Aller au contenu

La pupila insomne

Retour à La pupila insomne
Plein écran Suggérer un article

Aumento salarial en Cuba: “Le viramos la mesa”.  Por Rafael Emilio Cervantes Martínez

July 9, 2019 16:57 , par La pupila insomne - | No one following this article yet.
Viewed 12 times

El viernes último el compañero Iroel Sánchez en videoconferencia dialogó con los claustros universitarios del MES sobre la lucha ideológica a través de las redes sociales. Antes de comenzar, mientras se ponía a punto la técnica, me comentó que, “con este aumento salarial les viramos la mesa”.

Pensando en expresión tan ilustrativa se inspiran estas notas. Lo primero es que los enemigos de la Revolución desde sus figuras más prominentes por su influencia en la política norteamericana hacia Cuba como los grandes medios y los domesticados cazadores de infortunios que pretenden erigirse en un nuevo modelo de “prensa libre”, no han podido articular una sola idea coherente sobre la decisión. Francamente, no la esperaban.

Una escalada de medidas han lanzado contra Cuba en solo meses, otras tantas ya habían sido adoptadas desde el inicio de la actual administración por la realeza de halcones de la ultraderecha norteamericana, tan halcones que unos quedan asombrados con el desempeño de los otros. Trump admira a Bolton y a su vez lo regula, lo cree capaz de cualquier cosa.

Puesta la luz verde a la política confrontacional, se activó por primera vez en 23 años el titulo tercero de la ley Helms Burton, Cuba aparece en la lista sobre el tráfico de personas, se interfieren todo tipo de intercambios de orden académico, cultural, deportivo y científico entre ambos pueblos, por solo citar algunos. Se amenaza a la línea de barcos que transportan el combustible a la isla, se obliga a decir adiós a los puertos cubanos a las líneas de cruceros, se mantienen todas las medidas del bloqueo y se refuerzan, se intensifican las campañas de calumnias y mentiras de todo tipo, se aprueban nuevos fondos para la subversión política.

Nada es suficiente mientras no caiga la Revolución, los que proclaman el apoyo a la libertad y la democracia concuerdan que ese es el modo más expedito, “que se afecten todos”, las empresas y granjas del pueblo, los trabajadores del sector privado, los cooperativistas en general, las escuelas, universidades, hospitales, consultorios, los enfermos. Piensan cuanto mayor sea el caos y la desesperación tanto más cerca estará el levantamiento del pueblo y se habrán realizado sus sueños. Una prospectiva que no toma datos de la Historia ni del presente.

La administración anterior avanzó por otro camino para los mismos propósitos y no lo ocultó nunca. Reconocía que a estas políticas a las que se vuelve hoy, estaban probadamente fracasadas y sus voceros vivos dentro de la política norteamericana insisten en que no le hicieron concesión alguna al gobierno cubano. No estaban traicionando las pretensiones históricas del imperio, “solo prestaban un servicio más inteligente a la nación”.

Cuando una potencia mundial con el poderío de los Estados Unidos de América decide una ofensiva de tal magnitud contra un país de gigantesca estatura moral en el mundo, con invulnerabilidad militar, pero pequeño en lo económico, geográfico y poblacional, el asunto se torna sin dramatismos, en quién vence a quién. Cuba no está realizando acción de ningún tipo contra los Estados Unidos y ha aprendido a no dejarse provocar.

Cuba es solidaria con la Venezuela Bolivariana y con numerosos países del mundo sobre la base del más absoluto respeto a los principios del derecho internacional. Venezuela resiste también la embestida imperial, ante todo por el respaldo de la mayoría de su pueblo que ha sabido sobreponerse a todo tipo de golpes provenientes del mismo monstruo.

Desde un enfoque liberal solo quedaba esperar noticias desde Cuba anunciando medidas de austeridad y recortes, las agresiones debían llevar concretamente a que la gente viviera cada vez peor. Es por eso que el Presidente de los Consejos de Estado y Ministros, compañero Díaz-Canel, ha reiterado que al imperio solo le llegarán malas noticias.

La decisión de este importante aumento del salarios en todo el sector presupuestado del país que abarca a más de un millón de trabajadores y trabajadoras, fuerza esencial para el desarrollo del país, es de las peores noticias que podían recibir.

Hoy escuchaba las expresiones de alegría y apoyo del periódico Guerrillero de Pinar del Rio y es el sentir de todos los sectores y el pueblo. Una inyección de compromiso por ser más eficientes y productivos se observa en el país. Mejora la familia cubana en general, que tiene uno o varios de sus miembros beneficiados.

¿Pero cómo se fundamenta económicamente una medida de tal envergadura en medio de condiciones tan difíciles? El Ministro de Economía y Planificación y las Ministras de Trabajo y Seguridad Social y de Finanzas y Precios daban junto al Presidente los argumentos fundamentales. Es una decisión que responde a la situación actual que vive el país, responde a análisis hechos con diferentes sectores de la sociedad, tiene un enmarcamiento que no incrementa el déficit previsto para el presupuesto, no hay fundamento por el costo para ningún aumento de precios que anule los efectos de la medida, se hace un llamado a optimizar la ejecución del presupuesto para apoyar la medida y al sector no estatal a comprender el sentido de justicia que encierra y ser consecuentes en su papel en la economía, especialmente en cuanto a no realizar aumentos de precios.

Se trata de una redistribución interna de los gastos del presupuesto a favor del salario del sector presupuestado, de dar una valiente, clara y decidida respuesta al mejoramiento de los ingresos reales por concepto de salario a los y las trabajadoras del mismo, luego de hacer previamente importantes acciones en el sector empresarial. Puede el socialismo tomar este tipo de medidas en tiempos difíciles porque es una decisión soberana de los dueños de los medios fundamentales de producción que tributan en lo fundamental a la conformación de ese presupuesto y del cual se beneficia de forma universal por los servicios esenciales que respalda financieramente, la totalidad de la población cubana.

Y optimizar el gasto presupuestario no significa necesariamente que se dejen de realizar actividades necesarias, significa que debemos y podemos pensar de forma innovadora en cómo las hacemos y cómo las financiamos. Por ejemplo, una reunión puede realizarse de forma virtual y ahorrar miles de pesos al presupuesto del país, un control puede realizarse de modo más integrado al sistema de actividades de una organización y se ahorran recursos, la integración de actividades similares realizadas de forma paralela por dependencias de una o varias instituciones puede traducirse también en ahorro de recursos, la optimización de las actividades para hacer las verdaderamente necesarias y que las que se realicen se haga con optimización del tiempo y la pertinencia de sus acuerdos. Son algunas muestras pequeñas para generar disponibilidad de recursos presupuestarios y encauzarlos en esta dirección principal.

Al mismo tiempo, se orienta buscar las reservas de ofertas de bienes y servicios que pueden hacer frente, cualitativa y cuantitativamente, al incremento de la demanda por este importante incremento del salario por cerca de7 mil millones en salario y unos 700 millones en pensiones cada año. Esferas como las comunicaciones y los servicios bancarios tienen aquí un importante papel que jugar.

Con esta y muchas otras miradas recibimos la medida que es un digno reconocimiento a los héroes y heroínas de cuyos hombros dependió el mantener en alto las conquistas sociales de la Revolución en la salud y la educación, las potencias de nuestras fuerzas productivas en la ciencia y los servicios vitales para la nación en diferentes campos.

Sí Iroel, le viramos la mesa de este ajedrez al imperio y salimos con las blancas.


Source : https://lapupilainsomne.wordpress.com/2019/07/09/aumento-salarial-en-cuba-le-viramos-la-mesa-por-rafael-emilio-cervantes-martinez/