Ir para o conteúdo

La pupila insomne

Voltar a La pupila insomne
Tela cheia Sugerir um artigo

“Fundación de bajo perfil” revela enfoque en Cuba. Por Tracey Eaton

10 de Setembro de 2019, 15:18 , por La pupila insomne - | No one following this article yet.
Visualizado 13 vezes

Un grupo financiado por el gobierno de Estados Unidos que trabaja en Cuba contrató a subcontratistas de Costa Rica, México y otros países para evitar llamar la atención de los agentes de inteligencia cubanos, dijo el ex director de la organización.

John Sanbrailo, director de la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD) de 1999 a 2017, dijo que su organización enseñó a los subcontratistas “cómo podrían trabajar de manera segura en Cuba sin meterse en problemas o incluso ser encarcelados”.

“Los guiamos y supervisamos”, dijo. “Y hemos estado involucrados en Cuba por casi 20 años sin mayores problemas”.

Sanbrailo comentó los proyectos hacia Cuba en una entrevista realizada en junio de 2017 y lanzada a principios de este año como parte de un proyecto de historia oral de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID)

“Ha habido logros importantes en la organización comunitaria y en la respuesta a las necesidades humanitarias que claramente no podríamos publicitar porque pondrían en peligro a sus contrapartes en la isla”, dijo Sanbrailo.

“USAID apreció este enfoque. FUPAD fue el único que lo hizo a tal escala. Luego adaptamos esta estrategia a nuestras operaciones en Venezuela, Ecuador, Nicaragua y otros países que se estaban moviendo hacia regímenes autoritarios ”.

USAID otorgó a PADF $ 32,904,899 para llevar a cabo proyectos en Cuba desde 2003 hasta 2019. La agencia se mostró reacia a divulgar detalles del trabajo de la fundación en Cuba en respuesta a una solicitud de la Ley de Libertad de Información en 2015. Ver “El trabajo del contratista de USAID sigue siendo un misterio“.

Sanbrailo trabajó en la USAID antes de unirse a FUPAD, una afiliada de la Organización de Estados Americanos. Según la entrevista de historia oral, extractos de los que se encuentran a continuación, era experto en recaudar fondos.

John Sanbrailo, director de la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD) de 1999 a 2017

P: ¿Y fuiste tremendamente exitoso durante 18 años?

SANBRAILO: Sí, movilizamos y gastamos casi $ 1,000 millones en fondos, ayudando a millones de personas vulnerables y de bajos ingresos. Proporcionamos a la OEA y a los donantes una FUPAD revitalizada que era un socio confiable, conocido por exceder las expectativas de los donantes. Pudimos operar en algunos de los países más desafiantes como Colombia, Haití, Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia y Nicaragua. Creamos una fundación que tuvo un impulso significativo que podría llevar adelante el programa durante varios años.

Durante mis últimos años en la Fundación (2013-2017), el presupuesto de FUPAD excedió el presupuesto regular de la OEA, lo que sorprendió a todos. Y lo hicimos al mantenernos enfocados en lo que era realmente importante: maximizar los impactos en los beneficiarios, obtener subvenciones, resistir los procesos burocráticos y las rivalidades institucionales, rechazar las disputas interpersonales, mantener una jerarquía organizacional plana y mantenernos relevantes para nuestro mandato y orígenes interamericanos.

P: ¿Qué hiciste en Cuba desde el principio? ¿Qué se ha podido hacer, ya que ese es un lugar en el que no muchos otros pueden trabajar?

SANBRAILO: Esta iniciativa, por supuesto, surgió de la Ley de Democracia y Libertad de Cuba aprobada y financiada a fines de la década de 1990 (Ley Helms-Burton). Lo que FPAD ha estado haciendo, en gran parte con las subvenciones de USAID y del Departamento de Estado, es construir una democracia de base y fomentar el surgimiento de una sociedad civil independiente. Vimos nuestra estrategia como preparar las bases para una transición democrática que podría seguir después del fallecimiento de los hermanos Castro y cuando el pueblo cubano pueda exigir más libertad. Este fue el papel histórico de PADF y la razón por la que se creó: para empoderar a los grupos de ciudadanos y al sector privado para que desempeñen un papel más importante en el desarrollo de sus países. No entramos en Cuba solo porque era Cuba. Vimos a Cuba como una característica fundamental del mandato de FUPAD en la región.

Cuando el Papa visitó Cuba a fines de la década de 1990, instó a Fidel Castro a permitir mayores libertades, especialmente el derecho a leer libros que habían sido prohibidos por el régimen. Fidel respondió públicamente: “Cualquier cubano puede leer cualquier cosa”. El pueblo cubano comenzó a sacar esos libros que habían estado prohibidos y escondidos por más de 40 años. Con ellos crearon pequeñas bibliotecas comunitarias. FPAD comenzó a enviar más libros a esas bibliotecas y a ayudarlos a organizar seminarios sobre participación comunitaria. Fue el comienzo de empoderar a los ciudadanos para pensar, “¿Cómo te involucras con tu comunidad? ¿Cómo se unen para abordar los problemas de la comunidad? ” “¿Cómo sería una mayor participación ciudadana y qué podría lograr dentro de una sociedad totalitaria? ”

Ver Cuba y el mito de las bibliotecas independientes” (Nota de LPI)

Comenzamos a trabajar con grupos como los masones y las logias masónicas. Eran las únicas organizaciones de la sociedad civil sobrevivientes, aparte de los grupos religiosos, que no habían sido destruidas por la Revolución. Había alrededor de 30,000 masones en el país organizados en alrededor de 150 a 200 logias alrededor de la isla. La razón por la que sobrevivieron fue porque el gran líder de la independencia cubana, José Martí, era un masón. Pero, las logias estaban fuertemente infiltradas por la inteligencia cubana, así que tuvimos que tener cuidado.
Comenzamos a trabajar con los masones en programas de libros y para jóvenes, capacitación empresarial, proyectos similares a logros juveniles para establecer microempresas o proyectos para desarrollar farmacias comunitarias para proporcionar medicamentos que no están disponibles en la isla. Enviamos donaciones en especie y pequeñas subvenciones privadas de $ 5,000 a $ 10,000 para apoyarlos de manera que no atrajeran mucha atención. Implementamos la mayoría de ellos a través de nuestras ONG asociadas en otros países de América Latina en lugar de hacerlo directamente nosotros mismos.

Ver historia del agente de la Seuridad del Estado cubana José Manuel Collera Vento (Nota de LPI)

P: Socios, lo que significa…

SANBRAILO: Grupos de la sociedad civil latinoamericana que recibieron subvenciones de FUPAD para trabajar en Cuba. De acuerdo con nuestro mandato de la OEA, queríamos hacer del programa una iniciativa hemisférica. A USAID le gustó nuestro enfoque. Nos permitió jugar un papel de bajo perfil. Al mismo tiempo, el Servicio de Inteligencia de Cuba tomó nuestro rastro y colocó a la Fundación en una lista negra que podría haber puesto en peligro a nuestro personal que podría haber viajado allí.

Un informante de Inteligencia cubana luego aconsejó al gobierno sobre varios de nuestros viajeros que dificultaron las operaciones para algunos de ellos. Superamos este obstáculo. Fue un desafío para el gobierno cubano rastrear un mayor número de ONG latinoamericanas que podrían trabajar de manera más independiente en Cuba debido a la política establecida por el régimen de alentar los intercambios “de persona a persona” con otros países de Latinoamérica. Al mismo tiempo, hubo grandes obstáculos para que operaran en la isla y varios fueron detenidos pero posteriormente liberados. Debido a nuestro excelente personal, nos convertimos en expertos en ayudar a nuestros socios a trabajar dentro de un sistema totalitario. Nos convertimos en uno de los socios más confiables de USAID.

P: ¿Estas ONG latinoamericanas tenían sus propios programas?

SANBRAILO: Sí, les proporcionamos subvenciones para trabajar en Cuba en actividades que diseñaron e implementaron y que reflejaban sus prioridades. Todos ellos tenían iniciativas similares de derechos humanos o democracia en sus propios países y apoyaban firmemente la Carta Democrática Interamericana. Muchos buscaban formas de probar sus metodologías en otros países. Cuba era un lugar interesante para que trabajaran.

Otros grupos tenían experiencia en la organización y gestión de pequeñas bibliotecas y la participación de la comunidad y saborearon la idea de brindar un cierto grado de libertad a los cubanos. Reconocieron el peligro potencial de trabajar en una sociedad cerrada, pero estaban entusiasmados por hacerlo. Al igual que con otros programas, FUPAD estaba construyendo una red regional que podría abogar por una mayor libertad en Cuba y ayudar a fomentar el surgimiento de la sociedad civil y el sector privado en la base. Fue el papel vital que FUPAD había desempeñado durante gran parte de sus 55 años de historia.

P: Entonces, ¿no tienes personal en Cuba?

SANBRAILO: Eso es correcto. Realizamos programas principalmente a través de ONG en Costa Rica, México, Colombia, Argentina, Chile, Ecuador, Perú y otros países. Los guiamos y supervisamos. Les ayudamos a refinar sus metodologías y les ayudamos a adaptar sus operaciones a la realidad cubana. Les mostramos cómo podían trabajar de manera segura en Cuba sin meterse en problemas o incluso ser encarcelados. FUPAD desarrolló una metodología de capacitación y procedimientos de seguridad únicos. Los supervisamos de cerca, coordinando con el donante, pero cada grupo diseñó su propio plan de trabajo y tenía mucha flexibilidad para implementarlo.

Y hemos estado involucrados en Cuba ahora por casi 20 años sin mayores problemas. Ha habido logros importantes en la organización comunitaria y en la respuesta a las necesidades humanitarias que claramente no podríamos publicitar porque pondrían en peligro a sus contrapartes en la isla. USAID apreció este enfoque. FUPAD fue el único que lo hizo a tal escala. Más tarde adaptamos esta estrategia a nuestras operaciones en Venezuela, Ecuador, Nicaragua y otros países que se estaban moviendo hacia regímenes autoritarios.

A diferencia de una firma de consultoría con sede en Washington cuyo representante fue encarcelado en Cuba por tratar de llevar a cabo programas similares, no tuvimos problemas debido a nuestra cuidadosa selección de personal y socios deLatinoamérica y el estrecho seguimiento. El ciudadano estadounidense que fue encarcelado, primero buscó un trabajo en FUPAD. Vimos problemas con él, especialmente en términos de sus habilidades lingüísticas limitadas y su falta de experiencia operando en un país como Cuba. No lo seleccionamos. Más tarde gravitó a otro grupo que terminó en una terrible tragedia para él, su familia y para la política de los Estados Unidos. (Ver “Alan Gross: un soldado dejado atrás“). Nuestro personal y otros habían advertido a USAID sobre los peligros potenciales de usar grupos que no tenían experiencia en la Isla y de enviar ciudadanos estadounidenses para hacer este tipo de trabajo. Creemos que fue mejor hecho por los latinoamericanos.

P: ¿Usted no quería proporcionar computadoras como la empresa consultora estaba haciendo?

SANBRAILO: FUPAD proporcionó computadoras y teléfonos celulares básicos, pero basamos esta asistencia en lo que razonablemente podría utilizarse en Cuba sin atraer mucha atención. Primero realizamos análisis con los de la isla y luego encontramos pequeñas computadoras y teléfonos celulares utilizables, a diferencia del enfoque de otros. Involucramos a nuestros socios de Latinoamérica en la adaptación de la tecnología a las limitaciones existentes. Recibimos regularmente insumos en la isla. Mantuvimos un perfil bajo para que este esfuerzo no llamara la atención, aún cuando la demanda fuera impulsada por las necesidades locales.

Esta fue la esencia de nuestra estrategia. FUPAD tuvo que ser más experto en tratar con estos países desafiantes que otros grupos. Teníamos que ser ágiles y flexibles. Teníamos que mantener un perfil bajo para no producir incidentes dentro de la OEA y el Sistema Interamericano. No estábamos bien financiados y no podíamos correr el riesgo de tener que defender al personal o socios que podrían tener problemas legales. Fue una tarea arriesgada, pero apreciamos plenamente los riesgos y los gestionamos cuidadosamente.

Como mencioné, teníamos una Fundación que no podía producir fondos generales de desarrollo. No teníamos dinero, sino que controlaban estrechamente la asistencia al proyecto. Por lo tanto, no podríamos competir directamente contra las ONG más grandes de Washington o las empresas de consultoría que estaban mejor financiadas. Muchos de ellos estaban obteniendo importantes ingresos en los programas de USAID en Irak, Afganistán y Pakistán. Luego podrían subsidiar sus actividades en América Latina de una manera que FUPAD no podría hacer. Entonces, tuvimos que tallar cuidadosamente nichos donde pocos podrían trabajar. Esta estrategia nos permitió crecer desde los bajos niveles de la década de 1990 hasta más de $95 millones en gastos anuales.

Posdata: Sanbrailo murió en su casa en Virginia el 20 de abril, según la fundación.

(Cubamoneyproject)

 


Fonte: https://lapupilainsomne.wordpress.com/2019/09/10/fundacion-de-bajo-perfil-revela-enfoque-en-cuba-por-tracey-eaton/