Ir para o conteúdo
ou

Thin logo

Solidarios con los procesos de cambio en América Latina y
causas justas en el mundo.

Blogueros y Corresponsales de la Revo...

Tela cheia Sugerir um artigo
 Feed RSS

Blog

2 de Julho de 2014, 11:17 , por Blogoosfero - | No one following this article yet.

Venezuela: la derecha busca un baño de sangre

27 de Abril de 2017, 10:25, por David Díaz Ríos - 0sem comentários ainda

Venezuela: la derecha busca un baño de sangre / Por Ángel Guerra Cabrera 

 
Más de 26 muertos, cientos de heridos y daños materiales estimados en 100 mil millones de bolívares es el saldo provisional de la violencia generada por el demencial clima de odio y violencia desatado por las protestas opositoras en abril.
¿Sus antecedentes inmediatos? Hace poco más de un año la contrarrevolución obtuvo mayoría en la Asamblea Nacional (AN) y se sentía más fuerte que nunca. Por primera vez desde 1998 había superado al chavismo en unos comicios. No hizo más que instalarse el órgano legislativo e inició un camino irracional hacia el golpe de Estado, que es lo suyo.  El nuevo presidente del Legislativo manifestó que en seis meses sacaría del cargo a Nicolás Maduro. Al continuar este en su puesto pasado el plazo, los legisladores oposicionistas le hicieron un juicio político en 24 horas y acordaron convocar elecciones en 30 días, decisiones para las que la AN no está facultada por la Constitución. Para no hablar de la ridícula“ausencia” del mandatario que declararon.
La AN se extralimitaba cada vez más en sus competencias y atropellaba las de otros poderes del Estado, cuando decidió juramentar a tres diputados cuya elección había sido anulada por el Consejo Nacional Electoral, que la consideró fraudulenta. Ante el reiterado atropello de la Constitución, es que el Tribunal Supremo, garante de su observancia, decide declararla en desacato y en el ínterin asumir algunas de sus funciones ante asuntos que requieren resolución urgente por interés social. Bastaría que revocara la juramentación de los tres diputados para que cesara la situación de desacato.
Pero no, prefiere acusar a Maduro de haber dado un “autogolpe”, cuando en realidad es la mayoría opositora la que mantiene una conducta golpista desde la misma instalación de laAN, que se retrotrae al golpe del 11 de a abril de 2002, del cual son cómplices todos sus cabecillas más connotados.
El autogolpe ha sido el pretexto para la nueva ola de protestas violentas, siempre apegadas, al igual las de febrero de 2014, al manual del asesor de la CIA Gene Sharp y a las directivas de la Operación Venezuela Freedom 2 del Comando Sur yanqui. En concordancia con la violencia opositora, sus exigencias son inaceptables por su carácter golpista: destituir a los jueces del Tribunal Supremo, convocar elecciones de inmediato, liberar a los presuntos presos políticos y abrir un canal “humanitario” para asistir a la población. Puro cinismo.
Es también el caso de la marcha convocada para el miércoles 26, cuyo supuesto objetivo era entregar una carta en la oficina del Defensor del Pueblo para solicitarle que –bajo descaradas amenazas- declare en falta grave a los jueces del Tribunal Supremo, requisito legal para que la AN los destituya. El objetivo real era buscar derramamiento de sangre y una vez más lo consiguieron. Tarek Williamn Saab, Defensor del Pueblo, ha dicho que la misiva fue entregada ya 15 veces por personeros opositores y desestimada por improcedente. Esta marcha, como siete anteriores que la oposición ha intentado conducir al centro de Caracas no han sido autorizadas, como ocurre en otros países, donde se impide marchar en determinadas áreas. Aquí una explicación de por qué la prohibición(http://www.albatv.org/Por-que-el-gobierno-venezolano-no.html).
Con el extremismo de derecha en el poder en Washington, la contrarrevolución tiene cuatro objetivos: asaltar el poder no importa el costo en vidas humanas y a la economía (otra Siria); impedir la recuperación económica y política de la Revolución Bolivariana en pleno curso y ocultar su hundimiento político en un momento en que el chavismo ha ganado considerable fuerza, como lo demuestran sus movilizaciones de calle en comparación con las de los adversarios.
 
La hostilidad de la OEA, de varios gobiernos de derecha o atemorizados y la campaña mediática sin precedente contra Venezuela han contribuido mucho a estimular la demencia opositora. Un individuo mediocre, rencoroso y de baja estofa como Almagro, ha terminado de descalificar a la OEA para tratar cualquier tema relacionado con la patria de Bolívar.
Al fin y al cabo, el organismo siempre ha sido instrumento de la política injerencista y agresiva de Washington contra los gobiernos soberanos de nuestra América.
El fin único de la oposición es derrocar el orden constitucional para volver al infierno neoliberal y a la represión masiva contra el pueblo. Mucho peor y más sangrienta que la ejercida después del caracazo.
 
 
 
Fuentes:
 
 
 
ARTÍCULO RELACIONADO:
 


La guerra mediática y la posverdad

10 de Abril de 2017, 11:21, por David Díaz Ríos - 0sem comentários ainda

La guerra mediática y la posverdad / Carlos Fazio 

 
En momentos en que desde la Casa Blanca se asoma el rostro del fascismo del siglo XXIcomo la encarnación de la dictadura emergente de la clase capitalista trasnacional, es dado suponer que los patrocinadores de la guerra y el terrorismo mediáticos contra Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador y los demás países de la ALBA intensificarán, renovados, sus afanes injerencistas, desestabilizadores y golpistas como parte de la política imperial de cambio de régimen en los países considerados hostiles por la diplomacia de guerra de Washington.
Como dice Ignacio Ramonet, con el perfeccionamiento de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, sin que nos demos cuenta, millones de ciudadanos de a pie estamos siendo observados, espiados, controlados y fichados por Estados orwellianos que llevan a cabo una vigilancia clandestina masiva en alianza con aparatos militares de seguridad y las industrias gigantes de la web.
De esa estructura panóptica o especie de imperio de la vigilancia da cuenta la reciente divulgación por Wikileaks de 8 mil 761 páginas web que detallan los métodos de espionaje electrónico del Centro Cibernético de la Agencia Central de Inteligencia, para extraer mensajes de texto y audio de dispositivos como teléfonos móviles, computadoras, tablets y televisores inteligentes, mediante malware, virus y herramientas que permiten a más de 5 mil piratas informáticos (los hackers globales de la CIA) explotar vulnerabilidades de seguridad para burlar el cifrado de aplicaciones de mensajería.
 
 
 

Pero de manera paralela y complementaria, cuando se abre paso la era de la llamadaposverdad (o el arte de la mentira flagrante), tiene lugar otra guerra en el espacio simbólico, que es librada por los medios hegemónicos cartelizados contra los pueblos deNuestra América, con el objetivo de imponer imaginarios colectivos con los contenidos y sentidos afines a la ideología y la cultura dominantes, que utiliza además medioscibernéticos, audiovisuales y gráficos para manipular y controlar las conciencias de manera masiva.
El terrorismo mediático es parte esencial de la guerra de cuarta generación, la última fase de la guerra en la era de la tecnología; es consustancial a los conflictos asimétricos e irregulares de nuestros días. Con su lógica antiterrorista y contrainsurgente, los manuales de la guerra no convencional del Pentágono dan gran importancia a la lucha ideológica en el campo de la información y al papel de los medios de difusión masiva como arma estratégica y política. El poder multimediático conformado por cinco megamonopolios –con sus expertos, sus intelectuales orgánicos y sus sicarios mediáticos− es parte integral de una estrategia y un sistema avanzado de manipulación y control político y social. Pero los medios convertidos en armas de guerra ideológica son, además, una de las principales fuentes de obtención de superganancias.
En ese contexto, más allá de lo que ocurra en la realidad, la narrativa de los medios es clave en la fabricación de determinada percepción de la población y las audiencias mundiales. De allí que mientras impulsan una guerra de espectro completo, el Pentágonoy la CIA intensifican sus acciones abiertas y clandestinas contra gobiernos constitucionales y legítimos.
A modo de ejemplo cabe consignar que en el ataque continuado contra el proceso bolivariano de Venezuela, los guiones del golpe de Estado de factura estadounidense exhiben sucesivas fases de intoxicación (des)informativa a través de los medios de difusión bajo control monopólico privado –en particular los electrónicos−, combinadas con medidas de coerción sicológica unilaterales y extraterritoriales y un vasto accionar sedicioso articulados con redes digitales de grandes corporaciones en la web, partidos políticos y dirigentes de la derecha internacional, poderes fácticos y grupos económicos trasnacionales, fundaciones, ONG y la injerencia de organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), a través de ese cadáver político que es hoy su secretario general, Luis Almagro.
Todo lo anterior ha sido reforzado en la coyuntura con la puesta en práctica de eseneologismo de resonancias orwellianas entronizado por el Diccionario Oxford como palabra del año: la posverdad, un híbrido bastante ambiguo cuyo significado denota circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal. Según un editorial deThe Economist de Londres, Donald Trump “es el máximo exponente de la política‘posverdad’ (…) una confianza en afirmaciones que se ‘sienten verdad’, pero no se apoyan en la realidad”. Su victoria electoral habría estado fundada en aseveraciones que sonaban ciertas, pero que no tenían base fáctica; en verdades a medias basadas en emociones y no en hechos.
Lo que nos conduce al arte de la desinformación. Al uso de la propaganda como una tentativa de ejercer influencia en la opinión y en la conducta de la sociedad, de manera que las personas adopten una opinión y una conducta predeterminadas; se trata de incitar o provocar emociones, positivas o negativas, para conformar la voluntad de la población. En ese contexto, y ante la llegada de Donald Trump a la Oficina Oval con su gabinete de megamillonarios corporativos, militares imperialistas, expansionistas territoriales y fanáticos delirantes, es previsible pensar que las guerras asimétricas impulsadas por la plutocracia trasnacional se profundizarán bajo diferentes modalidades.
México ya lo está padeciendo: a golpes de Twitter y órdenes ejecutivas, la anunciada palestinización del país a través de la continuación del muro fronterizo iniciado en los años 80 y el lanzamiento de una cacería de millones de indocumentados sigue alimentando la teoría de los bad hombres como chivos expiatorios en el socorrido discurso neoautoritario y con reminiscencias hitlerianas y de poder desnudo del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

*Carlos Fazio. Periodista uruguayo radicado en México. Pertenece a la redacción del diario La Jornada y colabora con el semanario Brecha, de Uruguay.
 
Fuentes:
 
 
 
 


Gracias Fidel por señalarnos el camino

7 de Abril de 2017, 15:11, por David Díaz Ríos - 0sem comentários ainda

 
Presentación del libro Cien horas con Fidel en el XXI Seminario “Los partidos y una Nueva Sociedad”
 
Gracias Fidel por señalarnos el camino / José Bell Lara / Rebelión
 
 
Por una feliz iniciativa del partido del Trabajo se presenta aquí una biografía a dos voces de un líder revolucionario, un combatiente por el futuro de nuestros pueblos que sigue batallando desde sus ideas y ejemplo. Este libro, Cien horas con Fidel, y el libro Fidel Castro Ruz, guerrillero del tiempo, ambos reúnen la mayor información sobre su trayectoria que conocemos.
 

 
 
En una síntesis de su recorrido vital, tendríamos que señalar:

Que comprendió desde el primer día del golpe de Estado del tirano Batista, en 1952, que el momento era revolucionario y no de la política tradicional y en consecuencia encaminó su accionar en ese sentido.

Que organizó, sin que los aparatos de inteligencia y represión de la dictadura y del imperialismo lo detectaran, un movimiento revolucionario que asaltó la segunda fortaleza militar del país, el cuartel Moncada.

Que convirtió su alegato de defensa, conocido como “La historia me absolverá”, en el programa de la Revolución y en una denuncia a los crímenes de la dictadura.

Que desde la cárcel mantuvo organizado el movimiento que gestó.

Que no aceptó transigir con los principios para aceptar una amnistía.

Que al salir de la cárcel creó la organización política-militar más eficaz para combatir a la tiranía: El Movimiento 26 de Julio.

Que empeñó su palabra y la cumplió, de retornar a la patria en 1956 para continuar la lucha armada.

Que fundó el Ejército Rebelde, cuyo accionar derrotó militarmente al ejército de la tiranía.

Que fue el artífice de la primera Revolución socialista de liberación nacional en el mundo occidental y cristiano.

Que estuvo al frente de las fuerzas que ocasionaron la primera derrota del imperialismo en América: la victoria de Playa Girón.

Que ha practicado el internacionalismo más consecuente. Haciendo realidad el concepto martiano de que patria es humanidad.

Que supo encontrar las vías y métodos para mantener la llama viva del socialismo en las circunstancias más difíciles por las que ha atravesado la Revolución Cubana en su historia, el llamado período especial.

Que frente a los ejércitos de la muerte del imperio ha creado un ejército de la vida en el cual miles de médicos cubanos prestan servicios en decenas de países.

Por esa y muchas razones más su nombre se identifica con la Patria cubana y con la lucha revolucionaria a escala internacional.



Nos reúne aquí la única forma de homenaje posible a un grande, aprender de él para actuar en el futuro, la primera enseñanza de Fidel se concreta en una palabra: luchar, siempre luchar y no aceptar los reveses, sino levantarse sobre ellos para continuar luchando contra el imperialismo y sus servidores nativos para alcanzar victorias parciales o totales.

Vivimos un momento "thermidoriano" de la historia en que se ha instaurado un fascismo subliminal en el centro del imperio que solo concibe países vasallos en el mundo.



La lucha no puede no puede ser de contingentes aislados, hay que luchar por la unidad de acción con otras fuerzas empeñadas en ese combate. Unidad no quiere decir fusión, lo importante es ir coordinando acciones, buscar siempre lo que nos une en la marcha hacia el futuro.

En la lucha no se puede olvidar que el actor principal son las masas, esa es una enseñanza que nos dejó Fidel. Trabajar con las masas, actuar dentro de ellas y con ellas, solo así hay posibilidad de victorias, que pueden ser parciales, pero cada una de ella nos puede acercar al futuro.

Hay una enseñanza de Fidel invaluable: la práctica de la solidaridad consecuente, lo acompañó desde que era un estudiante universitario y estuvo presente en toda su vida.



Hay procesos políticos en el continente con los que tenemos deberes solidarios: Venezuela, Bolivia y Ecuador.

El llamado de la hora nos dice que, en estos momentos, en ellos está el fiel de nuestro continente. Contra ellos se mueve todo el aparato subversivo del imperio en respaldo a la oligarquía local, a los que acompaña la prensa corporativa como punta de lanza del pasado que quiere retornar. También debemos tener presentes a Nicaragua y El Salvador, contra los que maniobran las oligarquías locales respaldadas por el imperio.

Es deber nuestro la solidaridad activa con ellos.

Hay un factor transversalmente a todos los anteriores: la batalla de ideas.



En este terreno tenemos que decir que el enemigo está en casa cada vez que encendemos el televisor. Esto es válido para todos los países de Nuestra América. Basta pasar revista a las series televisivas, los programas de entretenimientos, los dibujos animados dirigidos al público infantil y podemos comprobar que más del 60 % de todos ellos son producidos en Estados Unidos o tienen factura similar a los programas de ese país.

Esta es una de sus armas más poderosas, destinada por una parte a ganar las mentes y los corazones y también a propiciar una vía de escape de las tensiones de la realidad que puede convertirse en rebeldía. El imperialismo no solo trata de imponer un pensamiento único, también trata de que no se piense. Ojo no estamos diciendo que no se vea televisión, ni programas de entretenimientos, estamos señalando armas del enemigo a las que hacer frente inteligentemente.

Urge más que nuca acompañar nuestras acciones con una labor de concienciación, eso no se puede hacer con discursos vacíos, actuar y educar trasmitiendo nuestras ideas de forma atractiva, buscando el lenguaje adecuado y usando los recursos que las TIC ponen a nuestra disposición.

Fidel nos llama a continuar la batalla asimilando sus enseñanzas.


Gracias Fidel por tu ejemplo y por señalarnos caminos.



Hasta la victoria siempre.

Muchas gracias


Fuentes:

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=224986

https://islamiacu.blogspot.com/2017/04/gracias-fidel-por-senalarnos-el-camino.html

https://drive.google.com/file/d/0B_1D5NZldMBRR1NDclhBeWFFa0k/view?usp=sharing
 
 
 


Triunfo por partida doble del progresismo y la dignidad en la Patria Grande

3 de Abril de 2017, 15:51, por David Díaz Ríos - 0sem comentários ainda

Triunfo por partida doble del progresismo y la dignidad en la Patria Grande / Por Patricio Montesinos


 
El progresismo en Nuestra América doblegó por partida doble al conservadurismo regional con la victoria este domingo de la Alianza País en las elecciones ecuatorianas, y el triunfo de Venezuela el pasado martes frente a la Organización de Estados Americanos (OEA), la cual no consiguió imponerle la injerencista “Carta Democrática”.
A pesar de una arremetida derechista sin precedentes para alterar la correlación de fuerzas en la Patria Grande, las revoluciones Ciudadana, de Ecuador, y Bolivariana, deVenezuela, echaron por tierra agresiones, campañas mediáticas difamatorias y planes desestabilizadores de todo tipo perpetrados por la oligarquía y alentados desde territorio estadounidense.
 

El pueblo ecuatoriano le dio su voto mayoritario en las urnas al candidato presidencial deAlianza País, Lenín Moreno, quien continuará el legado del mandatario Rafael Correa y el proceso de transformaciones sociales a favor de los más desposeídos iniciado en esa nación hace una década.
Con la victoria de Moreno se pone freno definitivo a otra tenebrosa avalancha neoliberal en Latinoamérica y el Caribe, y el cacareado “síndrome del fin del progresismo” en la región que se extiende desde el Río Bravo hasta la Patagonia.
Ya la pasada semana Venezuela junto a los gobiernos dignos de Nuestra América frustraron otras tentativas de la derecha de cercar a la Revolución Bolivariana con la aplicación por la OEA de la denominada “Carta Democrática” de esa organización, con sede en Washington.
La OEA, su secretario general, Luis Almagro, y regímenes neoliberales como los deArgentina, Brasil, Paraguay y Perú, entre otros, vieron malogrados sus planes de pretender ilegitimar la democracia venezolana para preparar el terreno hacia una eventual intervención en la Patria de Hugo Chávez, al no lograr el apoyo de la mayoría de los estados latinoamericanos y caribeños.
Ese duro golpe al muy bien bautizado “ministerio de las colonias de Washington”, y a su cabecilla Almagro y sus secuaces, colocó al borde de la histeria a la envalentonada oligarquía, que arreció aún más su ofensiva en Ecuador en los últimos días con el evidente objetivo de impedir a toda costa una nueva conquista de la Revolución Ciudadana, y de facto la continuidad del progresismo en Nuestra América.
La desesperada OEA y sus empleados siguen empecinados en atacar a Venezuela, y lo harán también contra otros países con gobiernos de izquierda, pero está claro que no conseguirán revertir los procesos de cambios en la Patria Grande.
Desde el triunfo en Nicaragua del Sandinismo y del presidente Daniel Ortega en los comicios de noviembre pasado, se reabrió un nuevo sendero esperanzador enLatinoamérica y el Caribe que de seguro sí conducirá al fin del conservadurismo en nuestra región.
 
Fuentes:
 
 
 



Menú: política al magro

17 de Março de 2017, 13:08, por David Díaz Ríos - 0sem comentários ainda

Menú: política al magro, por José Francisco Echemendía Gallego / Universidad de Sancti Spíritus 
En el mundo de la alta cocina y de los restaurantes es común encontrar en las “cartas” o menú muy diversos nombres de “platos”, algunos muy sugerentes y otros muy directos e informativos: pollo al vino, gambas al ajillo, pato a la naranja, pollo a la parmesana, entre otros. El que les propongo, se parece en la sintaxis a estos nombres, pero no tiene que ver con el arte culinario; por suerte para todos, y casi seguro que no lo degustarían con agrado. Se trata de un juego con las palabras, y no de palabras, pero atención, es mucho más que un juego.
El martes 14 de marzo, el Secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro volvió a sus andadas –si es que alguna vez las abandonó-; hace casi un año (mayo 2016) presentó ante la organización que ¿dirige? un extenso documento en el que solicitaba la convocatoria, y cito “…a una sesión urgente del Consejo Permanente de los Estados Miembros entre el 10 y el 20 de junio de 2016, conforme al procedimiento establecido en el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana…” para, de acuerdo con la letra de este artículo realizar una apreciación colectiva de la situación en Venezuela y adoptar las decisiones que estime conveniente el Consejo Permanente de la OEA.
 
En aquella ocasión la rápida y enérgica respuesta del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y la reacción solidaria de los movimientos sociales y gobiernos de América Latina y otras partes el mundo condujeron al fracaso de las intenciones de desestabilizar el país y provocar un golpe de estado parlamentario al estilo del producido en Paraguay, y de ese apoyo y reacciones surgió la idea de acoger el diálogo propuesto por Nicolás Maduro con la oposición venezolana, con el acompañamiento de mediadores internacionales que se comprometieron a hacer avanzar las conversaciones; todo ese proceso dura hasta hoy por las tácticas dilatorias de la derecha de esa nación.
Pues sí, está claro que volvió a las andadas, todo parece indicar que como expresará hace solo unas horas el presidente de Copppal, Manolo Pichardo, “Luis Almagro se ha empeñado en mostrar su abierta militancia contra el diálogo en Venezuela… Los pronunciamientos y silencios de Almagro evidencian que su agenda responde a los intereses de los que siempre han tenido a su servicio a la OEA como un instrumento para justificar y legitimar durante años sus políticas intervencionistas en América Latina y el Caribe”. 
Una vez más, este mercenario de la diplomacia y lacayo incondicional del imperio y las oligarquías latinoamericanas amenaza con suspender a Venezuela del organismo internacional si no “celebra elecciones generales completas a la mayor brevedad” con observadores internacionales para que sean “libres, justas y transparentes”; con el único propósito de favorecer a una derecha sin programa de gobierno (que no sea el neoliberal que ya conocemos), a una oposición entreguista, xenófoba y fascista, y sacar del poder a un gobierno surgido de la voluntad popular en elecciones democráticas y transparentes. 

Acciones como esta nos demuestran que “el gigante de las siete leguas”continua intentando sojuzgarnos; Venezuela es en los últimos cuatro años el eslabón que se han empeñado en quebrar, pero no será el único; es por eso que los cubanos, y particularmente los estudiantes universitarios de Sancti Spíritus, tenemos el compromiso, el deber y la obligación de alzar nuestra voz para denunciar esta nueva versión de una vieja patraña; y mostrar nuestra solidaridad y apoyo irrestricto al gobierno y al hermano pueblo de Venezuela en estos difíciles y convulsos tiempos.
Que el ejemplo y las palabras sabias e iluminadas de nuestros próceres nos ayuden a calar hondo en los hombres y actuar en consonancia con lo que veamos en ellos: “Como amo la libertad tengo sentimientos nobles y liberales, y si suelo ser severo, es solamente con aquellos que pretenden destruirnos”.1
 
Seamos severos con los que intenten destruirnos.
(1) Carta a Juan Jurado, 8 de diciembre de 1814


ARTÍCULO RELACIONADO: