Ir para o conteúdo

La pupila insomne

Tela cheia Sugerir um artigo

La pupila insomne

3 de Abril de 2011, 21:00 , por Desconhecido - | No one following this article yet.
Licenciado sob CC (by)

Soportas el océano de cíclopes…

2 de Março de 2013, 21:00, por Desconhecido - 0sem comentários ainda
José Luis Fariñas
Fariñas, Héroe, óleo,2002

Fariñas, Héroe, óleo, 2002

Héroe

Soportas el océano de cíclopes,
los témpanos en contra,
el avatar quejivalvo y la noche cero,
pero no la mosca del milímetro,
tener que alimentarte,
la sed y su rodilla rota,
tener que quitarte ese ardor en los ojos
con el agua siempre estancada
que fluye, no obstante,
como un trasto divino
que desconoce tu hora y tu destello.




“La CIA sigue tratando de contactar conmigo”

1 de Março de 2013, 21:00, por Desconhecido - 0sem comentários ainda
Pascual Serrano
Raúl Capote

Raúl Capote

Se llama Raúl Antonio Capote, pero durante varios años fue también el agente de la CIA Pablo, y el agente de la seguridad cubana Daniel. Ahora ha vuelto –suponemos– a ser solo Raúl, profesor de la Universidad de Pedagogía. Alguien cita su nombre durante una reunión de trabajo en un congreso sobre internet y redes sociales en La Habana. Se encontraba en las últimas filas, un hombre discreto, se diría que hasta tímido, que pasa desapercibido.

Lo abordo en la calle al final de la jornada y le pido una cita para contarme su historia. Me da su correo electrónico y su teléfono particular. Me cita en su casa en un barrio a las afueras de La Habana. Tras dos horas de conversación, descubro que lo que interpreté como timidez es la sangre fría de quien sabe mantenerse tranquilo y sereno en las peores situaciones.

Su historia me lo confirma. Una historia que empieza en los años ochenta, termina –por ahora– en 2011 y que nos muestra que la guerra fría entre Cuba y Estados Unidos sigue vigente. Capote era vicepresidente de la asociación cultural Hermanos Saíz en la provincia cubana de Cienfuegos, en torno a la cual se estaba aglutinando un grupo de escritores jóvenes muy críticos, lo que les situó en la mira de los estadounidenses que consideraron equivocadamente que podrían ser reclutados para combatir la revolución cubana.

“Empezaron apareciendo por la asociación algunos estadounidenses en nombre de universidades y fundaciones estadounidenses con el objetivo, decían, de ‘promover nuestra obra’. Pero yo era un escritor incipiente, apenas tenía algunos escritos, no había nada que promover. Nos pareció extraño, pero como todo era de ámbito cultural, nos invitaban a actividades meramente culturales, sin ningún contenido político, no nos preocupamos demasiado”, explica Raúl Capote.

“Poco después –añade– empezaron a estimularnos para que iniciáramos un tipo de literatura que ‘representara la realidad del país’, según ellos debía tratar sobre los derechos humanos, la libertad de expresión, la represión, la censura, etc… Uno de ellos me dijo que si escribía una novela sobre Cuba de determinadas características, ganaría muchísimo dinero, unos 10.000 dólares que para un cubano es una barbaridad. Es entonces cuando yo informo a mis superiores en el Ministerio de que unos extranjeros van proponiéndonos que escribamos determinadas cosas a cambio de dinero”.

Un perfil idóneo

El contacto se enfría y Capote, años después, en 1995, se incorpora a trabajar en La Habana al Sindicato de Trabajadores de la Cultura, donde están asociados 40.000 profesionales, lo que, parece, le hizo muy interesante para los estadounidenses. “Sin duda ellos estudiaron mi perfil y lo consideraron idóneo por mi influencia en el sindicato, mi espíritu crítico hacia todo lo que me parecía deficiente en la revolución y la existencia de gran parte de mi familia en Estados Unidos, de ahí que comenzaran de nuevo las visitas de gente que decían ser profesores estadounidenses. Se dedican a promover mi novela El caballero ilustrado convocando reuniones y presentaciones, envían profesores universitarios desde EEUU para entrevistarme y encargarme trabajos. Junto con uno de ellos viene un tipo que se dice traductor y que quiere hacerme una entrevista que termina siendo puramente política, sobre mis posiciones sobre la revolución, la llamada oposición, mis aspiraciones… Desde el MININT (Ministerio del Interior cubano) se propone que le sigamos el rollo mientras podamos. Se acentúan las visitas, yo voy entrando a su tema, pero siempre dejando claro que no compartía los métodos y formas de los grupos cubanos contrarrevolucionarios”.

Bajo el formato de fundaciones y universidades los estadounidenses proponen una línea de publicación de escritores cubanos en unos tiempos –final del Periodo Especial– en que la situación económica del país no permitía nada parecido por parte del Estado. Por otro lado, se trataba de libros sin contenido político. Capote publica entonces su segunda novela, El adversario.

En mayo de 2004, un mes después de la toma de posesión de Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno, ocurre un hecho que muestra la coordinación entre las embajadas estadounidense y española. Le llaman de la embajada de España en La Habana para invitarlo “como importante escritor cubano” a un almuerzo con el embajador, lo que le deja impresionado porque es muy poco conocida su obra, que se limita a un par de libros. Pero al poco vuelven a telefonearle para cancelar la cita y, curiosamente, al día siguiente le llaman de la SINA (Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, el organismo que sustituye a la embajada al no tener relaciones diplomáticas).

Le invitan a una cena en casa de un funcionario norteamericano. En opinión de Capote, la coincidencia muestra que, como primer paso de acercamiento y para estudiar su reacción, los españoles le proponen una cita de tanteo y, al ser aceptada, la anulan y los norteamericanos pasan a la que les interesa. En esa cena en la SINA se encuentra con doce funcionarios estadounidenses junto a otros invitados de varias embajadas como la de República Checa, Países Bajos o Reino Unido.

Una cena con mucha bebida

“Todos se jactaron de haber estado en Europa del Este y ser conocedores de transiciones del socialismo hacia el capitalismo. Ahí conozco a Kelly Keiderling, jefa de la oficina de prensa y cultura de la SINA. Se trató de una cena sencilla pero con mucha bebida, excesiva en mi opinión. Me preguntan sobre cosas de Cuba y sobre el bloqueo estadounidense a la isla. Yo me posicioné en contra, dando una imagen de persona sincera que no dice lo que ellos quieren oír, sino lo que piensa. Dije que estaba a favor de un intercambio cultural, incluso para favorecer el cambio en Cuba. De modo que salí de allí pensando que no les habría agradado mucho. Sin embargo, ahí comienza una estrecha relación con Kelly que inicia un trabajo de influencia sobre mi familia. Dijo que quería facilitarme la vida, que yo era un escritor brillante. Mi familia nunca tuvo conocimiento de los planes de inteligencia, pero la aceptaban porque son gente amable, además no hablábamos de política delante de mi esposa”.

La amistad con Kelly dura varios años, se convierte en la madrina de su hija para entrar en la familia. Sugiere incluso llevar a su ahijada a Estados Unidos a estudiar con una beca. Poco antes de dejar su misión diplomática en La Habana, le propone crear una agencia literaria en Cuba que fuera económicamente independiente del Estado cubano.

“Se crea la pagina web Agencia Literaria Cubana Online, desde la cual se difundían los autores y se vendían obras, pero la idea empieza a convertirse en otra cosa, dicen que quiere que agrupe no solo a escritores sino también a artistas, músicos, que se coordinara con otras embajadas, como la alemana, etc… Para todo ello iba a recibir financiación de las embajadas, a partir de eso se crearía una nueva ‘red de pensamiento’. Los artistas e intelectuales cubanos se dirigirían a mí y yo les garantizaría fondos e independencia económica para promover dentro de Cuba un pensamiento alternativo. Para ello comienzan a crear una biblioteca digital, especialmente de economía y ciencias políticas, algunas novelas, películas como La vida de los otros, La ola o 1984, basada en la novela de George Orwell. Ellos querían que la agencia comenzara a distribuir programas de televisión norteamericanos, de TV Martí, etc… Querían también que la gente de la agencia se uniera a grupos que ya existían, aunque no tuvieran filiación política, como un grupo de filatélicos, iglesias, jóvenes, etc. para introducir los temas que les interesaban dentro de esas organizaciones. Ya empiezan a enviar dinero, en teoría para el proyecto, no para mí, pero no pedían que justificáramos los gastos y estos eran ilimitados. Daban tres, cuatro o cinco mil dólares y ni siquiera miraban si habíamos organizado la actividad para la que pedíamos el dinero. Les gustaban temas como de microemprendedores, cómo organizar la sociedad civil, cursos de liderazgo, proporcionaban manuales y cosas así”.

“A partir de ahora serás Pablo”

En 2005 Capote entra en contacto con un agente de la CIA, René Greenwald, un veterano de la guerra contra Cuba, y le dicen que rompa ya cualquier contacto con la SINA. Ahora será un agente de la central de inteligencia. “Comenzó presentándose como dueño de una empresa que fabricaba libros sobre educación, luego me dice que trabajaba para el Gobierno norteamericano. Un día empezó a preguntarme si estaba dispuesto a trabajar para el Gobierno de EEUU, dije que sí, que eso era lo que llevaba haciendo todos esos años, pero ahora se trataba de otra manera. Es cuando me dice que es de la CIA: ‘Somos una paternidad, nos ayudamos en todas partes del mundo, la agencia tiene diferentes tipos de agentes, algunos intelectuales que trabajamos en la guerra cultural. Yo te propongo, si estás de acuerdo, formar parte de nosotros’. Le dije que sí. En mi primera misión le hago un informe sobre unas bibliotecas independientes y cuando voy a firmarlo, me dice ‘firma Pablo, a partir de ahora serás Pablo’, y brindamos, formalizando mi entrada en la agencia de inteligencia estadounidense”.

Foto sacada por los servicios de inteligencia cubanos de un encuentro entre Raúl Capote y el agente de la CIA René Greenwald.

Foto sacada por los servicios de inteligencia cubanos de un encuentro entre Raúl Capote y el agente de la CIA René Greenwald.

Comienzan a darle tareas relacionadas con la cultura y los intelectuales y pagarle 3.000 dólares mensuales en metálico, la cantidad que él les propuso cuando se lo preguntaron. “Yo nunca firmaba un recibí ni nada parecido. Venía a Cuba mucha gente a entrenarme en el trabajo con la sociedad civil, prepararme y hacerme un proceso de investigación muy fuerte, aunque se supone que ya lo habían hecho desde la SINA. Como salíamos con frecuencia por las provincias, aprovechaban esos viajes para instruirme o enseñarme. Mientras tanto yo iba informando al Ministerio del Interior cubano de todas las actividades con el nombre en clave de Daniel, siempre con todas las medidas para que no nos descubrieran los estadounidenses”

La CIA también extremaba las medidas clandestinas: le dieron un teléfono celular, entonces no autorizados para los cubanos, los contactos eran en la madrugada en distintos lugares de La Habana o del país, diferentes enlaces le mandaban recursos materiales o dinero. Le facilitan una conexión de internet y un programa de encriptado muy novedoso. “Era indescifrable, permitía ocultar información en los píxeles de una fotografía digital o en un archivo de música. Tu escribías un mensaje y el programa lo encriptaba en una foto o una canción incluida en un CD de música y nadie percibía viendo la foto o escuchando la canción que estuviese ahí el mensaje. El destinatario, mediante el programa de encriptación, extraía el mensaje”.

Los enlaces eran falsos turistas o falsos estudiantes de la Escuela Latinoamericana de Medicina, muchos eran latinoamericanos, no estadounidenses. Otros venían como visitantes de una universidad extranjera a verlo a la suya. “Yo debía enviar dos veces a la semana análisis de la sociedad cubana, entrevistar gente en la calle, y enviar una evaluación: qué pensaban de determinadas medidas, sobre visitas de personas norteamericanas, evaluación de alguna persona de la universidad. Evidentemente yo se los enviaba con una intención desinformativa más que informativa”.

Las antenas de La Habana

En una ocasión le pidieron un estudio sobre la densidad de antenas que había en La Habana para conectarse ilegalmente a la televisión por satélite. Querían saber quiénes tenían montado un negocio construyéndolas, quién proporcionaba las piezas, quiénes decodificaban las tarjetas y, en un segundo paso, poderles hacer llegar los suministros y dinero para que trabajaran en eso. “Un día de 2007 llega a mi casa un funcionario de la Sección de Intereses que me trae una maleta con una estación de comunicaciones vía satélite, un Hbgan, más sofisticado que el que usan los corresponsales de guerra porque llevaba una tarjeta que utilizaban los servicios especiales y que hacía irrastreable su señal. Se conectaba desde mi casa a un satélite del departamento de Defensa y enviaba la información de forma segura. Estaban obsesionados con que nadie lo viera y tenía instrucciones de destruirlo si el secreto peligraba”.

Comienza entonces la tarea más importante que se le encomendó al agente Pablo: la creación de una organización que se llama Génesis. Se trataba de una fundación que dirigía desde la universidad y que tenía varias líneas de trabajo, para ello utilizaba material de varios think tank neoliberales, entre ellos la FAES española.

El profesor Raúl Capote debía aparentar ser muy revolucionario para escalar puestos en la universidad, recibiría todos los recursos necesarios para tener éxito en su entorno profesional: organizar festivales de música, gestionar invitaciones, facilitar becas del Gobierno de EEUU a los estudiantes y profesores cubanos para todo el mundo. Se les pagaría todo, eran becas para estudios de liderazgo durante un año con la condición de que regresaran a Cuba. La idea era crear un grupo de activistas para golpes suaves como el que intentaron con los estudiantes en Venezuela, o en las revoluciones de colores en Europa del Este.

Génesis captaría profesores que estaban disgustados para llevarlos a eventos en Europa. También pretendían cooptar a los líderes de otras organizaciones revolucionarias para llevar los planes de la CIA a esas organizaciones. “El dinero que me llegaron a dar es difícil de calcular, muchísimo, más de 3.000 dolares mensuales desde 2005 a 2011, además de ordenadores personales y todo tipo de tecnología para colaboradores. paquetes de alimentos que se suponía que venían de familiares, medicamentos, ropa, cosas de aseo. Yo podía pedir todo lo que quisiera sin control ninguno. Ellos decían que Génesis era la ‘fundación del día después’, trabajábamos con jóvenes, pequeños empresarios, etc. Apostaban a la desaparición física de los lideres históricos de los líderes de la revolución, y tenían creadas las condiciones para que, una vez que eso sucediera, pasaran a otro tipo de acción. Entre la misión de Génesis estaba impedir el relevo histórico de la revolución, debía haber una fuerza bien ubicada y con recursos necesarios para ese día salir a la luz como un tanque de pensamiento con una estructura que crearía la nueva derecha cubana desvinculada totalmente de la contrarrevolución actual. Como yo nunca contacté con un cubano que estuviera por encima de mí, yo les decía ‘pero ustedes piensan que yo voy a ser el futuro presidente de Cuba’. Ellos me respondían: ‘Tú vas a ser el que pones a los presidentes de Cuba. Tú estás preparando a los líderes políticos’”.

“La CIA sigue tratando de contactar conmigo”

En 2006, con la enfermedad de Fidel Castro, activan el plan que consistía en comenzar con una acción provocadora que debía organizar un tipo que era carne de cañón de ellos, entonces se organizaba una supuesta sublevación en Centro Habana, un municipio de población más marginal perteneciente a la provincia de Ciudad de La Habana. Fidel muerto, Raúl sin capacidad para gobernar, un caos generalizado y entonces aparece Raúl Capote, un profesor de universidad e intelectual que ha tejido una red de influencias, que es entrevistado por varias agencias de prensa ya preparadas. Capote pide, para evitar derramamiento de sangre y perdida de vidas humanas, que EEUU ocupe el país durante tres años. En esos tres años Génesis se ocuparía de formar a los nuevos líderes. “Eso me lo confesaron ellos porque yo era un agente de la CIA, no un mero disidente al que manejaban. Si las cosas iban mal, yo me iría a vivir a Estados Unidos: ‘Serás un gran profesor de una universidad norteamericana, tendrás tu dinero seguro en el banco’”.

“En 2011 me solicita la dirección del país que saquemos todo a la luz y participe en una denuncia pública. Había que decirle a los cubanos que no hay un plan de transición para Cuba, que ellos lo que quieren es ocupar el país militarmente durante tres años, la ley Helms-Burton bien lo dice, tienen previsto hasta redactar la Constitución de Cuba. Y en ese plan no van a participar ni los cubanos de Miami”. Se hace un documental, Las razones de Cuba, y en el último capitulo el agente Daniel de la seguridad del Estado cubano denuncia los planes.

“La CIA sigue tratando de contactar conmigo por todas las vías porque les resultaba inexplicable lo que había pasado, vinieron a mí como si no hubiera ocurrido nada, como si no se hubieran enterado. Ellos creen mucho en el poder del dinero, pensaban que pagándome volvería otra vez con ellos. Ahora me dedico a seguir impartiendo mis clases en la Universidad de Pedagogía, lo mismo que estaba haciendo antes. Todo el dinero que me daban yo lo enviaba al Gobierno cubano, ahora cobro 765 pesos cubanos. Mi misión ha sido mostrar la guerra sucia mediante el dinero que el Gobierno de Estados Unidos utiliza contra Cuba. Me considero un comunista, no por accidente geográfico, sino por convicción profunda. Lo más inesperado es el cariño que me he encontrado de los cubanos por la calle. Gente que no me conocía me quiere dar un abrazo, mi familia nunca imaginó que yo me dedicaba a eso, nunca supieron de la existencia de Pablo, ni de la existencia de Daniel, de alguna manera también les engañé, los regalos creyeron que procedían de mi familia en Estados Unidos. Ahora lo comprenden todo”. (Tomado de eldiario.es)

Artículos relacionados:




Cayo Confites: Historia de una aventura desventurada

1 de Março de 2013, 21:00, por Desconhecido - 0sem comentários ainda
Elier Ramírez Cañedo

Cayo ConfitesMe satisface muchísimo referirme a un texto recientemente presentado en la Feria Internacional del Libro de La Habana y que estoy convencido será leído con mucho interés, especialmente por cubanos y dominicanos. Se trata de La Expedición de Cayo Confites (Editorial Oriente, 2012), la más reciente contribución historiográfica del colega y gran amigo, Dr. Humberto Vásquez García. El autor de esta monografía es sin duda uno de los investigadores mas avezados en el período 1935-1952 de la Historia de Cuba. Quienquiera que haya leído sus obras anteriores, sobre todo, El Gobierno de la Kubanidad, premio de la crítica científico-técnica en el 2005, coincidirá conmigo en esta valoración.[i]

Tuve la dicha, incluso antes de conocer a Humberto, de leer un excelente ensayo de su autoría publicado en la Revista Cuba Socialista, bajo el título: “Entre dos revoluciones: un capítulo pendiente de nuestra historia republicana”, que me reafirmó con la madurez de su análisis, la idea que tenía de que este período de nuestra historia, era de vital importancia trabajarlo en profundidad, ante la escasez de bibliografía existente sobre el mismo y las mistificaciones que desde fuera, e incluso también en alguna medida en nuestro país, se estaban haciendo de los gobiernos de esta etapa. Como bien señala Humberto en este trabajo:

“No es casual, …, que historiadores, politólogos y plumíferos al servicio del imperio magnifiquen las bondades de esos regímenes –libre empresa, pluripartidismo y libertad de prensa burguesa- obviando o, peor aun, reconociendo en parte la demagogia y la corrupción que los caracterizaron y hasta algunos de los numerosos actos infames que cometieron. No lo es tampoco que traten de reivindicar a dichos gobiernos –con el explícito o sutil mensaje de que si no todo tiempo pasado fue mejor, al menos ese si lo fue- y a las figuras que los encabezaron”. [ii]

Tengo que decir, que gracias a los aportes de Vázquez, junto al de otros investigadores, se ha logrado desbancar muchos de los mitos de esta etapa que Fernando Martínez Heredia denomina Segunda República Burguesa Neocolonial,[iii] debido fundamentalmente a la reformulación de todo el sistema hegemónico que se produjo en la Isla tras la revolución del 30. Ello no significa que se dejen de reconocer los aciertos que pudieron haber tenido estos gobiernos. No obstante, esta etapa de nuestra historia continúa demandando nuevas miradas y aproximaciones de nuestros historiadores. Lo mismo puede decirse de la que comprende la Revolución en el Poder, de 1959 en adelante. Recordemos que de nuestros vacíos historiográficos se aprovechan muy bien los enemigos del proceso revolucionario cubano para construir una historia falseada y manipuladora, dirigida primordialmente a confundir a las generaciones que no vivieron la época.

La Expedición de Cayo Confites constituye la primera aproximación historiográfica en la Revolución dedicada íntegramente al tema del malogrado intento de insurrección contra Trujillo del año 1947. Anteriormente solo se habían publicado algunos ensayos, artículos y testimonios, todos los cuales fueron consultados por el autor en la profunda investigación que precedió la redacción de la obra.

Asimismo, cualquier lector experimentado podrá percatarse por lo voluminoso del libro, de la cantidad de información que se aporta en este texto sobre tan interesante pasaje histórico, digno de una película o novela. Más de 400 páginas son dedicadas apenas a tres meses del año 1947, tiempo en el que se planeó, desarrolló y produjo el fiasco del plan para derribar al dictador Trujillo. Muy acertado me pareció además que se incorporara al final del libro varios acápites relacionados con el destino que corrieron las armas y algunos de los principales hombres implicados en el movimiento antitrujillista.

La expedición de Cayo Confites, como bien sostiene Humberto, es la historia de una aventura desventurada. Con un discurso atractivo, en el que la descripción y el análisis riguroso se dan de la mano, Humberto nos demuestra como los hermosos sentimientos de solidaridad del pueblo cubano con la causa de sus hermanos dominicanos, que aspiraban liberarse de una satrapía tan sangrienta como la de Trujillo, fueron utilizados vilmente por figuras pertenecientes o vinculadas estrechamente al gobierno de Grau, como el corrupto ministro de Educación, José Manuel Alemán, Manolo Castro, Rolando Masferrer, entre otros, para satisfacer sus intereses personales y ambiciones de poder. En cambio, resalta en el libro el papel que en toda esta trama desempeñaron dos hombres que luego escribirían hermosas páginas de la historia latinoamericana y caribeña, un dominicano y un cubano. Por supuesto que me refiero a Juan Bosch y Fidel Castro. Ellos, junto a otros miles de alistados en la operación, fundamentalmente cubanos y dominicanos, sufrieron durante prácticamente tres meses del año 1947, en Cayo Confites, al norte de Camaguey, la escasez de agua y alimentos, la falta de higiene y el castigo de la naturaleza más agresiva, y finalmente fueron traicionados por Grau y los miembros de su gobierno que estaban implicados en la organización de la expedición. Fidel y tres expedicionarios más evitaron ser capturados, pero la mayoría de los enrolados en esta aventura fueron apresados y humillados por las fuerzas del régimen cubano. Juan Bosch casi muere en una huelga de hambre que protagonizó demandando la liberación de todos sus compañeros.

Más yo no voy a contar toda la historia de los preparativos y los desafíos que enfrentaron durante varios meses los integrantes de la fuerza expedicionaria, tampoco me referiré al papel que desempeñó el gobierno cubano y el de los Estados Unidos, así como la reacción de los poderes de Trujillo, todo eso se aborda de manera prolija en el libro. Me parece más interesante resaltar, como otro de los grandes aportes de la obra, el análisis del autor acerca de los factores que contribuyeron al fracaso de aquella aventura. Después de exponer las distintas versiones publicadas sobre las causas de la derrota de aquella expedición, Vázquez señala las que él considera, desempeñaron un papel determinante:

 1)Las denuncias de Trujillo. Queda muy bien explicado en el libro la intensa y efectiva campaña diplomática y propagandistíca desarrollada por el gobierno de Chapitas, lo cual contribuyó a movilizar a Washington en contra de la expedición, utilizando todo el marco legal establecido por el Sistema Interamericano. Hay que decir que Trujillo tuvo éxito también al darle a la expedición que se preparaba en Cuba el manto de una conspiración comunista, lo que en medio de la intensa Guerra Fría que se libraba en aquellos tiempos, fue un factor que lo ayudó a ganarse el favor de los norteamericanos. En este sentido habría que añadir que Trujillo no necesitó tanto de su aparatoso sistema de inteligencia, pues los propios organizadores de la expedición lo auxiliaron al manejar todas las cuestiones relacionadas con el movimiento revolucionario con muy poca discreción, llegando a convertirse en un asunto de vox populi. Fidel advirtió y criticó sobre este crucial error desde el inicio.

2)La traición del general Pérez Dámera. Se habla en la obra de la posibilidad de que el jefe del ejército cubano haya recibido dinero de parte de Trujillo. Esto se maneja a nivel de hipótesis, pues realmente no existen pruebas definitivas, pero los movimientos de Pérez Dámera y su actitud en todo momento negativa con respecto a la expedición hacen pensar con mucha fuerza en su traición. Sobre todo, debido a su entrevista con Trujillo en 1949 a espaldas del presidente Carlos Prío.

3)Las presiones del Gobierno de los Estados Unidos. En el libro queda demostrado, como los Estados Unidos en un primer momento toleran la venta de armamentos, barcos y aviones al movimiento antitrujillista, y luego, cuando los planes de invasión estaban más avanzados, se opusieron radicalmente a su materialización, dándole apoyo moral y material al dictador dominicano.

4)El abandono del movimiento por el presidente Grau San Martín. Como bien sostiene el autor “Grau cedió a las presiones del Gobierno yanqui y terminó sofocándolo como éste le había exigido”.[iv] En este sentido es sorprendente la manera tan maquiavélica, carente de consideración de cualquier principio moral o de una conducta al menos consecuente, en la que se manifestó el presidente Grau, dando muestras de que la política cubana era un verdadero relajo en aquellos años.

5)Los problemas internos. Coincido con el autor en su consideración de que este elemento referido a las contradicciones internas que se produjeron en las fuerzas expedicionarias, no fueron determinantes en el fracaso de la expedición.

6)La conducta de Masferrer. Vázquez expone que el inexplicable y confuso comportamiento de Masferrer pocas horas antes de que se produjera la debacle final de todo el movimiento contra Trujillo, lo señalan como culpable de la liquidación del último reducto expedicionario.

Solo me resta señalar que no todas las incógnitas sobre los acontecimientos y la actuación de algunas de las figuras implicadas en la expedición de Cayo Confites, quedan aclaradas plenamente en esta obra, pero el trabajo realizado por Humberto nos ha adelantado muchísimo en ese camino. Creo que el autor verá cumplimentado otro de los objetivos que se propuso al escribir este trabajo: estimular a otros que continúen la investigación y logren esclarecer muchas de las zonas oscuras que aún existen en torno al tema. Así, no me queda la menor duda de que este libro de Humberto Vásquez, como el anterior que realizara sobre el gobierno de Grau, pasará a engrosar la lista de nuestras joyas historiográficas de imprescindible consulta.

Notas

[i] También ha publicado Historia, aventuras y leyendas del brillante del Capitolio, Ediciones Boloña, La Habana, 2006 y De Chapultepec a la OEA. Apogeo y Crisis del Panamericanismo, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2001.

[ii] Véase Humberto Vázquez García, “Entre Dos Revoluciones: Un capítulo pendiente de nuestra historia republicana”, Revista Cuba Socialista, #47, abril-junio de 2008.

[iii]Véase Fernando Martínez Heredia, “Nacionalizando la nación. Reformulación de la hegemonía en la segunda república cubana”, en: Andando en la Historia, Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello y Ruth Casa Editorial, La Habana, 2009, pp.157-191.

[iv]Humberto Vázquez García, La Expedición de Cayo Confites, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2012, p.384.




Lo que los políticos de Miami quisieran llevar a Cuba

28 de Fevereiro de 2013, 21:00, por Desconhecido - 0sem comentários ainda
Edmundo García
David Rivera

David Rivera

Con retraso y escondiendo información que al parecer le comprometía, El Nuevo Herald de Miami se decidió a tratar abiertamente un escándalo político que apareció en el Miami New Times por lo menos desde el 15 de octubre del 2012, cuando el periodista Francisco Alvarado publicó un artículo titulado “Carlos Giménez, Rebeca Sosa and David Rivera Shower Favors On Ex-Cocaine Trafficker” (Carlos Giménez, Rebeca Sosa y David Rivera favorecen a ex traficante de cocaína). Antes de seguir adelante déjenme decirles que el Miami New Times es un semanario en inglés de bastante independencia, que se dedica a reseñar espectáculos culturales principalmente de la zona de Miami Beach, pero tiene reporteros, columnistas y articulistas de gran valor y profesionalidad periodística. En el artículo de octubre del 2012 Francisco Alvarado informaba que el Alcalde de Hialeah Carlos Hernández y un  grupo de políticos locales, habían participado en una ceremonia para oficializar el nombramiento de una parte de la 10th Avenida del S.E. de Hialeah como “Banah Sweet Way”, frente a un negocio del celebrado ex convicto Alexander I. Pérez, conocido como Alex, presidente de la compañía “Banah Sugar”. Este circo de corrupción administrativa y complacencia política justifica realmente que el semanario Miami New Times tenga archivado el artículo de Francisco Alvarado en la categoría “Banana Republican” (República Platanera).

Recientemente, el pasado martes 26 de febrero el propio Francisco Alvarado ha vuelto a tratar la historia en el Miami New Times con el artículo “Banah Sugar, Hialeah Firm Promised Big Tax Breaks, Files for Bankruptcy” (Banah Sugar, la empresa de Hialeah con favores impositivos se declara en bancarrota). Como les decía, esta vez El Nuevo Herald reaccionó rápidamente y el propio día 26 de febrero sacaba un artículo de Enrique Flor titulado “Polémica empresa de Hialeah se declara en bancarrota”. Las dos publicaciones decían casi lo mismo, aunque El Herald se callaba algo importante: los nexos del ex convicto con la plana más alta de la política local. Alex Pérez, aparentemente un modelo de empresario responsable, se ha ido a pique con su Banah Sugar International Group Inc que se ha declarado en bancarrota con una deuda de entre $ 1 millón y $ 10 millones; perjudicando a una lista de 232 personas y empresas con las que tenía relación. Los estafados están realmente muy molestos y alguno ha declarado que hasta le enviaban cheques sin fondos en las transacciones. Todo este desastre económico y financiero sobrevino a pesar de las ventajas otorgadas por sus protectores políticos; como el logro de rebajas de impuestos por unos 400 mil dólares gracias a la mediación de Rebeca Sosa, hoy Presidenta de la Comisión de Miami Dade, y Carlos Giménez, actual Alcalde del Condado. Este es otro explote que muestra la crisis del complejo político-empresarial cubanoamericano de Miami.

Alexander I. Pérez, convicto por 4 años en una prisión federal por cargos ligados al narcotráfico reconocidos por él mismo, obtuvo una condecoración del Congreso Federal de los Estados Unidos para figuras ejemplares de la nación. Se trata del “Certificate of Special Congressional Recognition” (Certificado de Reconocimiento Especial del Congreso), que en este caso se otorgó por “outstanding and invaluable service to the community” (Incalculables y excepcionales servicios a la comunidad).  Pero hay otro dato interesante: ¿Quiénes promovieron, materializaron y oficiaron la ceremonia de entrega de este reconocimiento al ex convicto Alexander I. Pérez en Washington DC? Pues ni más ni menos que los tres congresistas Republicanos del sur de la Florida en aquel momento, Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y David Rivera; porque este señor Alex Pérez era un buen patrocinador en época de campañas políticas. Los congresistas pisaron una trampa parecida a la que pisó el Senador Bob Menéndez con el ya famoso Doctor Salomon Melgen, otro gran “laureado” e investigado empresario. Pero estas cosas no las sabemos por El Nuevo Herald, que copia casi todo de Miami New Times pero esconde a sus lectores lo principal.

En Miami es ya un motivo de chiste la respuesta que dio el Congresista Mario Díaz-Balart, a través de una integrante de su equipo, cuando la pregunta obligada llegó a su oficina: ¿Cómo es posible que el Representante condecore en el mismo Congreso de los Estados Unidos a un miamense ex convicto por vínculos con el narcotráfico? La respuesta de la asistente Katrina Valdés no tiene desperdicio; dijo más o menos que a Mario lo embarcaron y que la trastada era cosa de David Rivera: “(My) boss only attended the event as a professional courtesy to Rivera, who asked him to meet…”. Los del equipo de Ileana fueron todavía más resbalosos y dijeron no tener comentarios

Por una razón o por otra David Rivera aparece siempre como el instigador y el hombre del trabajo sucio; Rivera no puede ver un delincuente parado en una esquina porque se le pega. Este escándalo, como otros que vienen en camino, estaba cantado y hemos hablado mucho de ello en La Tarde se Mueve. Se advirtió del pasado de Rivera, se alertó de todo el bochorno que podría representar su elección como congresista; pero él los mató tirando a la médula anticubana de ese sector de Miami que ha dejado de querer a la Cuba real, lo eligieron porque les tomó la baja, les prometió que iba a parar los viajes y acabar con el intercambio cultural. El historial de Rivera siempre se cuestionó en la prensa alternativa. El periodismo servil de Miami y políticos como Ileana Ros-Lehtinen que se lo llevó bajo su manto a su antiguo Comité de Relaciones Exteriores del Congreso y el Senador Marco Rubio le tiraron la toalla y ahí tienen donde ha llegado Rivera: a un paso de la cárcel.

Ante el hecho de que una calle de la ciudad de Hialeah lleve el nombre de la empresa de este Sr. Alexander I. Pérez, el alcalde Carlos Hernández se ha justificado diciendo que él no sabía nada de sus antecedentes delictivos. Pero el 4 de junio del 2011 el mismo Alcalde Hernández le entregó las llaves de la ciudad de Hialeah al terrorista Luis Posada Carriles y el pasado fin de semana lo invitó a la feria de arte de esa ciudad a vender cuadros domingueros para que financie sus maldades. ¿También desconoce el Alcalde Hernández que Posada Carriles es un asesino internacional? ¿Tampoco sabe que Posada Carriles fue convicto y sigue siendo buscado por terrorista por la justicia de Panamá y que Venezuela pide su extradición también por terrorista?

¿Realmente es este circo de corrupción lo que quieren implantar en una Cuba futura? Ni hablar de eso, el futuro de Cuba revolucionaria ya está decidido por los propios cubanos de la isla y de seguro no cuenta con este tipo de gente.

Artículos relacionados:




Cuba: Verdades que no dirá Yoani Sánchez (+ video)

28 de Fevereiro de 2013, 21:00, por Desconhecido - 0sem comentários ainda
Salim Lamrani (Opera Mundi)

Yoani-Sánchez1La famosa opositora está realizando una gira mundial de 80 días en cerca de doce países del mundo para hablar de Cuba. Pero no lo dirá todo…

1. El Artículo 1705 de la Ley Torricelli de 1992, adoptada por el Congreso estadounidense, estipula que “Estados Unidos brindará asistencia a organizaciones no gubernamentales apropiadas, para apoyar a individuos y organizaciones que promuevan un cambio democrático no violento en Cuba”.

2. EL Artículo 109 de la Ley Helms-Burton de 1996, aprobada por el Congreso, confirma esta política: “El Presidente [de Estados Unidos] está autorizado a proporcionar asistencia y ofrecer todo tipo de apoyo a individuos y organizaciones no gubernamentales independientes para apoyar los esfuerzos con vistas a construir la democracia en Cuba”.

3. La agencia española EFE habla de “opositores pagados por Estados Unidos” en Cuba.

4. Según la agencia británica Reuters, “el gobierno estadounidense proporciona abiertamente apoyo financiero federal para las actividades de los disidentes”.

5. La agencia de prensa estadounidense The Associated Press reconoce que la política de financiar a la disidencia interna en Cuba no es nueva: “Desde hace años, el gobierno de Estados Unidos ha gastado millones de dólares para apoyar a la oposición cubana”.

6. Jonathan D. Farrar, antiguo jefe de la Sección de Intereses Norteamericanos en La Habana (SINA), reveló que algunos aliados de Estados Unidos como Canadá no comparten la política de Washington: “Nuestros colegas canadienses nos han preguntado lo siguiente: ¿Acaso alguien que acepta dinero de Estados Unidos debe ser considerado un preso político?”.

 7. Para Farrar, “Ningún disidente tiene una visión política que podría aplicarse en un futuro gobierno. Aunque los disidentes no lo admitan, son muy poco conocidos en Cuba fuera del cuerpo diplomático y mediático extranjero […]. Es poco probable que desempeñen un papel significativo en un gobierno que sucedería a los hermanos Castro”.

8. Farrar afirmó que “Los representantes de la Unión Europea descalificaron a los disidentes en los mismos términos que los del gobierno de Cuba, insistiendo en el hecho de que ‘no representan a nadie’”.

9. Cuba dispone de la tasa de mortalidad infantil (4,6 por mil) más baja del continente americano –incluyendo a Canadá y Estados Unidos– y del Tercer Mundo.

10. La American Association for World Health, cuyo presidente de honor es James Carter, apunta que el sistema de salud de Cuba es “considerado de modo uniforme como el modelo preeminente para el Tercer Mundo”.

11. La American Public Health Association apunta que “no hay barreras raciales que impiden el acceso a la salud” y subraya “el ejemplo que ofrece Cuba, el ejemplo de un país con la voluntad política de brindar una buena atención médica a todos sus ciudadanos”.

12.  Con un médico para 148 habitantes (78.622 en total), Cuba es, según la Organización Mundial de la Salud, la nación mejor dotada del mundo en este sector.

13.  Según, el New England Journal of Medecine, la más prestigiosa revista médica del mundo, “el sistema de salud cubano parece irreal. Hay demasiados doctores. Todo el mundo tiene un médico de familia. Todo es gratuito, totalmente gratuito […]. A pesar del hecho de que Cuba dispone de recursos limitados, su sistema de salud ha resuelto problemas que el nuestro [de Estados Unidos] no ha logrado resolver todavía. Cuba dispone ahora del doble de médicos por habitante que Estados Unidos”.

14.  Según la Oficina de Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Cuba es el único país de América Latina y del Tercer Mundo que se encuentra entre las diez primeras naciones del mundo con el mejor Índice de Desarrollo humano sobre los tres criterios, esperanza de vida, educación y nivel de vida durante la última década.

15.  Según la UNESCO, Cuba dispone de la tasa de analfabetismo más baja y de la tasa de escolarización más alta de América Latina.

16.  Según la UNESCO, un alumno cubano tiene el doble de conocimientos que un niño latinoamericano. El organismo enfatiza que “Cuba, aunque es uno de los países más pobres de América Latina, dispone de los mejores resultados en cuanto a la educación básica”.

17.  Un informe de la UNESCO sobre la educación en 13 países de América Latina clasifica a Cuba como primera en todas las asignaturas.

18.  Según la UNESCO, Cuba ocupa el puesto decimosexto del mundo –el primero del continente americano– del índice de desarrollo de la educación para todos (IDE) que evalúa la enseñanza primaria universal, la alfabetización de los adultos, la paridad y la igualdad de sexos así como la calidad de la educación. A título de comparación, Estados Unidos está clasificado en el puesto 25.

19.  Según la UNESCO, Cuba es la nación del mundo que dedica la parte más elevada del presupuesto nacional a la educación, con cerca de un 13% del PIB.

20.  La Escuela Latinoamericana de Medicina de La Habana es una de las más prestigiosas del continente americano y ha formado a decenas de miles de profesionales de la salud de más de 123 países del mundo.

21.  La UNICEF enfatiza que “Cuba es un ejemplo en la protección de la infancia”.

22.  Según Juan José Ortiz, representante de la UNICEF en la Habana, en Cuba “no hay ningún niño en la calle. En Cuba los niños son todavía una prioridad y por eso no sufren las carencias de millones de niños de América Latina que trabajan, son explotados o caen en las redes de prostitución”.

23.  Según la UNICEF, Cuba es un “paraíso para la infancia en América Latina”.

24.  La UNICEF subraya que Cuba es el único país de América Latina y del Tercer mundo que ha erradicado la desnutrición infantil.

25.  La organización no gubernamental Save the Children clasifica a Cuba en el primer puesto de los países en desarrollo en las condiciones de maternidad, por delante de Argentina, Israel o Corea del Sur.

26.  La primera vacuna del mundo contra el cáncer de pulmón, el Cimavax-EGF, fue elaborada por científicos cubanos del Centro de Inmunología Molecular de La Habana.

27.  Desde 1963 con el envío de la primera misión médica humanitaria a Argelia, cerca de 132.000 médicos cubanos y otro personal de salud ha colaborado voluntariamente en 102 países.

28.  En total, los médicos cubanos han atendido a más de 85 millones de personas y han salvado 615.000 vidas en todo el planeta.

29.  Actualmente, 38.868 colaboradores sanitarios cubanos, entre ellos 15.407 médicos, ofrecen sus servicios en 66 naciones.

30.  Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) “uno de los ejemplos más exitosos de la cooperación cubana con el Tercer Mundo ha sido el Programa Integral de Salud para América Central, el Caribe y África”.

31.  En 2012, Cuba formó más de 11.000 nuevos médicos: 5.315 son cubanos y 5.694 proceden de 69 países de América Latina, África, Asia… e incluso de Estados Unidos.

32.  En 2005, tras la tragedia causada por el huracán Katrina en Nueva Orleans, Cuba ofreció a Washington 1.586 médicos para atender a las víctimas, pero el presidente de la época, George W. Bush, rechazó la oferta.

33.  Tras el terremoto que destruyó Pakistán en noviembre de 2005, 2.564 médicos cubanos atendieron a las víctimas durante más de ocho meses. Se montaron 32 hospitales de campaña y se entregaron luego a las autoridades sanitarias del país. Más de 1,8 millones de pacientes fueron curados y se salvaron 2.086 vidas. Ninguna otra nación brindó una ayuda tan importante, ni siquiera Estados Unidos, principal aliado de Islamabad. Según el diario británico The Independent, la brigada médica cubana fue la primera en llegar y la última en dejar el país.

34.  Tras el terremoto en Haití en enero de 2012, la brigada médica cubana, presente desde 1998, fue la primera en atender a la población y curó a más del 40% de las víctimas.

35.  Según Paul Farmer, enviado especial de la ONU, en diciembre de 2012, cuando la epidemia de cólera alcanzó su clímax en Haití con una tasa de mortalidad sin precedentes y mientras el mundo miraba para otro lado, “la mitad de las ONG ya se habían marchado, mientras los Cubanos todavía estaban presentes”.

36.  Según el PNUD, la ayuda humanitaria cubana representa proporcionalmente al PIB un porcentaje superior al promedio de las 18 naciones más desarrolladas.

37.  Gracias a la Operación Milagro que lanzaron Cuba y Venezuela en 2004, que consiste en operar gratuitamente a las poblaciones pobres víctimas de cataratas y otras enfermedades oculares, más de dos millones de personas procedentes de 35 países pudieron recobrar la vista.

38.  El programa de alfabetización cubano Yo, sí puedo, lanzado en 2003, ha permitido a más de cinco millones de personas de 28 países diferentes, incluyendo España y Australia, a aprender a leer, escribir y sumar.

39.  Desde la creación de Programa humanitario Tarará en 1990, en respuesta a la catástrofe nuclear de Chernóbil, cerca de 30.000 niños entre 5 y 15 años fueron curados gratuitamente en Cuba.

40.  Según Elías Carranza, director del Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Trato del Delincuente, Cuba erradicó la exclusión social gracias “a grandes conquistas en la reducción de la criminalidad”. Se trata del “país más seguro de la región [mientras que] la situación en cuanto a los delitos y la inseguridad a escala continental se ha deteriorado en las últimas tres décadas con el aumento del número de muertos en las prisiones y en el exterior”.

41.  Respecto al sistema de Defensa Civil cubano, el Centro para la Política Internacional de Washington, dirigido por Wayne S. Smith, antiguo embajador estadounidense en Cuba, apunta en un informe que “no hay ninguna duda en cuanto a la eficiencia del sistema cubano. Sólo unos cubanos perdieron la vida en los 16 huracanes más importantes que golpearon la isla en la última década, y la probabilidad de perder la vida en un huracán en Estados Unidos es 15 veces superior  que en Cuba”.

42.  El informe de la ONU sobre “el estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2012” apunta que los únicos países que han erradicado el hambre en América Latina son Cuba, Chile, Venezuela y Uruguay.

43.  Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), “las medidas aplicadas por Cuba en la actualización de su modelo económico con vista a lograr la soberanía alimentaria pueden convertirse en un ejemplo para la humanidad”.

44.  Según el Banco Mundial, “Cuba es internacionalmente reconocida por su éxitos en el campo de la educación y de la salud, con un servicio social que supera el de la mayoría de los país en vías de desarrollo y en algunos sectores es comparable al de los países desarrollados”.

45.  El Fondo de Naciones Unidas para la Población subraya que Cuba “adoptó hace más de medio siglo programas sociales muy avanzados, que permitieron al país alcanzar indicadores sociales y demográficos comparables a los de los países desarrollados”.

46.  Desde 1959 y la llegada de Fidel Castro al poder, ningún periodista ha sido asesinado en Cuba. El último que perdió la vida fue Carlos Bastidas Argüello, asesinado por el régimen militar de Batista el 13 de mayo de 1958.

47.  Según el informe 2012 de Amnistía Internacional, Cuba es uno de los países de América que menos viola los derechos humanos.

48.  Según Amnistía Internacional, las violaciones de derechos humanos son más graves en Estados Unidos que en Cuba.

49.  Según Amnistía Internacional, actualmente no hay ningún preso político en Cuba.

50.  El único país del continente americano que no mantiene relaciones diplomáticas y comerciales normales con Cuba es Estados Unidos.

*Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor titular de la Universidad de la Reunión y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su último libro se titula The Economic War Against Cuba. A Historical and Legal Perspective on the U.S. Blockade, New York, Monthly Review Press, 2013, con un prólogo de Wayne S. Smith y un prefacio de Paul Estrade.

Contacto: lamranisalim@yahoo.fr ; Salim.Lamrani@univ-reunion.fr