Ir para o conteúdo

La pupila insomne

Tela cheia Sugerir um artigo

La pupila insomne

3 de Abril de 2011, 21:00 , por Desconhecido - | No one following this article yet.
Licenciado sob CC (by)

La cumbre de la OTAN en España. Por Ángel Guerra Cabrera

29 de Junho de 2022, 23:54, por La pupila insomne

La Organización del Tratado del Atlántico Norte(OTAN) concluye hoy su cumbre en Madrid y es todo lo contrario de la imagen de unidad, cohesión y espíritu marcial difundida por la propaganda de guerra imperialista,  omnipresente y uniformada  al milímetro, en los medios hegemónicos de “occidente”. Algo parecido a sus “sanciones” bumerán vs Rusia. Tras las sonrisas para la foto de los mediocres gobernantes de Estados Unidos(EU), Europa y sus invitados asiáticos a esta mascarada, está su resistencia a admitir “el fin de la unipolaridad”, proclamado, en forma categórica, por el presidente de Rusia Vladimir Putin en el prestigioso Foro de San Petersburgo. Y también, la inútil, pero peligrosa, negativa a aceptar el mundo multipolar y multicéntrico, una  realidad no acabada pero  que tiende a consolidarse. Las sonrisas y risas de los líderes otanianos no pueden ocultar su temor a la derrota militar que ven venir en Ucrania, a la que han convertido en instrumento  -y dolorosa víctima- de su arremetida contra Rusia casi desde el colapso de la URSS, por la que siempre sintieron fobia, ahora exacerbada de forma patológica.

Justamente, la importancia de esta cumbre radica en su intento  desesperado, convertido oficialmente en nueva estrategia de la alianza, de crear una coalición militar global contra Moscú, que, por supuesto, apunte también  a China como enemigo estratégico principal  a vencer, pues en lo económico y lo científico va camino de adelantar mucho a Washington y ya lo supera en varios campos fundamentales. Sin contar la notable superioridad,  si le creemos a numerosos expertos occidentales, de los misiles hipersónicos rusos  –, indistintamente capaces de portar, o no, armas nucleares-, y, también, de  varios de sus exponentes de armamento convencional.

La presencia en la cumbre, de Australia, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur responde no solo a su apoyo a Ucrania contra Rusia, sino también al fuerte ascenso de China en la región Indo-Pacífico. Como a los planes estadounidenses para un eventual conflicto por Taiwan, territorio reconocidamente chino, que Pekín reivindica de manera categórica y solemne pero donde Washington  no cesa de montar provocaciones.  La cacareada incorporación de Suecia y Finlandia, aunque comporta una grave provocación contra Rusia, como el torrente de armas pesadas hacia Ucrania para regocijo de la industria armamentista, no cambian sustancialmente la correlación militar de fuerzas pero sí contribuyen a agravar y prolongar el conflicto bélico en Europa, a  una eventual extensión territorial del teatro de operaciones militares y a aumentar el riesgo de una guerra nuclear.

 

La OTAN, es una suerte de legión extranjera de EU, hecho agravado por la  vergonzosa subordinación europea  a Washington después de la guerra que libra contra Rusia con carne de cañón ucraniana, salvo algunas resistencias, casi siempre débiles y pusilánimes, como las del galo Macron y el  germano Sholz. Al mencionar la obsecuencia europea, es obligado referirse a España, anfitrión de la cumbre otaniana, que en eso de servilismo difícilmente sea superable. La prueba más grave y reciente es su reconocimiento, para complacer a Washington, al plan de anexión por Marruecos del territorio de la República Árabe Saharauí Democrática, en un acto vil de traición a sus deberes como potencia colonial ante la Asamblea General de la ONU y al derecho internacional. Con la sangre aun fresca derramada en Melilla tuvimos una probadita de la democracia española tipo OTAN.

EU, mayor potencia económica y militar de occidente, aunque tiene una gran capacidad para arrasar países y asesinar a grandes masas humanas, sale derrotada en todas las guerras: Vietnam,  Irak, Afganistán, Somalia… La derrota fulminante de su intento de invasión de Cuba con una fuerza mercenaria apoyada por sus buques de guerra, en 1961, antecedido por las palizas, que ya en  las décadas de los veinte y treinta,  había propinado  en Nicaragua a los marines. el general de hombres libres Augusto César Sandino.

No obstante, sí es históricamente muy importante, destacar la primacía de Washington como máquina homicida y genocida, no ya pensando solo en el horrendo exterminio con el arma nuclear de Hiroshima y Nagasaky,  ciudades abiertas sin objetivos militares. Siglos antes había iniciado el exterminio masivo de la mayor parte de la población originaria del territorio que hoy ocupa. Pero debe subrayarse también su ejecutoria criminal en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, cuando, según un concienzudo estudio de James A. Lucas, EU y la OTAN habrían matado entre 20 y 30 millones de personas en 37 países víctimas.

La OTAN terminará en el basurero de la historia y no podrá detener el mundo nuevo de paz, cooperación y verdadero libre comercio y respeto al derecho internacional que emana de los BRICS, la Unión Euroasiática, la CELAC, la Unión Africana y la ASEAN.

@aguerraguerra



¿Quién controla Twitter? Por Misión Verdad

29 de Junho de 2022, 0:47, por La pupila insomne

En los últimos tiempos, Twitter ha ido llenando su planta de operaciones con exagentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI), la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y otros organismos para ponerlos a desempeñar cargos importantes en ámbitos de seguridad, confianza y moderación de contenidos de la corporación tecnológica.

MintPress hizo una investigación sobre el tema y recopiló los perfiles de varios de ellos:

  • Dawn Burton trabajó para la industria militar en Lockheed Martin y se desempeñó como asesor principal de innovación del director del FBI. Burton dejó el FBI en agosto de 2019 y se unió a Twitter al mes siguiente como director de estrategia y operaciones y organización de asesoría.

(Foto: Captura de pantalla / LinkedIn)

  • Karen Walsh obtuvo el cargo de la dirección de resiliencia corporativa en Twitter en 2020. Antes de eso, estuvo 21 años trabajando para el FBI, el último de ellos se desempeñó como agente especial de divulgación del sector público-privado.
  • La empresa de Sillicon Valley contrató al abogado y exconsejero general del FBI, James Baker, en 2020. Este hombre también pasó casi 20 años en el Departamento de Justicia, ocupando varios cargos, incluso el de asesor de política de inteligencia.
  • La mayoría de la información disponible sobre los exfuncionarios del FBI reclutados por Twitter fue recopilada de sus perfiles en LinkedIn, donde acostumbran a poner solo la inicial de su apellido. Matthew W. estuvo 15 años en la agencia federal antes de entrar a Twitter para ocupar el cargo de director general de confianza de productos.
  • Patrick G. formó parte del FBI durante 23 años, se desempeñó como agente especial supervisor. Fue contratado por el gigante tecnológico en 2015 y actualmente es el jefe de seguridad corporativa.
  • Bruce A. es el director de investigaciones de seguridad y riesgos internos de Twitter. En su perfil en LinkedIn menciona que, durante su paso por el FBI, ocupó «varios roles de inteligencia y aplicación de la ley en Estados Unidos, África, Europa y el Medio Oriente» y fue un «especialista regional en inteligencia humana y contrainteligencia».

Se busca personal, y si viene de la CIA o la OTAN, mejor

El FBI es solo uno más en la lista de organismos vinculados directamente con el gobierno estadounidense a los que Twitter ha acudido para llenar su planta. Estamos hablando de las ligas mayores: la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte están en dicha lista.

Respecto a la CIA, uno de sus analistas, Michael Scott Robinson, que trabajó durante diez años en el servicio de inteligencia, fue contratado para asumir el puesto de gerente general de políticas de integridad, confianza y seguridad de la red social.

Del Atlantic Council, tanque de pensamiento financiado por el Departamento de Estado de Estados Unidos y que pone a sus grupos de expertos bajo la disposición de la OTAN, especialmente elaborando escenarios de cambio de régimen en países a los que Occidente considera sus enemigos, también han salido profesionales a enfilarse en el equipo de Twitter. Esto no resulta extraño, ya que en 2018 Facebook se alió con el Atlantic Council para «monitorear la desinformación y la interferencia extranjera».

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-0&features=eyJ0ZndfdHdlZXRfZWRpdF9iYWNrZW5kIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9mZiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfcmVmc3JjX3Nlc3Npb24iOnsiYnVja2V0Ijoib2ZmIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd190d2VldF9yZXN1bHRfbWlncmF0aW9uXzEzOTc5Ijp7ImJ1Y2tldCI6InR3ZWV0X3Jlc3VsdCIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0Zndfc2Vuc2l0aXZlX21lZGlhX2ludGVyc3RpdGlhbF8xMzk2MyI6eyJidWNrZXQiOiJpbnRlcnN0aXRpYWwiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2V4cGVyaW1lbnRzX2Nvb2tpZV9leHBpcmF0aW9uIjp7ImJ1Y2tldCI6MTIwOTYwMCwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd191c2VyX2ZvbGxvd19pbnRlbnRfMTQ0MDYiOnsiYnVja2V0IjoiZm9sbG93IiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd190d2VldF9lZGl0X2Zyb250ZW5kIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9mZiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9fQ%3D%3D&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1369304337437110274&lang=es&origin=https%3A%2F%2Fmisionverdad.com%2Fglobalistan%2Ffbi-cia-y-otan-controlan-los-hilos-operativos-de-twitter&sessionId=a0f4638a81f51951148ae12dbeacd558be64bd48&theme=light&widgetsVersion=b45a03c79d4c1%3A1654150928467&width=550px

Kanishk Karan y Daniel Weimert trabajaron en el Laboratorio de Investigación Forense Digital (DFR, por sus siglas en ingles) del Atlantic Council antes de unirse a Twitter. Karan dejó su puesto de investigador asociado en el DFR y ahora es especialista en integridad y seguridad de la información en la red social. Su trabajo consiste básicamente en ayudar a «controlar lo que Twitter considera información legítima y desinformación nefasta», dice la investigación de MintPress.

Antes de continuar con Weimert, habría que rememorar un par de cosas sobre el Atlantic Council: algunas investigaciones apuntan a que el instituto patrocinó a PropOrNot, una organización en la sombra que difamó a muchos sitios web alternativos a los medios hegemónicos, tildándolos falsamente como «propaganda rusa». Dicho esto, podemos pasar al cargo que ahora ocupa Weimert: asociado principal de políticas públicas para Rusia, perfectamente alineado con los intereses del Atlantic Council.

El artículo de MintPress indica que Twitter también emplea directamente a oficiales del ejército que se encuentran activos.

«En 2019, se reveló que Gordon Macmillan, el jefe de redacción de toda la región de Europa, Medio Oriente y África, era un oficial de la notoria 77° Brigada del ejército británico, una unidad dedicada a la guerra en línea y las operaciones psicológicas. Esta noticia explosiva fue ignorada por los medios de comunicación».

Vigilar y hostigar a los mismos países, desde una oficina distinta

La corporación de tecnología con sede en California podría justificar el reclutamiento de funcionarios del FBI y afines con el argumento de que la influencia y popularidad que ha alcanzado la red social en el mundo amerita tener expertos en seguridad y vigilancia regulando el sitio web. Ciertamente, son más de 220 millones de usuarios activos en la plataforma, que tienen, en teoría, la posibilidad de difundir y posicionar narrativas según sus intereses.

Ahí se agotan los recursos de Twitter para justificarse, puesto que, como lo hemos comprobado con el historial de los empleados que ocupan los puestos más relevantes, la empresa no ha conformado un equipo para moderar el contenido que circula en la plataforma social y garantizar que la comunidad virtual esté protegida ante la desinformación, los mensajes extremistas o la manipulación; todo lo contrario, sus empleados vienen de haber protegido, desde instituciones gubernamentales de Estados Unidos, la visión unilateral que el Imperio occidental tiene del mundo. Sabiendo que la cúspide imperial la ocupan las corporaciones, no hay por qué dudar de que las tareas en Twitter de los exagentes del FBI, la CIA y ex miembros del Atlantic Council sean distintas.

La lista de países que han sido objeto de informes de Twitter por «operaciones de información vinculadas al Estado» prueba que los exfuncionarios de agencias estadounidenses de seguridad siguen vigilando a los mismos enemigos: Rusia es nombrada en siete informes, Irán en cinco, China en cuatro y Venezuela en tres. Otros países que aparecen en la lista son Arabia Saudita, Cuba, Serbia, Bangladesh, Emiratos Árabes Unidos, Ecuador, Ghana, Nigeria, Honduras, Indonesia, Turquía, Tailandia, Armenia, España, Tanzania, México y Uganda.

¿Conflicto de intereses?

Muchas veces se ha hablado del conflicto de intereses que existe cuando una persona que ejerce una función pública tiene intereses privados relacionados a su función. Con respecto a que exempleados del FBI trabajen para la corporación que antes supervisaban, MintPress le pidió a la exagente Coleen Rowley su opinión y ella dijo que «no estaba sorprendida en absoluto» y señaló que es una práctica común que los agentes busquen dónde van a trabajar después de jubilarse del FBI.

Los programas de divulgación pública de la agencia federal, que se muestran como una iniciativa para promover la confianza de la comunidad en la institución, frecuentemente son usados por los funcionarios para obtener conexiones con personas importantes que puedan contratarlos después de jubilarse. Tal práctica «distorsiona y pervierte el trabajo de investigación criminal que hacen los agentes cuando todavía trabajan como agentes porque anticipan obtener trabajos lucrativos después de jubilarse o dejar el FBI», reconoce Rowley.

Otro asunto que destacó Rowley es que han habido casos de agentes retirados que se contactan con agentes actuales para averiguar el curso de alguna investigación. «Si trabajas para una empresa, a esa empresa le gustará esa influencia”, dice.

Reclutar a exfuncionarios del gobierno de Estados Unidos es una práctica común entre las corporaciones de tecnologías. Sabemos que el Atlantic Council, por lo tanto la OTAN, tiene una fuerte influencia sobre lo que se puede divulgar y lo que no en Facebook, y otra investigación en MintPress señala a quiénes ha reclutado TikTok de la OTAN, la CIA y el Departamento de Estado. Por esa razón, los usuarios de las redes sociales hemos sido testigos de las crecientes medidas que toman las empresas al eliminar cuentas de personas vinculadas a naciones que se encuentran en la lista negra de Washington.

No tiene mucho sentido aplicar el concepto de «conflicto de intereses» en Estados Unidos debido a que las líneas entre lo público y lo privado se desdibujaron hace tiempo, toda vez que cualquier profesional puede rotarse de instituciones gubernamentales a corporaciones, según sea conveniente para el interés del capital.

(Misión Verdad)



Algo para recordar. Por Agustín Lage

27 de Junho de 2022, 13:07, por La pupila insomne

El texto que vamos a comentar aquí es muy conocido, y ha sido citado en muchos artículos, pero aun así es bueno recordarlo una vez más, porque más del 80% de la actual población cubana actual no había nacido cuando se escribió.

Es un memorándum secreto de abril de 1960, escrito por Lester Mallory, entonces Vicesecretario de Estado para Asuntos Interamericanos del gobierno de los Estados Unidos.

En ese memorándum se decía esto:

“La mayoría de los cubanos apoyan a Castro… el único modo previsible de restarle apoyo interno es mediante el desencanto y la insatisfacción que surjan del malestar económico y las dificultades materiales… hay que emplear rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica de Cuba… una línea de acción que, siendo lo más habilidosa y discreta posible, logre los mayores avances en la privación a Cuba de dinero y suministros, para reducirle sus recursos financieros y los salarios reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno”.

Cínico ¿verdad? También inmoral. Pero es exactamente lo que el Gobierno de los Estados Unidos ha estado haciendo durante 62 años.

Y lo que sigue haciendo hoy, reforzado en el momento actual no solamente por medidas nuevas de bloqueo económico, sino por un poderío de medios masivos de comunicación (incluyendo internet y las redes sociales) a una escala desconocida en 1960, y que pretende convencer a los cubanos de que las penurias económicas que sufrimos a diario son consecuencia de errores administrativos internos o de la inviabilidad de una economía socialista.

Como si los cubanos fuésemos lo suficientemente estúpidos o ignorantes como para creernos eso (aun conociendo, como conocemos bien, las realidades de nuestras propias insuficiencias y lentitudes).

Ciertamente han aparecido en los últimos años más compatriotas sensibles al “desencanto y la insatisfacción que surjan del malestar económico y las dificultades materiales” cuya debilidad daría la razón a la propuesta de Mallory.

También la omnipresencia de los medios electrónicos y las redes globales de comunicación ha ido creando un segmento de la población con muchachos que saben más de los chismes de la farándula de moda, pero nada de historia, política, literatura o matemáticas, que pasan más tiempo atendiendo a las estupideces que hay en Internet, que estudiando, o leyendo casi sin comprender lo que leen; zombies del iPhone y el Android, las tablets, el facebook, Instagram, los chats o los juegos informáticos, en un claro aislamiento que se empieza a conocer como “autismo cibernético”, que promueve un egoísmo ciego y un distanciamiento de los proyectos colectivos de la sociedad. Funcionan con reflejos, no con razonamiento.

Pero no son mayoría. La mayoría somos los que ponemos el hombro, el sudor y el pensamiento en derrotar el cinismo del memorándum de Mallory. No es imposible. Lo hemos estado haciendo esos mismos 62 años y lo vamos a seguir haciendo en lo adelante.

Hay en Cuba mucha ética, mucha cultura y mucha historia en que apoyarnos, y mucha fe en los valores del ser humano.

Así lo advirtió José Martí: “La pobreza pasa: lo que no pasa es la deshonra que con pretexto de la pobreza suelen echar los hombres sobre sí”.

El talento y la creatividad de los cubanos están ahí para continuar la batalla. No van a fragmentar la sociedad cubana, ni hacernos renunciar al ideal de convivencia humana, justicia y cultura que nos une. Los revolucionarios de ayer, durante décadas, no lo permitieron. Los jóvenes de hoy tampoco lo van a permitir.

Agustín Lage Dávila

Centro de Inmunología Molecular

(Blog del autor)



Petro-Márquez, un gran triunfo electoral, pero aún falta controlar el poder. Por Roberto Montoya

26 de Junho de 2022, 9:43, por La pupila insomne

La victoria electoral de la fórmula presidencial Petro-Márquez en las recientes elecciones presidenciales colombianas es un hito histórico, sin lugar a dudas, inimaginable hasta hace poco tiempo… pero la batalla aún no está ganada.

Ha sido un gran triunfo de las nadies y los nadies, de quienes tras el resultado de la primera vuelta comprendieron que una alianza en la segunda vuelta de las distintas corrientes de la derecha que se habían presentado inicialmente separadas podía impedir como en 2018 la llegada de un gobierno de izquierda a Colombia.

El hundimiento del uribismo, expresión máxima de la conjunción de los intereses de terratenientes y grandes empresarios sin escrúpulos, multinacionales, fuerzas armadas, poderosos grupos narcoparamilitares y grupos mediáticos, no garantizaba de por sí la derrota de la derecha.

Las matemáticas permitían prever un claro triunfo de la derecha si lograba unirse puntualmente alrededor de un candidato tan peculiar como Hernández, capaz de recoger también, gracias a su discurso simplón y populista y evitando la confrontación de programas, el voto de sectores populares prejuiciosos y temerosos con Petro. Hernández, bendecido por Biden -a pesar del parecido de este candidato con Trump- aparecía así como el candidato antiPetro ideal en unas elecciones tan polarizadas.

Al igual que sucedió en Chile en las elecciones de diciembre pasado, los desprestigiados partidos políticos tradicionales fueron quedando por el camino y a la recta final llegaron en cambio inesperados personajes ultraderechistas para enfrentar a las candidaturas de izquierda, José Antonio Kast en Chile y Rodolfo Hernández en Colombia. Aunque con perfiles muy diferentes, los dos presentaban ciertos rasgos importantes comunes: populistas en las formas, neoliberales en lo económico, ultraderechistas ideológicamente, como lo es también ahora en Argentina Javier Milei, el economista y diputado con quien la ultraderecha ha logrado entrar en el Parlamento por primera vez desde la última dictadura militar.

El esperpéntico magnate septuagenario Rodolfo Hernández es tan patético, tan poco creíble, como lo eran otros multimillonarios conocidos que saltaron al mundo de la política, como Silvio Berlusconi o Donald Trump. Sin embargo, ese patetismo no impidió ni  a Berlusconi ni a Trump llegar al poder en Italia y EE UU respectivamente, como tampoco se lo impidió a Jair Bolsonaro en Brasil.

El fenómeno Hernández se fabricó en pocos meses y las distintas familias de la derecha se aferraron a él tras los resultados de la primera vuelta en un intento desesperado por conservar el orden establecido, el orden de siempre.

Una movilización de los de abajo que tiró abajo las previsiones

Los nadies y las nadies entendieron el peligro y se movilizaron desde los lugares más recónditos de Colombia. No es exagerado decir que muchos caminaron o montaron a caballo durante días, porque hay suficientes testimonios y vídeos de ello; atravesaron montañas y ríos para poder llegar a lejanos colegios electorales para emitir su voto. Comprendieron lo que estaba en juego.

El programa del Pacto Histórico no lo fue todo, ni el carisma y veteranía política de Petro, ex alcalde de la capital, alcalde de una ciudad de más de siete millones de habitantes como Bogotá.

La presencia a su lado de una combativa luchadora social negra de larga trayectoria como Francia Márquez, tan reconocida por su larga batalla a favor de las minorías sociales, fue de vital importancia para movilizar a campesinos e indígenas, a esas y esos activistas medioambientales que todos los días se juegan la vida luchando contra la deforestación, contra las macrominas a cielo abierto, defendiendo la tierra frente a los atropellos de los latifundistas y sus grupos armados. Márquez consiguió ilusionar y movilizar igualmente a la comunidad LGTBI, al movimiento feminista. Con su incuestionable valentía y su historial pudo transmitir ilusión a sectores sociales a los que aún no había logrado convencer el discurso de Petro.

El fantasma del genocidio de la Unión Patriótica

En primer lugar hay que llegar vivos al 7 de agosto, al día fijado para que Gustavo Petro y Francia Márquez asuman sus cargos como presidente y vicepresidenta respectivamente, y seguir vivos después de él.

Durante la última etapa de la campaña electoral, Petro se vio obligado a anular varios mítines públicos en lugares controlados por los narcos y los paracos, tradicionales aliados del uribismo. En otros actos tuvo que hablar protegido por cristales antibala. Las amenazas de muerte en Colombia no son para tomarlas a la ligera. Alquilar un sicario sale demasiado barato.

Colombia lleva el récord mundial de candidatos presidenciales asesinados a balazos: en 1987 Jaime Pardo Leal y en 1990 Bernardo Jaramillo Osa, los dos candidatos a la presidencia por la Unión Patriótica. En ese mismo año 1990 fueron asesinados también el candidato favorito, Luis Carlos Galán, y Carlos Pizarro Leongómez, uno de los principales dirigentes del M-19, la misma guerrilla a la que perteneció Gustavo Petro de joven. En 1995 fue asesinado también el candidato presidencial Álvarez Gómez Hurtado, del MSN (Movimiento de Salvación Nacional).

Para todos los militantes del Pacto Histórico está más presente que nunca el fantasma de la matanza de miembros de la Unión Patriótica (UP), a la que pertenecían Pardo Leal y Jaramillo Osa. Este último fue asesinado por un sicario de 16 años por orden de Pablo Escobar. La UP fue una coalición creada en 1984 por las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ejército del Pueblo (FARC-EP) tras los Acuerdos de Paz firmados por esos grupos armados con el Gobierno de Belisario Betancour.

Guerrilla y Gobierno firmaron entonces un armisticio, y la ilusión que este provocó en buena parte de la población hizo que muchos sectores partidarios de la paz se sumaran a la coalición y que en 1986 esta consiguiera muy buenos resultados electorales, entrando en el Congreso de los Diputados y en el Senado y obteniendo 335 concejales. Pardo Leal obtuvo el 10 por ciento de los votos. En el momento en que se realizaron aquellas elecciones ya habían sido asesinados casi 300 militantes de la UP. Había logrado romper con el bipartidismo por primera vez en el país, lo que había hecho saltar todas las alarmas en los poderosos de Colombia y Estados Unidos.

Después de esos resultados electorales los asesinatos arreciaron aún más, los militantes y simpatizantes de la Unión Patriótica se convirtieron en objetivos a abatir por parte de los grupos narcoparamilitares de ultraderecha, en complicidad con las fuerzas de seguridad y las fuerzas políticas conservadoras. La cabeza de cualquiera de sus miembros valía muchos dólares. Los asesinatos de alcaldes, concejales y las matanzas de decenas de activistas o de simples votantes de UP en aldeas rurales arreciaron aún más tras las elecciones municipales de 1988 cuando la UP se convirtió en la tercera fuerza política de Colombia.

Según un informe[1] de 2022 de la Jurisdicción Especial para la Paz, además de los dos candidatos presidenciales asesinados, la UP tuvo 5.733 víctimas; fueron 4.616 asesinatos y el resto desapariciones forzosas. El Estado terminó reconociendo muchos años después que la UP había sido objeto de un genocidio. La gran mayoría de los crímenes quedaron impunes.

Las FARC-EP dieron por rota la tregua y comenzaron una gran ofensiva contra los líderes de los clanes del narcotráfico y paramilitares protagonistas de esos miles de crímenes, y la guerra retomó toda su intensidad. La UP fue prohibida pero recuperó años más tarde su personería jurídica al reconocer el Estado que su militancia había sido objeto de un genocidio. Con una composición distinta a la original, hoy la Unión Patriótica forma parte de la coalición Pacto Histórico que dio el triunfo electoral a la fórmula Petro-Márquez.

Garantías de que no se impondrá el comunismo

La presión política, económica y mediática es tan brutal que Petro se ha visto obligado a dar garantías públicamente y ante notario -sí, ante notario- de que no pretende acabar con el capitalismo, que no quiere implantar el comunismo ni seguir el modelo cubano o el modelo venezolano, ni expropiar propiedades masivamente, ni acabar con la propiedad privada.

“No adoramos precisamente el capitalismo, pero primero tenemos que superar la premodernidad”, repite Petro. Es consciente de que la coalición progresista que lidera junto con Francia Márquez consiguió un 50,4% de los votos, un muy buen resultado, pero que Hernández obtuvo el 47,3%. Colombia está fracturada hoy mismo en dos grandes bloques y no le será nada fácil tejer alianzas y hacerse con una mayoría suficiente en el Congreso para poder sacar adelante importantes reformas económicas, sociales y políticas. Petro ya sufrió en carne propia la presión de los poderes fácticos cuando fue alcalde de Bogotá (2012-2015) y el Concejo de la ciudad le impidió sacar adelante varias de sus más importantes reformas.

En un país con un 39% de pobreza extrema, el mayor productor mundial de cocaína y uno de los más violentos del mundo, con multitud de grupos armados, de los narcos, los paracos, fracciones disidentes de las FARC y con el ELN aún sin desmovilizar -ha tendido ya la mano al nuevo Gobierno- nada resultará fácil.

Máxime cuando Colombia es desde hace décadas para EE UU una plataforma fundamental de operación regional en una amplia zona de América Latina y el Caribe. Sus poderosas fuerzas armadas han sido entrenadas y armadas por EE UU. Colombia alberga ocho importantes bases militares estadounidenses y es el único país de la región que consiguió el título de miembro observador de la OTAN.

Los mandos militares y policiales odian a Petro y Márquez y todo lo que ellos representan; son unas fuerzas armadas que han practicado durante décadas una brutal guerra sucia, que incluyó además de la corrupción, la tortura y las ejecuciones sumarias, prácticas como la de los falsos positivos, el asesinato de más de 6.000 jóvenes campesinos e indígenas a los que se mató solo para hacerlos pasar por guerrilleros muertos en combate y así engrosar estadísticamente los éxitos militares del uribismo y cobrar recompensas económicas y promociones por ello. No les será fácil a Petro y a Márquez renovar a las cúpulas militar y policial y cambiar radicalmente sus objetivos y forma de actuar, como tampoco será fácil nombrar a un nuevo ministro de Defensa y nuevos cargos policiales y militares para impulsar ese cambio.

La guerra sucia mediática que han tenido que soportar estos últimos meses Petro y Márquez, con bulos disparatados y montajes de audios y vídeos, ha contaminado tanto la campaña que los ha llevado a actuar a la defensiva, tratando de tranquilizar a unos y otros, intentando, como también hizo Boric en Chile, distanciarse también de los gobiernos de Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Apaciguar a los mercados parece ser uno de los objetivos a corto plazo de Petro, como lo es de Boric. Pero ¿cómo apaciguar a unos mercados, a unos poderosos empresarios agroexportadores y de la industria petrolera y minera con un programa de Gobierno que propone acabar con el extractivismo, descarbonizar el país, cambiar radicalmente la política fiscal y la distribución de la riqueza o contar con una Universidad gratuita?

Petro no propone abrir un proceso constituyente, como hicieron en la década del 2000 Chávez, Correa o Morales, ni nacionalizar los hidrocarburos como hizo Morales, ni expropiar millones de hectáreas improductivas, como hizo Chávez, pero aún así su programa es presentado por la derecha nacional e internacional como un peligro para la democracia y para el sistema.

Petro y Márquez heredarán una abultada deuda pública, de las mayores en la historia de Colombia, una aguda desigualdad social; una situación de emergencia social que requiere de rápidas medidas a corto plazo, pero también se requerirá a mediano y largo plazo emprender una gran reforma estructural, una reforma del sistema, un cambio de modelo que se presenta como una tarea titánica.

El Pacto Histórico es una coalición con muchas almas que necesitará consolidarse para poder enfrentar a una oposición hoy dividida pero aún así poderosa, y tendrá que mantener y ampliar su base social, ganarse a esa parte del electorado intoxicado y prejuicioso que le teme al cambio, que le teme al comunismo, sobre el cual seguirá intentando apoyarse la derecha, los poderes fácticos, para impedir que Gustavo Petro y Francia Márquez logren efectivamente controlar el poder real en Colombia.

Roberto Montoya, periodista y escritor, es miembro del Consejo Asesor de viento sur

(Viento Sur)

[1]    Caso 06 – Victimización de miembros de la Unión Patriótica, Jurisdicción Especial para Paz, Abril 2022, disponible en https://www.jep.gov.co/especiales1/macrocasos/06.html
Compartir:



#LaPupilaTv: Yo soy el punto cubano (video)

24 de Junho de 2022, 0:01, por La pupila insomne