CÓMO PUEDES AYUDAR:

✅ UNETE y escribele a Biden
https://letcubalive.info/Sign

✅ DONA para enviar ayuda material a Cuba
https://letcubalive.info/Donar

✅ COMPARTE en redes sociales: #ByeByeBlockade #MejorSinBloqueo
https://letcubalive.info/Social-Media

LET CUBA REBUILD
Urgent Appeal to President Biden

The US sanctions and embargo are preventing Cuba from rebuilding after Hurricane Ian.
The Biden Administration needs to act right now to help the Cuban people. Hurricane Ian caused great devastation. The power grid was damaged, and the electrical system collapsed. Over four thousand homes have been completely destroyed or badly damaged.
Cuba must be allowed, even if just for the next six months, to purchase the necessary construction materials to REBUILD. Cubans are facing a major humanitarian crisis because of Hurricane Ian.
Despite Cuba’s well-known preparedness for natural disasters, the damage from this hurricane has been immense. In the western province of Pinar del Rio, famous for its tobacco production, over 5,000 farms were destroyed. In small towns like San Luis, 80% of all homes were left damaged.
People from around the world are eager to sell construction materials and provide aid, but the US policy of sanctions and embargo against Cuba threatens US and other companies from doing business with Cuba — even for the most basic goods and materials. This same policy also deters and makes it nearly impossible for organizations in the US to send aid in a timely manner.
Cuba is also prevented from processing many financial transactions because the Trump administration absurdly placed it on the State Sponsors of Terrorism list simply for hosting internationally recognized peace talks in Colombia.
It is unconscionable to engage in collective punishment against an entire people by preventing Cuba from purchasing construction materials or receiving aid at this critical hour.
President Biden put Cold War politics aside — even for six months!
The people of Cuba are part of our family — the human family. Don’t let outdated Cold War politics prevent the world from helping the Cuban people be able to rebuild and return to their homes, rebuild the electrical grid, and have clean drinking water and access to food. The time to act is now!
Cuba is our neighbor. People around the world want to help!

info@peoplesforum.org
+1 347-695-1095
https://letcubalive.info/

info@peoplesforum.org
+1 347-695-1095
https://letcubalive.info/



Médicos cubanos en México. Por Ángel Guerra Cabrera

1 de Outubro de 2022, 9:18, por La pupila insomne

 Cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el acuerdo con  su homólogo cubano Miguel Díaz-Canel para que médicos cubanos vinieran a  prestar sus servicios en México, ardió Troya. 

Se desató una campaña de mentiras y calumnias sin límites contra los profesionales cubanos proferidas por políticos, mayormente del Partido Acción Nacional(PAN), intelectuales orgánicos del antiguo régimen y medios rabiosamente opositores, que son la gran mayoría. Según  ellos  de la isla vendrían “supuestos” médicos, espías, adoctrinadores. Pusieron en duda su competencia profesional y hasta la validez  de sus títulos, dijeron que venían a arrebatar el trabajo a médicos mexicanos. Como si desde hace muchos años no existiera un reconocimiento de la  comunidad médica y las agencias especializadas internacionales hacia el rotundo éxito y las prácticas éticas del sistema de salud, de  las ciencias médicas y de la cooperación médica que presta Cuba en  la actualidad a  59 naciones.

En  un  país donde estamos  acostumbrados a la mendacidad más vulgar y soez de los políticos de derecha y de la inmensa  mayoría de los medios contra los  dichos y  hechos de AMLO y  del gobierno de la 4T, llegó a asombrar la impudicia de la campaña contra la eventual llegada de los médicos cubanos. Más aun cuando en México la derecha –salvo la más extremista- no es amiga del ataque desembozado contra Cuba pues cuando lo ha  hecho no le ha ido bien. No  faltó la canallesca acusaron, copia del discurso del Departamento de Estado de  Estados Unidos y de la contrarrevolución de Miami, de que la colaboración médica que brinda el gobierno cubano equivale a tráfico humano y explotación de los profesionales.  

Muy destacado en el activismo contra los médicos de la isla ha sido el senador del PAN Julien Rementería, a su vez conectado con Orlando Gutiérrez Boronat, quien ha pedido la invasión de Cuba por las fuerzas armadas de Estados Unidos. Boronat es líder  del llamado Directorio Democrático Cubano, radicado en Miami  y financiado por el National Endowment for Democracy(NED), reconocida pantalla de la CIA. Para qué tanta faramalla si al fin y al cabo serán sus pacientes en México, quiénes con más autoridad juzguen a los médicos cubanos.

No me cabe duda que una vez más la derecha quedará vestida y con crespos sin  ir a la fiesta pues sé perfectamente la cosecha de nobleza y buenas prácticas que dejan los médicos cubanos en todas partes. Ya se  ha visto en México cuando una brigada médica de la isla estuvo 40 días atendiendo decenas de miles de pacientes en el Istmo de Tehuantepec después del sismo de septiembre de 2017, y dejó tras de si una ola de cariño y admiración por su comportamiento ejemplar. De la misma manera  que los cientos de doctores cubanos que trabajaron  codo a codo con sus colegas mexicanos en la atención de  pacientes de la covid-19  en los momentos más dramáticos de la pandemia.

Ahora la buena noticia es que ya han  llegado 270 especialistas cubanos  a  trabajar en IMSS Bienestar. Ubicados 92 en  Nayarit,  52 en Colima, 38  en Oaxaca, 10 en Zacatecas, 48 en Campeche, 15 en Sonora(Cananea),  10 en  Baja California Sur y 2 en labores de coordinación de la brigada a escala federal.  Como es conocido, se libró una convocatoria para cubrir plazas de especialistas en IMSS Bienestar y miles no fueron ocupadas. De modo que ningún médico mexicano ha sido ni  será desplazado por un colega cubano.  El convenio entre los dos países sobre el trabajo de los cubanos en México se observa con  el mayor rigor. Su base es el contrato voluntario que firma cada profesional de la isla. Los cubanos asisten a un curso de inducción de tres días al arribar a los estados y luego, al llegar a los hospitales, pasan por una etapa de familiarización con los protocolos clínicos, el funcionamiento y la organización. En  ningún  caso atienden pacientes hasta recibir la reválida de sus títulos de médicos y especialistas por la  Secretaría de Educación Pública, así como su cédula profesional.

En la etapa de mayor delirio de la campaña anticubana, un médico presentado como eminente por un conocido conductor de televisión afirmó olímpicamente que la vacuna cubana Abdala, por cierto, ya aprobada por Cofepris para su uso de emergencia, aun no había concluido el protocolo clínico, cuando en Cuba y otros países ya se habían aplicado millones de dosis y comprobado su capacidad de producir anticuerpos contra la variante Omicron en el ciento por ciento de los casos.

Cuba, que combatió la pandemia con recursos y vacunas propias en  medio de una cuel  guerra económica sin precedentes, muestra una taza de letalidad de 0.81 por ciento en pacientes de covid-19, contra 1.53 mundial y 1.86 en las Américas  y registra 97.8 por ciento de paciente recuperados en una lista seleccionada de diez países. La isla envió 58 brigadas médicas a 42 países y territorios para ayudar al combate  de la enfermedad.

“Los éxitos de Cuba son el producto de una priorización de salud al más alto nivel y de un compromiso admirable de sus autoridades, los profesionales de la salud cubanos y la población que también se responsabiliza por su propia salud y la de sus comunidades», ha afirmado la Directora de la Organización Panamericana de  la Salud, Carissa Etienne.    A su vez, la doctora Margaret Chan,  directora hasta 2017 de la Organización Mundial de la Salud ha dicho: Cuba no está comprometida solo con la salud de su pueblo, sino con la de la región y otras partes del mundo gracias a la solidaridad.

@aguerraguerra



Cuba, el huracán y la palma. Por Iroel Sánchez

30 de Setembro de 2022, 15:50, por La pupila insomne
Todos hemos sido afectados por el impacto del huracán Ian. Es comprensible la lógica irritación de quienes llevan varios días sin servicio eléctrico: la pérdida de alimentos o el llanto de un niño que no se duerme debido al calor no generan calma sino desesperación. Pero veo gente aprovechando las penurias eléctricas en Cuba para llamar a la violencia… de lejos. Son los mismos que han llevado a un extremo violentísimo el ya violento bloqueo. Estarían felices de un muerto para convertirlo en bandera y llamar a la intervención militar que tanto desean. La mayoria de los cubanos no les hace caso pero puede haber quien les regale un grito con la consigna que quieren escuchar y les envíe el video para que moneticen sus sucios perfiles. Sin embargo, no he visto un solo acto de violencia de las autoridades que han acudido contra quien ha expresado públicamente su irritación en estas difíciles circunstancias, algo que sería un tesoro con el que los enemigos de Cuba puedan justificar su odio.

Es la hora de la serenidad, de argumentar, explicar y comunicar, oportuna y pacientemente, también de saber diferenciar entre la protesta que surge de la falta de información en una situación tan difícil, de quien se presta como peón del veneno. Tenemos organizaciones, delegados y Consejos populares para, al margen de la prensa y el mundo digital, hacer llegar la información oportuna a cada ciudadano, donde eso falla, fallamos, son gente ejemplar que sufre penurias al igual que todos pero necesitan que se les brindem datos y argumentos para hacer ese trabajo insustituible. Como ellos, los cubanos buenos son más, muchos más y prevalecerán, como la palma enhiesta de Carlos Enríquez y Sindo Garay ante el viento de la dura tempestad. Prevalecerán aún desde esta hora difícil. Son los que prefieren trabajar por el bien común, esos que vemos arrimando el hombro para dar luz, agua e higiene para todos.