Ir para o conteúdo

La pupila insomne

Tela cheia Sugerir um artigo

La pupila insomne

3 de Abril de 2011, 21:00 , por Desconhecido - | No one following this article yet.
Licenciado sob CC (by)

#LaPupilaTv: ¿Seremos máquinas de nuestras máquinas? (video)

25 de Maio de 2018, 12:11, por La pupila insomne

El ciberactivista y fundador de la Red Internacional de Software Libre, Enrique Amestoy, nos habla en esta Pupila Asombrada sobre las tecnologías de la información y las comunicaciones, que puede servirnos para liberarnos pero pueden también ser un instrumento de opresión de coartar las libertades humanas.



Diez respuestas a Argos. Entrevista con Anabel Madiedo

24 de Maio de 2018, 18:54, por La pupila insomne

Estas son mis respuestas a un cuestionario que me enviara la compañera Anabel Madiedo para la Agencia Argos. 

Anabel Madiedo: Conocemos que Ud. estuvo en la guerra de Angola, ¿puede transmitirnos algunas de sus experiencias en esa misión internacionalista?

Iroel Sánchez: Al igual que cientos de miles de cubanos participé como combatiente internacionalista en Angola. En mi caso en la zona Sur, en la dirección Menongue-Cuito Cuanavale -específicamente la mayor parte del tiempo en el cruce del río Longa, ubicado a mitad de camino entre ambos puntos, entre enero de 1988 y marzo de 1989. Mis experiencias son las de muchos cubanos que en esos días no retrocedimos frente al hostigamiento de la artillería y la aviación sudafricanas y sus aliados de la UNITA, que a pesar de que se ensañaron con nuestros compañeros de Cuito no dejaron de ocuparse de nosotros. También las de la solidaridad para enfrentar carencias y enfermedades y las de vivir el heroísmo y la responsabilidad con las que muchachos de apenas 17 años asumían las misiones más arriesgadas. Sobre uno de ellos, caído allí, y a cuyo padre tuve el honor de conocer más tarde, José Ángel Valera Pérez, he escrito una pequeña crónica y no dejo de estremecerme al recordar su nombre.

AM: Sabemos que es ingeniero, periodista y que trabaja actualmente en el Ministerio de Comunicaciones y que ha tenido varias responsabilidades en Cuba, ¿en cuál de ellas ha aprendido más para enseñar a los demás?

IS: Cada tarea es diferente y todas nos dejan experiencias, no tanto para enseñar, sino para compartirlas desde la participación en los nuevos compromisos ante los que la vida nos va colocando. Del trabajo profesional en la UJC, el idealismo, el desinterés de muchos compañeros, como Alejandro Herrera, tan tempranamente fallecido y de quien no me canso de decir que es la persona de mi generación más parecida al Che que he conocido. En la dirección de la Editora Abril mucho aprendí de Alex Pausides, poeta y editor que me introdujo desde su humildad en el trabajo editorial y me transmitió su vocación de hacer libros en los años más duros del Periodo Especial. Luego, con el apoyo de Fidel, logramos recuperar y sacar nuevamente adelante las publicaciones periódicas y hasta pudimos participar con la elaboración de materiales urgentes para difundir internacionalmente la lucha por el regreso del niño Elián González.

Del paso por la dirección del Instituto del Libro, la posibilidad de trabajar e intercambiar frecuentemente con conocedores de nuestra cultura como Ambrosio Fornet, Antón Arrufat, Senel Paz y muchos otros, fue un gran aprendizaje, y también de lo que puede hacerse cuando se unen voluntades institucionales para multiplicar eventos como la Feria del Libro, el Festival Universitario del Libro y la Lectura o La noche de los libros.

Igualmente armar desde cero proyectos como La Jiribilla y EcuRed que hoy perduran para bien de la expresión de nuestro país en la Internet. Pero aun con 53 años aspiro a tener más por aprender que para enseñar.

AM: ¿Desde cuándo conoce a la Agencia de Información ArgosIs-Internacional y que piensa sobre ella?

IS: Creo recordar que desde los primeros años de abrir el blog ya vi informaciones por correo electrónico de ArgosIs-Internacional y su trabajo con la difusión de información alternativa que me parece valioso, al igual que la articulación que hace en Facebook para difundir verdades sobre Cuba.

AM: ¿Considera Ud. que es o no beneficioso para el proceso revolucionario cubano que se utilice el término ‘transición’, como si fuéramos a pasar al socialismo, cuando en la vida real estamos en Revolución viva, porque llevamos más de 55 años bajo un criminal bloqueo impuesto por las administraciones norteamericanas?

IS: El término transición señala el paso de un estado, condición o etapa a otra. Los teóricos revolucionarios han utilizado el término “transición socialista” para referirse a la construcción de la nueva sociedad en Cuba bajo las agresiones que mencionas. No le veo problema alguno al término, a no ser por la suspicacia que pueda despertar en alguien desconocedor de lo anterior el hecho de que la palabra transición ha sido utilizada por la maquinaria de propaganda anticubana para describir el objetivo de su tarea: “cambio transicional”, etc., pero no creo que debamos regalársela, como en cierto momento sucedió erróneamente con otras como “democracia” o “derechos humanos”. Nuestro socialismo, entre otras cosas por los enormes obstáculos que ha debido enfrentar, ha sido y es mucho más un proceso inconcluso que una meta alcanzada, gracias a que la Revolución ha seguido viva entre el pueblo se ha sostenido frente a las agresiones, pero no ha dejado de estar presente el peligro de la reversibilidad, como alertó Fidel en su memorable discurso del 17 de diciembre de 2005 en la Universidad de La Habana, porque aun cuando las metas que hemos alcanzado son hoy parte de una cultura de justicia social, soberanía nacional y solidaridad internacionalista muy arraigada en los cubanos, esa cultura no deja de enfrentar grandes desafíos.

AM: Pocos países permiten que sus nacionales hagan política fuera de sus fronteras en contra de su territorio, y uno es Cuba, donde los mercenarios visitan EE.UU, país declarado enemigo de la Revolución Cubana, se reúnen hasta con funcionarios del gobierno y viven en nuestra isla mejor que un profesional. ¿Considera Ud. que es saludable al proceso que se le facilite tanto terreno a la mal llamada oposición, cuando en la vida real son mercenarios?

IS: Pienso que en estos casos la Revolución ha preferido la denuncia política al empleo de las leyes, a partir de un criterio que toma en cuenta su desventaja mediática y el uso que de un falso martirologio se puede hacer, y muchas veces se ha hecho, aprovechando esa desventaja. También es una prueba del peso mínimo que tienen esas personas en la realidad nacional y de la fortaleza de la Revolución.

AM: En China, Viet Nam, Rusia, y muchos otros países, se permite la reelección indefinida de sus gobernantes. En su opinión, ¿por qué Cuba, siendo un país asediado y en constante actividad revolucionaria, y teniendo su enemigo a solo 90 millas, decidió no solo que el mandato sea limitado a dos períodos de 4 años, sino que separó al gobierno del partido, estructuralmente?

IS: Son dos cosas diferentes. Entiendo que la limitación a dos mandatos de cinco años, no solo del Presidente de Consejo de Estado, sino a todos los niveles, toma en cuenta un análisis crítico de otras experiencias socialistas como la soviética y el anquilosamiento de su dirección que produjo tres muertes seguidas en la dirección de ese país en su década final de existencia. Por otra parte, el hecho de haber podido contar con un líder excepcional como Fidel, que pudo permanecer al frente de la Revolución durante un prolongado tiempo y contribuir de modo decisivo a consolidarla no quiere decir que eso sea algo común. En cuanto a las estructuras del Partido y el gobierno, uno cumple una función política y ética y el otro administrativa, tienen tareas diferentes en la sociedad, y parte de los problemas que hemos tenido tienen que ver, creo yo, con que en no pocas ocasiones eso no se ha deslindado con claridad.

AM: ¿Por qué los productos agrícolas, como la malanga, la papa, el plátano, el frijol, etc., tienen mejor aspecto cuando se venden en una carretilla particular y no así en el Mercado donde se vende la canasta básica a la población, conociendo que el vendedor particular vende estos alimentos a mayor precio, proviniendo los productos del mismo lugar?

IS: La comercialización de productos agrícolas es un problema no resuelto en Cuba y abundan la especulación y el acaparamiento, que yo he llamado en un artículo el tercer bloqueo”. Aun cuando la producción ha crecido, aunque de modo insuficiente, los precios no han disminuido en correspondencia con ello sino que en muchos renglones han aumentado. En mi opinión de lego, no es la carretilla la causa del problema, aunque sí en muchas ocasiones una manifestación irritante del mismo, sino que como en otras áreas, al aprobarse un nuevo espacio económico no se previeron los marcos de actuación y las reglas de juego para evitar deformaciones que han terminado dañando el bolsillo de la mayoría.

AM: ¿Por qué los medios de información provinciales son una copia de los medios nacionales, cuando lo saludable sería que se dedicaran más a la información local?

IS: Desde que se han ido generalizando las herramientas digitales, hay pocas cosas más fáciles para un medio de comunicación que cortar y pegar y puede no ocurrir sólo en medios provinciales que copian de agencias o medios nacionales, sino que en ocasiones ocurre con la información internacional en espacios de la prensa nacional que cuentan con más recursos y acceso diverso a fuentes, llegando a veces a reproducir enfoques y lenguajes hegemónicos que se suponen ajenos al perfil de ese medio. Pero si bien lo que describes ha sido una realidad en muchos lugares durante un período de tiempo prolongado, justo es decir que en los últimos años eso ha ido transformándose y de ello es ejemplo un periódico como Escambray en Sancti Spíritus y también no pocos espacios de radio, imponiéndose a las mismas carencias materiales que sufren la mayoría de esos medios de comunicación.

AM: ¿Por qué los medios de información, tanto televisión como prensa plana, no informan más sobre los problemas de corrupción en el país, cuando éstos últimos se conocen por los medios de la Red desde otros países?

IS: Resulta obvio que la corrupción en Cuba es un problema que pone en peligro la viabilidad del socialismo. El hecho de que en nuestros medios de comunicación por su propia naturaleza y eticidad se rechacen el sensacionalismo y el amarillismo, o que se piense que esa información se utilizará como propaganda adversa, puede ser parte de la causa de lo que señalas pero eso no debe evitar la transparencia y la imprescindible información pública acerca del enfrentamiento a ese fenómeno, que pueden ser elementos muy importantes para disminuirlo. Precisamente en ese vacío se ceba la maquinaria mediática que necesita presentar lo que es una dinámica de funcionamiento del sistema que defienden para Cuba como supuesta prueba del fracaso de la Revolución. Afortunadamente, la información más reciente que he leído sobre este asunto no proviene de esos espacios sino de los medios de comunicación cubanos, como el extenso y documentado reportaje firmado en la revista Bohemia por Lázaro Barredo o la conferencia de prensa de la Contraloría General sobre los resultados de la última Comprobación Nacional al Control Interno en los que tal vez nuestra prensa debería profundizar para darle seguimiento y jugar uno de sus roles en nuestra sociedad que es el de ser parte del control popular.

AM: ¿Por qué se tiene tan poca información sobre los cubanos que están estancados en Suramérica, especialmente en Centroamérica, con grandísimas dificultades, incluso algunos de ellos han sido asesinados, violados, secuestrados, etc.?

IS: Entre esos que tienen poca información estoy yo. Aunque de la pregunta no me queda claro si te refieres a Suramérica o Centroamérica, entiendo que planteas es en la segunda región donde ocurre con mayor frecuencia. Pero según he podido leer ese flujo por Centroamérica hacia Estados Unidos ha disminuido desde la firma del acuerdo migratorio entre Cuba y ese país en enero de 2017, mediante el cual se descontinuó la práctica de admitir automáticamente en territorio estadounidense a todo cubano que apareciese en sus fronteras. Lo que he visto publicado en las redes, durante este año, se concentra más en personas que han llegado a Uruguay o Chile después de arribar por vía aérea a Guyana, que no exige visa a los cubanos, y atravesar Brasil y otros países, lo que incluso fue recogido a inicios de febrero por el periódico cubano Invasor, de Ciego de Ávila. Supongo que se trata de personas que salieron legalmente de Cuba, y que acceden a organizaciones de traficantes de seres humanos que se rigen por reglas nada humanas y por ende operan en la oscuridad, lo que dificulta la información y favorece el morbo con que lo recoge alguna prensa. Una pregunta sería por qué los países que aceptan esos emigrantes como residentes no les dan la visa en sus embajadas en La Habana y luego se benefician del trabajo, y las privilegiadas preparación profesional y salud de esos cubanos, favoreciendo su exposición a los dolorosos e inaceptables hechos que refieres. Ojalá puedan realizarse acuerdos migratorios entre Cuba y todas esas naciones en aras de una emigración segura que proteja la integridad de nuestros compatriotas.

AM: Muchísimas gracias Iroel por su tiempo, y gracias por aceptarnos de lo que también no solo nosotros, sino otros, nos beneficiaremos con sus respuestas.



Casi 20 años de victoriosa resistencia chavista. Por Ángel Guerra Cabrera

24 de Maio de 2018, 1:01, por La pupila insomne

La contundente reelección del presidente Nicolás Maduro se ha dado con más de 67 por ciento de los votos, proporción superior a la de muchos de sus homólogos en la región y en otras latitudes. Ella corona una secuencia de victorias electorales del chavismo en menos de un año que pone en sus manos mayoría en todas las instancias y casi todos los niveles de cargos electivos, incluyendo las gubernaturas y alcaldías. El enorme mérito de este ciclo triunfante es haberlo conseguido en un país sometido al más inclemente acoso mediático, económico y político de Estados Unidos y la internacional de la derecha.

No más conocerse el resultado electoral del domingo 20 de mayo, Trump decretó el brutal reforzamiento de la guerra económica. Igualmente se informaba el desconocimiento de las elecciones en una declaración conjunta con Estados Unidos de los gobiernos de Argentina, Australia, Canadá, Chile y México en la que amenazaban con aplicar sanciones económicas y financieras más duras a Caracas. Ello confirma la continuidad y profundización de la estrategia yanqui de cambio de régimen a cargo del Comando Sur, aplicada contra la patria de Bolívar desde los primeros años de la presidencia de Hugo Chávez. De hace un tiempo acá con la creación del Grupo de Lima(GL) al no haber logrado, como se proponían, sanciones contra Venezuela en la OEA. La supeditación del GL a la feroz política antivenezolana de Estados Unidos, podría empujarlo a extender su cooperación a otros ámbitos con el creciente belicismo de Trump.

La negativa de los principales partidos de oposición a presentarse a estos comicios, pese a haber pedido insistentemente su realización y haber acordado en el diálogo de República Dominicana su participación, los coloca al margen del proceso democrático. Su actitud revela que perseverarán en el golpismo y la violencia como único método de lucha. Es en lo que siempre han terminado, dada su incapacidad para ganarle elecciones al chavismo y su congénita tendencia a subordinarse a Washington. En los últimos tiempos, particularmente a los impresentables Marco Rubio y Luis Almagro, por supuesto a Álvaro Uribe, dedicados a la disputa por los cuantiosos fondos estadunidenses para la subversión y por ver quién consigue atribuirse nuevas sanciones gringas contra sus propios compatriotas.

Con más de 6 millones de votos para su abanderado, el chavismo confirmó su alta conciencia política, disciplina, espíritu de lucha y capacidad de movilización. En este caso, en medio de las cotidianas penurias que la guerra económica le impone a la población, ahora convertida en implacable bloqueo. Ello unido a la corrupción entronizada por los especuladores, que toca a segmentos del aparato gubernamental, y al burocratismo y la negligencia imperantes en muchos estratos de la burocracia desde los tiempos de la Cuarta República.

Abocarse a la solución de los más apremiantes problemas económicos como la descontrolada inflación, el jineteo con el tipo de cambio y el descontrol sobre las redes de producción y distribución de alimentos, es esencial para consolidar y profundizar esta victoria política.  Visto lo tupido del bloqueo yanqui, parecería muy conveniente una ampliación del respaldo que Rusia y China siempre han dado a la Revolución Bolivariana, como se ha ratificado en el inmediato y diáfano reconocimiento del resultado electoral por ambas potencias, que vino unido al de Cuba, Bolivia, El Salvador, Irán y varios Estados del Caribe.

La defensa de la Revolución ante los planes intervencionistas de Estados Unidos exige aumentar la preparación militar del pueblo y fortalecer los mecanismos de seguridad del Estado. La embajada de Estados Unidos ha sido un centro de conspiración contra el orden constitucional en Venezuela por casi dos décadas.  Por eso, no ha de extrañar la expulsión ordenada por el presidente Maduro del encargado de negocios Todd Robinson y del jefe de la oficina política de esa sede diplomática. La ausencia de ambos funcionarios será resentida por Washington, dado el importante papel que han venido desempeñando en la coordinación y dirección de las actividades de la oposición, como se percibió en el recién concluido proceso electoral.

Maduro, como líder capaz y consolidado de la Revolución y la abnegada y combativa militancia chavista merecen un cálido reconocimiento por su victoria.  Ha sido un gran estímulo para la lucha de los pueblos de nuestra América por la independencia, la democracia y la justicia social.

Twitter:@aguerraguerra



Con El Chava en el equipo. Por Iroel Sánchez

23 de Maio de 2018, 8:35, por La pupila insomne

Con Daniel Chavarría, como con otros amigos que se han ido, me pasa que tengo que dejar pasar un tiempo para poder mencionarlos en un texto. Es como si no acabara de creérmelo, y en su caso tal vez como si no hacerlo ayudara a  no pensar que es cierto, que ya no está su cultura enciclopédica y su vida llena de peripecias para hacer de cada conversación un viaje maravilloso y divertido.

Una vida que en su humildad, él creía carecía de atractivo para poner en unas memorias que después de mucho insistirle al fin le pude convencer para que escribiera, como él ha contado en el prólogo al libro Y el mundo sigue andando, recordando exactamente las palabras ante las que no tuvo más remedio que ceder.

Yo tuve el premio de su amistad, y conocer esa humidad capaz de responderme “es un honor”, cuando le solicité presentara mi libro Sospechas y disidencias, de someterme el manuscrito de alguna de sus novelas para que le diera mi opinión, o de pedirme que dijera las palabras de lanzamiento de sus cuentos en una Feria del Libro. 

Junto a Daniel Chavarria, Rosa Miriam Elizalde y Diana Lío en la presentación de mi libro “Sospechas y disidencias”

En la Feria del Libro, presentando el libro de cuentos de Daniel Chavarría “Juguete nuevo”

Cuando en el año 2000 recomenzamos desde el Instituto del Libro la celebración del Sábado del Libro, Daniel Chavarría fue el autor que lo protagonizó con su novela El rojo en la pluma del loro.

Ese día, tras concluir la presentación del libro, conversando con quien terminaría siendo para mi El Chava, hablamos de sus libros La sexta Isla, Joy y sobre todo de El ojo de Cibeles, o Dyndimenio, esa novela monumental que cuenta de modo erudito la Grecia de Pericles desde la mirada de un mendigo y una prostituta. Recuerdo me dijo más o menos: “Hice esa novela cuando se cayó la Unión Soviética y aquí comenzó a faltar todo,  yo  me negué a escribir sobre lo que se hizo moda, las carencias y los problemas que ellas nos trajeron, nadie pensaba entonces que la Revolución iba a sobrevivir, llegué a pensar que Fidel estaba loco en plantear que resistiría pero yo no lo iba a dejar solo.” 

Después, la primera vez que fui a su casa en la calle N del Vedado habanero, vi que en la sala sólo había una foto y era de Fidel. Por eso disfruté mucho las veces que luego lo vi conversar con el Comandante y especialmente el día en que, como el ha contado, le propuso fotografiarse junto a varios intelectuales del modo en que lo suelen hacer los equipos de fútbol y el mismo Chava se puso  con una rodilla sobre el piso al frente de la literaria formación.

Porque el Chava siempre fue del equipo de Fidel, ahí está el artículo que me envió a La pupila insomne tras la muerte del Comandante, donde cuenta lo que respondió a “un provocador” que le interpelara sobre “qué va a ser ahora de Cuba sin Fidel”: “Nunca habrá Cuba sin Fidel, como tampoco hay Cuba sin Martí, y ninguna nación sin sus padres fundadores.”

Y Daniel Chavarría se sintió parte de esa nación a pesar de haber nacido en otra, jugó en nuestro equipo y jugó muy bien, como “escritor cubano nacido en Uruguay” se definía. Sus libros y sus artículos, junto su memoria alegre  y coherente, nos seguirán acompañando en los partidos por venir. 

(La Jiribilla)

 

 

 

 

 



Venezuela: las tareas inmediatas. Por Atilio A. Boron

22 de Maio de 2018, 10:30, por La pupila insomne

La oposición venezolana desperdició este domingo una posibilidad única para medir fuerzas con el gobierno de Nicolás Maduro. Si como dicen sus voceros, dentro y fuera de Venezuela, los opositores cuentan con el favor de la gran mayoría de la población, ¿por qué no presentaron una candidatura única que, quizás, podría haberle abierto la puerta del Palacio de Miraflores y lograr, por vías institucionales, la tan anhelada “salida” del presidente Maduro? No lo hicieron, y la excusa fue que no existían garantías de honestidad y transparencia en el proceso electoral. Olvidaron, o prefirieron olvidar, la sentencia del ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter -un crítico del chavismo- cuando en el año 2012 dijo, en el discurso anual ante el Centro Carter, que “de las 92 elecciones que hemos monitoreado, yo diría que el proceso electoral  en Venezuela es el mejor del mundo.” (https://actualidad.rt.com/actualidad/view/54145-jimmy-carter-sistema-electoral-venezolano-mejor-mundo). Por si lo anterior fuera poco en los 23 procesos electorales que se llevaron a cabo desde que Hugo Chávez asumió la presidencia en 1999 jamás se presentaron pruebas concretas de fraude ante el Consejo Nacional Electoral. Todo se redujo a airadas declaraciones y denuncias sin fundamento, mentirosas como las que estamos escuchando en estos días y que son recogidas y reproducidas ad infinitum por esa cloaca maloliente de lo que una vez fue el periodismo: los grandes medios de comunicación hegemónicos en América Latina, encargados de desinformar meticulosamente a la opinión pública.

¿Por qué desertaron del comicio, por qué no recogieron el guante que les arrojó Maduro? Fácil: porque ni ellos se creían sus propias bravuconadas. Sabían que no era verdad que la mayoría del electorado acompañaría a la oposición; eran conscientes de que por más protestas y quejas que suscite la crisis económica y las poco efectivas respuestas del gobierno el pueblo venezolano sabe muy bien que los opositores son la oligarquía, superficialmente aggiornada, que por siglos lo oprimió y despreció. Por eso en lugar de ir a las urnas se dedicaron a denunciar de antemano que las elecciones serían fraudulentas, un pretexto para evitar que su inferioridad numérica quedase registrada para siempre. En lugar de ello apostaron a la abstención, y a la “vía corta” para tumbar a Maduro por medios violentos y confiando en la eficacia destructiva de las presiones internacionales. Es la estrategia de “cambio de régimen” que Estados Unidos viene propiciando hace décadas. En línea con ésta la Casa Blanca se puso a la cabeza de esa ofensiva y le ordenó a sus peones latinoamericanos que lanzaran un ataque frontal contra Caracas. Para infortunio de la oposición, la abstención quedó muy lejos de la marca que esperaba para, de ese modo, deslegitimar el triunfo de Maduro. En realidad aquella es casi idéntica a la que hubo en Chile en primera vuelta presidencial del 2017, en donde la tasa de participación electoral también fue del 46 por ciento, y no hemos escuchado a ninguno de los publicistas y empleados de la derecha que dicen ser periodistas rasgarse las vestiduras por ello y cuestionar el triunfo de Sebastián Piñera. Pero una cosa es Venezuela y otra es Chile; la primera tiene la principal reserva de petróleo del mundo y Chile no.

Un índice comparativo de la representatividad presidencial, necesario para calmar las angustias de las buenas almas democráticas, lo ofrece el cociente entre los votos obtenidos por diferentes presidentes y la población electoral. Sebastián Piñera fue elegido presidente de Chile con el respaldo del 26.5 % del electorado; Juan M. Santos con menos todavía, el 23.7 %; Mauricio Macri, con el 26.8 %; Donald Trump con el 27.3 % y Nicolás Maduro, el domingo pasado, con el 31.7 %. O sea, que si se va a hablar del atropello a la democracia en Venezuela, como lo hace el Cartel de Lima, habría primero que mirar un poco estas cifras y entender lo que ellas significan. Pero la Casa Blanca no se inmuta ante nada. Fiel a lo que una vez le dijera a un periodista del New York Times el señor Karl Rove (en el 2003, cuando era el principal asesor de George W. Bush) “nosotros ahora somos un imperio y, cuando actuamos, creamos la realidad” (https://www.reddit.com/r/quotes/comments/8citkn/were_an_empire_now_and_when_we_act_we_create_our/), el gobierno de Estados Unidos creó la “realidad” de una dictadura para un gobierno que convocó a 23 elecciones en 20 años y que en las dos ocasiones en que fue derrotado reconoció de inmediato el veredicto de las urnas. La oposición “democrática” jamás reconoció sus derrotas y sumió al país en el caos y la violencia callejera en el 2013 y 2017. Pero Estados Unidos creó esa “realidad” y sus impresentables lacayos de Lima se movilizaron al instante para acosar al gobierno bolivariano y profundizar la crisis en Venezuela. No deja de ser una penosa tragicomedia que personajes tan desprestigiados como los miembros de esa banda pretendan darle lecciones de democracia a la Venezuela bolivariana. El gobierno argentino, presidido por un demagogo que prometió el oro y el moro en su campaña para luego incumplir todas sus promesas, y que además preside un gobierno cuyos principales figuras son millonarios que no repatrían sus fortunas convenientemente alojadas en paraísos fiscales porque no confían en la seguridad jurídica … ¡que brinda su propio gobierno!, amén de haber arrasado con la libertad de prensa y el estado de derecho; el gobierno de México, que en el sexenio de Peña Nieto contabilizaba 40 periodistas asesinados hasta enero de este año, y con un proceso político electoral corrupto hasta la médula por el narcotráfico y el paramilitarismo, con miles de muertos y desaparecidos y en donde los 43 jóvenes de Ayotzinapa son la pequeña punta de un gigantesco iceberg de 170.000 muertos y más 35.000 desaparecidos en los últimos diez años, sin que el hiperactivo secretario general de la OEA tomara nota de lo que para él, seguramente, es una nimiedad; el de Colombia, otro gobierno penetrado por el narco, con un presidente que ha saboteado el proceso de paz y asistido impávido a la incesante matanza de líderes sociales, aparte de su probada participación -como Ministro de Defensa- en los asesinatos en masa de la época de Uribe, los “falsos positivos” y las fosas comunes que siguen apareciendo a lo largo y ancho de Colombia; el gobierno de Brasil, presidido por un corrupto probado que fraguó un golpe de estado y usurpó la presidencia de ese país, y que cuenta con la raquítica aprobación de sólo el 3 % de la población y un 0.9 % de intención de voto. Estos son los personajes que tienen la osadía de vituperar al gobierno de Maduro calificándolo como una dictadura. No creo que ningún demócrata en el mundo debiera preocuparse por a opinión que puedan emitir sujetos con tan dudosas credenciales democráticas.

Pensando a futuro: con la re-elección de Maduro asegurada, con la Asamblea Nacional Constituyente a favor del gobierno, la casi la totalidad de los gobernadores y las alcaldías no puede haber excusa alguna que impida lanzar un combate sin cuartel contra la guerra económica decretada por el imperio y atacar a fondo a la corrupción (no sólo la que practican las grandes empresas sino también la que, desgraciadamente, está enquistada en algunos sectores de la administración pública) y combatir con fuerza las maniobras especulativas y el contrabando de los grandes agentes económicos locales, peones de la estrategia destituyente diseñada por Washington. Sería suicida ignorar que las penurias que está sufriendo la población venezolana tienen un límite. La menor afluencia a las urnas este domingo fue una señal temprana de ese descontento y de un peligroso acercamiento a ese límite. El gobierno, con el poder que acumula en sus manos, tiene que actuar sin más dilaciones en dos frentes: el político, para resistir una nueva e inminente arremetida del imperio, que puede llegar a ser violenta y que para desbaratarla será necesario profundizar la organización y concientización del campo popular. Y el frente económico, para resolver los problemas del desabastecimiento, la carestía, el circulante y la inflación. En una palabra: es preciso rectificar el rumbo y mejorar la calidad de la gestión de la política económica para evitar que las penurias del pueblo se conviertan en decepción y esta, de no mediar una solución a los problemas, en el hartazgo que abre las puertas de la ira y la violencia. Y, por favor, evitar por ahora enredarse en estériles discusiones sobre el cambio de la matriz productiva del rentismo petrolero y todo lo que lo rodea. Ese es un programa de cambio estructural que, con suerte, para concretarse se requieren quince o veinte años de continuidad política. Por lo tanto, hay que concentrarse en las tareas inmediatas, al menos por ahora. Los problemas económicos que afectan a la población y que debe resolver el gobierno son de cortísimo plazo, de hoy y mañana, de una semana a lo máximo. Si fracasara en ese empeño el futuro del gobierno de Nicolás Maduro podría verse muy seriamente debilitado y su estabilidad entraría en una zona de peligro inminente.