Ir para o conteúdo

La pupila insomne

Voltar a La pupila insomne
Tela cheia Sugerir um artigo

Hollywood y sus top guys. Por Víctor Ángel Fernández

12 de Maio de 2020, 8:37 , por La pupila insomne - | No one following this article yet.
Visualizado 12 vezes

John Creasy (Denzel Washington) muy mal herido, camina hacia sus captores, mientras Lupita (Dakota Flemming), llega a los brazos de su madre. Son las escenas finales de Man on Fire. Ambas se abrazan y lloran mientras el tipo duro, se entrega heroicamente a la banda de secuestradores.

Pudo haber sido Robert de Niro en The deer hunter o Silvester Stalone en cualquier momento de la saga Rambo o Frederick Forsyth con Chacal o Los perros de la guerra.

En un momento de la película, Christopher Walken, americano duro, residente en México y amigo personal de traficantes de armas, le explica a Gian Carlos Gianini, representante de algún estamento de justicia, quién es John Creasy:

–Un artista. Matar es su arte y lo llevará hasta las consecuencias finales. Él puede hacer en dos horas lo que ustedes serán incapaces de hacer en toda la vida.
No olvidemos un parlamento similar de Liam Neeson en Taken, mientras habla con el jefe de los secuestradores de su hija:

–Podemos negociar ahora, pero le recuerdo que yo tengo algunas habilidades especiales que utilizaré para encontrarlos y acabar con ustedes.

Unas escenas después comenzará su exterminio particular de bandas albanesas y policías corruptos en Francia, incluido un jeque y su yate y su pandilla, para, con sólo un brazo en cabestrillo, devolver la hija a su amada madre, en una escena conmovedora.

Sólo nos queda aplaudir, mientras Carlitos Valera nos recuerda que “…una mirada lo dice todo…”.
Haciendo alusión a textos conocidos, pudiéramos decir que ese es “El mundo según Hollywood”, aunque franceses e indios también tengan su versión similar de Man on Fire. Ese mundo de oropeles, donde los boys de EEUU ganaron a España en 1898, a Hitler e Hiro Ito en 1945 o a Viet Nam en 1975.

¿Y la verdad? Y la tozuda realidad, ¿qué nos cuenta?

Los compoteros de 1961, se entregaban en Girón mientras lloraban por haber sido embarcados en la expedición de guerra, al decir de Virulo, con más cocineros en la historia de la humanidad.

Luego los mercenarios que entre 1975 y 1976, fueron capturados en Angola. Tristes y arrepentidos por haber equivocado su sentido de la vida… o de la muerte… diría yo.

Executive Outcomes, Sandline International, Gukha Security Guards Ltd, SGSI Group, Blackwater Worldwide o ahora Silvercorp, son conocidas empresas con pingües ganancias de donde la máquina de sueños, saca a sus mercenarios héroes.

Claro, los finales no son para filmar.

En la playa venezolana, la pasada semana, ninguno se quedó en la lancha. Solo con una Glock, una Browning, una granada sin protección y un zoom que se aleja, seguido de un fade cuasi infinito. Luego la subida de los créditos y ya con la pantalla en negro, un grito de guerra de victoria tarzaniana. O sí.

Mercenarios estadounidenses de la operación Gedeón capturados en Venezuela

Pensándolo bien, sí hubo grito de guerra desde la lancha:

–No tiren que nos rendimos… ah… y por favor… no me pongan en el suelo que el calor puede dañar la delicada piel de mi cara.

¿Cuándo tendremos la versión peliculera de esas hazañas? Un día, pero el pueblo pesquero venezolano, seguro que no será protagonista.

The End.


Fonte: https://lapupilainsomne.wordpress.com/2020/05/12/hollywood-y-sus-top-guys-por-victor-angel-fernandez/