Ir al contenido

La pupila insomne

Full screen Sugerir un artículo

La pupila insomne

abril 3, 2011 21:00 , por Desconocido - | No one following this article yet.
Licensed under CC (by)

Cuestión de tener memoria

abril 23, 2013 21:00, por Desconocido - 0no comments yet
Iroel Sánchez
Yoani Sánchez junto a José María Aznar

Yoani Sánchez junto a José María Aznar. Foto: ABC

Hace diez años del inicio de la guerra contra Iraq. La ONU se negó a dar su aval porque no veía claro lo de las armas de destrucción masiva que Estados Unidos decía insistentemente poseía Saddam Hussein y que hoy se reconoce nunca existieron.

Las calles del mundo se llenaron en protesta contra la guerra. Tres jefes de gobierno se juntaron en las islas Azores y decidieron por su cuenta llevar la libertad a Iraq en desafío a la ONU y a la opinión pública internacional. George W. Bush, Tony Blair y José María Aznar -los reunidos en las Azores- son vistos ahora por gran parte de la humanidad como criminales de guerra; responsables de haber desatado, sobre la base de mentiras, un conflicto que ha costado hasta hoy la vida de 1 455 590 personas, según la revista estadunidense Foreing Policy.

Muchos dicen que la primera víctima de esa guerra fue la verdad. En Iraq el Pentágono instauró la práctica de los “corresponsales empotrados” en las tropas invasoras, entre los que estuvieron ilustres escritores como Mario Vargas Llosa que publicaba sus crónicas iraquíes en el diario español El País. Para los que no aceptaron empotrarse y ejercer un periodismo independiente hubo fuego y muerte desde las armas estadounidenses. Así, un tanque norteamericano disparó en Bagdad contra el Hotel Palestina desde donde filmaban varios medios internacionales, murieron los cámaras José Couso (español) y Taras Protsyuk (ucraniano).

A pesar de reiteradas denuncias no se ha podido hacer justicia en el crimen del Hotel Palestina. Los documentos secretos de la embajada norteamericana en Madrid muestran que  el gobierno  español de Aznar, y su sucesor Zapatero, aceptaron presiones estadounidenses para dejar en la impunidad el crimen contra el cámara español asesinado en Bagdad.

Ayer en Madrid, Javier Couso, el hermano de José, fue impedido de participar como periodista acreditado en un encuentro con la bloguera cubana Yoani Sánchez que publica sus crónicas desde La Habana también en El País.

Tampoco en México Yoani aceptó reunirse con familiares de periodistas asesinados. Ella es la colaboradora de una embajada estadounidense más referenciada -siempre elogiosamente- en los cables secretos del Departamento de Estado publicados por Wikileaks, los diplomáticos estadounidenses en La Habana llegaron hasta a construirle una falsa entrevista con Obama.

Aznar,  que en el momento en que arreciaban los bombardeos de la OTAN contra Libia pidió aplicar a Cuba la misma fórmula, recibió ayer a Sánchez y le aseguró su “compromiso permanente” por la libertad de la Isla. Antes Vargas Llosa había definido a Yoani  como “la persona que encarna más que nadie en América Latina el amor a la libertad”.

Aplausos en las Embajadas de Estados Unidos, abrazos de Aznar y elogios de Vargas Llosa. Sólo hay que tener memoria para saber qué libertad nos traerá quien no quiere saber de justicia para periodistas asesinados y se retrata feliz con uno de los que apretó el botón que le costó a la humanidad un millón de vidas.

Artículos relacionados:




La búsqueda de otros mundos posibles

abril 22, 2013 21:00, por Desconocido - 0no comments yet
Frei Betto

freire-libertadMuchos padres se quejan del desinterés de sus hijos hacia las causas altruistas, solidarias, sustentables. Tienen la impresión de que una parte considerable de la juventud sólo busca riqueza, belleza y poder. Y que ya no se mira en líderes volcados hacia las causas sociales, al ideal de un mundo mejor, como Gandhi, Luther King, Che Guevara y Mandela.

¿Qué le hace falta a la nueva generación? Le faltan instituciones productoras de sentido. Hay que imprimirle sentido a la vida. Mi generación, la que cumplió los veinte años en la década de 1960, tenía como productores de sentido a las iglesias, a los movimientos sociales y a las organizaciones políticas.

La Iglesia Católica, renovada por el concilio Vaticano 2°, suscitaba militantes imbuidos de fe e idealismo, por medio de la Acción Católica y de la pastoral de la Juventud. Queríamos ser hombres y mujeres nuevos. Y crear una nueva sociedad, fundada en la ética personal y en la justicia social.

Los movimientos sociales, como la alfabetización por el método Paulo Freire, nos desacomodaban, nos lanzaban al encuentro de los estratos más pobres de la población, educaban nuestra sensibilidad hacia el dolor ajeno causado por estructuras injustas.

Las organizaciones políticas, casi todas clandestinas en tiempo de la dictadura, nos inyectaban conciencia crítica y un cierto espíritu heroico que nos fortalecía ante los riesgos del combate al régimen militar y a la injerencia del imperialismo usamericano en América Latina.

¿Cuáles son hoy las instituciones productoras de sentido? ¿Dónde se puede adquirir una visión del mundo que desentone de la multividencia neoliberal centrada en el monoteísmo del mercado? ¿Por qué el arte es considerado como mera mercancía, tanto en su producción como en su consumo, y no como creación capaz de suscitar en nuestra subjetividad valores éticos, perspectiva crítica y apetito estético?

Las nuevas tecnologías de comunicación provocan el surgimiento de redes sociales que, de hecho, son virtuales. Y ahogan a las redes verdaderamente sociales, tales como sindicatos, gremios, asociaciones, grupos políticos, que aproximaban físicamente a las personas, les infundían complicidad y las reunían en diferentes modalidades de militancia.

Ahora el intercambio de informaciones y opiniones supera el intercambio de formación y las propuestas de movilización. Los megarrelatos están en crisis y se muestra poco interés por las fuentes de pensamiento crítico, como el marxismo y la teología de la liberación.

Sin embargo, como se decía antes, nunca las condiciones objetivas han sido tan favorables para operar cambios estructurales. El capitalismo está en crisis, la desigualdad social en el mundo es alarmante, los pueblos árabes se rebelan, Europa se incomoda con 25 millones de desempleados, mientras que en América Latina crece el número de gobiernos progresistas, emancipados de las garras del Tío Sam y suficientemente independientes, hasta el punto de haber elegido a Cuba para presidir la Celac (Comunidad de Estados Latino-Americanos y Caribeños).

Actualmente va adquiriendo fuerza un desorden entre lo que se ve y lo que se quiere. Hay multitud de jóvenes que sólo apetece un lugar al sol, sin darse cuenta de las espesas sombras que les tapan el horizonte.

Cuando no se desea cambiar el mundo, se privatiza el sueño modificando el pelo, la ropa, la apariencia. Cuando no se intenta derribar muros, se hace un tatuaje para marcar en el cuerpo su escala de valores. Cuando no se inyecta utopía en las venas, se corre el peligro de inyectarse drogas.

No fuimos creados para ser ovejas en un inmenso rebaño retenido en el corral del mercado. Fuimos creados para ser protagonistas, inventores, creadores y revolucionarios.

¿Cuándo Hércules podrá reventar las cadenas de Prometeo y evitar que el consumismo prosiga comiéndole el hígado? “Prometo lograr que esperanzas ciegas vivan en el corazón de los hombres”, escribió Esquilo. ¿Dónde beber esperanzas lúcidas si las fuentes de sentido parecen estar resecas? Parecen, pero no desaparecen. Las fuentes siguen ahí, a ojos vistas: la espiritualidad, los movimientos sociales, la lucha por la preservación ambiental, la defensa de los derechos humanos, la búsqueda de otros mundos posibles.

[Frei Betto es escritor, autor de la novela "Minas del Oro”, entre otros libros. www.freibetto.org - twitter: @freibetto.]



Venezuela: El problema es cultural

abril 21, 2013 21:00, por Desconocido - 0no comments yet
Luis Britto García
Luis Britto García

Luis Britto García

“El  bolivarianismo rescató de la pobreza  grandes sectores a los cuales los medios  opositores engañan predicándoles que pueden volverse oligarquía.  Entre los recursos desesperados de la oposición estuvo una oferta por twitter de un aumento de salario de 45% y hasta de 50% contra el 40% ofrecido por el gobierno. Poco vale ese electorado de 5%. Siempre digo que revolución sin ideología es piñata ante la cual la gente se arrodilla hasta que se acaban los  caramelos. El problema es cultural. Quizá el proceso debería emplear a fondo a sus intelectuales. Más valen ideas que dádivas. La tarea es formar revolucionarios y no consumistas, culminar una revolución y no competir en una subasta de votos. El bolivarianismo puede recuperar sus contundentes mayorías aceptándolo así y obrando en consecuencia. Todo tiene remedio, salvo la muerte.”

¿Qué pasó en Venezuela?

1
Hace años denuncio que la Comisión y la Corte Interamericana  de la OEA quieren desconocer  nuestros tribunales, para  decidir en lugar de  ellos  cuestiones  relativas a la soberanía de Venezuela, como la legitimidad de las elecciones. Así, el primero en cuestionar los comicios del 14 de abril es Insulza, presidente de la OEA, quien exige  “realizar una auditoría y un recuento completo de la votación” y  pone “a disposición de Venezuela el equipo de expertos electorales de la OEA”. Vale decir,  expertos extranjeros, y no el Consejo Nacional Electoral, deben declarar quién ganó nuestras elecciones.
2
Para escoger al  Presidente de Venezuela también se ofrecen voluntarios el gobierno de Estados Unidos y el canciller de España, García Maspero, ambos demandando recuento de votos al sistema electoral que Carter calificó como el “más perfecto del mundo”.  Por no contradecirlos, el candidato perdedor reclama asimismo recuento manual  de votos  y en lugar de exigirlo por  vías de derecho, convoca  motines que en dos días incendian o destruyen doce  Centros de Diagnóstico Integral, arrasan cuatro casas del PSUV y varios mercados solidarios,  acosan medios de comunicación de servicio público y comunitarios y residencias de miembros del Poder Electoral, asesinan a 8 compatriotas –uno de ellos quemado vivo- y dejan 124 heridos. Es una pequeña muestra de lo que harían si llegaran a tomar al poder. Desaparecerían los derechos a la atención médica gratuita, a alimentos subsidiados, a la información alternativa, a la militancia progresista, al sufragio  y a la vida.
3
La Historia se repite,  los guiones  se remedan. Las elecciones que dieron el triunfo a Ajmadineyah fueron desconocidas por una oposición que intentó algaradas y motines para legitimar una intervención imperialista. Durante las elecciones una agresión informática seguramente imperial hackea las cuentas de twitter de Nicolás Maduro, del presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello  y de Teresa Maniglia, jefa de Prensa de Miraflores, inhabilita la página web del Consejo Nacional Electoral y fuerza a interrumpir Internet durante  minutos para impedir la expansión del virus. No son tecnologías al alcance de un candidato  cuyo promedio académico apenas remonta el diez.
4
¿Tiene la más mínima sostenibilidad la hipótesis de fraude? La lógica indica que cualquiera dispuesto a perpetrar una superchería simularía millones de sufragios de ventaja, y no una modesta mayoría de 262.473 votos. Por otra parte, el Consejo Nacional Electoral por su propia cuenta ha recontado 54% de los sufragios sin encontrar irregularidades, proporción más que suficiente para descartar cualquier infracción. Y si la oposición de todos modos desconoce al árbitro electoral, también está desconociendo el incremento de los sufragios del cual se ufana, y los votos que llevaron a sus diputados a la Asamblea, y cerrándose el camino para la participación en todas las elecciones venideras y para convocar referendos revocatorios, pues sería contradictorio que se sometiera a una institución a la cual deslegitima.
5
¿Cómo en sólo seis meses pudo el bolivarianismo perder 685.794 votos y la oposición neoliberal ganar 679.099? ¿En verdad esos electores detestan que uno de cada tres venezolanos esté estudiando, y en forma gratuita? ¿Aborrecen  el servicio médico sin costo de Barrio Adentro? ¿Les amarga que los patronos deban pagarles prestaciones sociales? ¿Les subleva  que seamos el país más feliz y con menor desigualdad social en América Latina? ¿Odian tener pensión para su vejez? ¿Les repugna que la Misión Milagro devuelva la vista? ¿Les duele que el gobierno construya para los sin techo quinientas viviendas por día? Si tantas ventajas los molestan, nada les impide  rechazarlas ¿Pero tienen que votar para que sus compatriotas también las pierdan? ¿Y cuánto tiempo conservará la oposición estos votos volubles?
6
Mas no son estos logros del bolivarianismo los culpables de la declinación de sufragios.  Por todo programa, el candidato opositor se limitó a prometer obsesivamente que mantendría las misiones sociales del gobierno, las mismas que sus partidarios incendiaron o demolieron al conocer los resultados. También  copió meticulosamente los colores, los emblemas, las consignas, las gorras, las chaquetas, los gallardetes del chavismo. Algo bueno deben de tener para que los adversarios se disfracen con ellos.
7
¿Qué ha cambiado en esos seis meses? Examinemos la coyuntura. Perdimos un dirigente incomparable, pero su obra está ante nosotros exigiendo que la completemos. Arreciaron los sabotajes eléctricos. Se volvieron sistemáticos los cortes de agua. Pocas semanas antes de las elecciones hubo una inoportuna devaluación del 47%, y los capitalistas acapararon, especularon, provocaron desabastecimientos  y dispararon la inflación sin sufrir sanciones ejemplares.
8
Analicemos las tendencias constantes. Reconozcamos el desgaste  que aflige a toda obra humana. Luego, la perduración del burocratismo matavotos, la eternización de trámites innecesarios y repetitivos, la proliferación de procedimientos que sólo pueden ser iniciados cn una página web que no abre nunca, que sólo pueden ser concluidos personalmente y que engendran gestores y corrupción. Tengamos en cuenta  la incapacidad del  capitalismo de ocupar el 7,6% de desempleo y el 40,9% del empleo informal. El centenar de periódicos, la centena de televisoras, el millar y medio largo de radios de la oposición continuó mintiendo, desinformando, calumniando sin que ninguna medida les pusiera coto.
9
La oposición sembró el pánico valiéndose de una Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Ciudadana 2009  del Instituto Nacional de Estadística, según la cual ese año habrían fallecido 19.133 víctimas de la violencia. Las últimas elecciones enseñaron que las encuestas no son  confiables. Pero con ésta el especialista en Guerra Sucia J.J.Rendón y el candidato perdedor insuflaron en el electorado una paranoia que casi se vuelve victoria. Las autoridades competentes no mostraron datos reales para desvirtuar esta percepción terrorífica. Tampoco hubo medidas para detener el paramilitarismo y el sicariato, responsables de más de tres centenares de asesinatos de dirigentes sociales, y de innumerables crímenes horrendos y sin sentido que parecerían perpetrados con el exclusivo propósito de difundir la alarma y el sentimiento de indefensión.  No se hizo valer el hecho de que las gobernaciones manejadas por la oposición muestran el más alto índice delictivo. El miedo es un proceso del cerebro sauriano, que no obedece a la lógica ni atiende a la razón.
10
El  bolivarianismo rescató de la pobreza  grandes sectores a los cuales los medios  opositores engañan predicándoles que pueden volverse oligarquía.  Entre los recursos desesperados de la oposición estuvo una oferta por twitter de un aumento de salario de 45% y hasta de 50% contra el 40% ofrecido por el gobierno. Poco vale ese electorado de 5%. Siempre digo que revolución sin ideología es piñata ante la cual la gente se arrodilla hasta que se acaban los  caramelos. El problema es cultural. Quizá el proceso debería emplear a fondo a sus intelectuales. Más valen ideas que dádivas. La tarea es formar revolucionarios y no consumistas, culminar una revolución y no competir en una subasta de votos. El bolivarianismo puede recuperar sus contundentes mayorías aceptándolo así y obrando en consecuencia. Todo tiene remedio, salvo la muerte. (Tomado del blog del autor)

Artículos relacionados:




Se desinflan los viajeros

abril 21, 2013 21:00, por Desconocido - 0no comments yet
Edmundo García
Yaoni Sánchez

Yoani Sánchez

Si alguien lo hubiera dicho en Miami hace veinte días pocos lo hubieran creído: si alguien repasa las páginas de El Nuevo Herald y Diario las Américas, o cliquea la web de la llamada Radio y Televisión Martí, o sintoniza Radio Mambí u otra emisora de Univisión Radio, o pone los canales de la televisión local, o revisa la programación de actos de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y la Universidad de Miami, o la lista de las venideras celebraciones del Big Five Club o el Coral Gables Country Club, si alguien hace eso, no encontrará ninguna noticia fresca relacionada con Yoani Sánchez. Se ha borrado del mapa. Y no es que hayan dejado de empujarla, ¡qué va!, en Yoani se ha invertido mucho tiempo y dinero para desecharla tan rápido. Está claro que sus diseñadores siguen haciendo un esfuerzo por mantenerla a flote. No hace mucho cometieron la osadía y el ridículo de nombrarla jurado del Premio de Periodismo José Ortega y Gasset, pero el problema es que ya ese globo no tiene remedio. Una de las últimas hazañas que la prensa hegemónica reportó sobre Yoani fue su viaje a Perú, desde donde anunció que no asistiría a la reunión programada por la llamada Fundación Libertad con lo más reaccionario de la derecha hispanoamericana en Buenos Aires y Rosario, cuna del Comandante Ernesto Che Guevara.

La bloguera pretextó que estaba enferma, aunque ella misma publicó fotos de un paseo por algunos sitios de Lima en las que se veía saludable, mientras Univisión la mostró en unos puestos probando con satisfacción varios tipos del famoso ceviche peruano. ¿De verdad se enfermó o no quiso afrontar el rechazo de los jóvenes solidarios con la revolución cubana que allí la esperaban? A propósito, la prensa peruana apenas se hizo eco de la presencia de Yoani en su país, donde se reunió con un connotado derechista y unos pocos amigos; algo que contrasta con la visita a Lima del trovador cubano Silvio Rodríguez, anunciada y reportada por periódicos como El Comercio y La República, que nadie puede acusar de ser amigos de la revolución cubana. A diferencia de la soledad peruana de Yoani Sánchez, Silvio contó con el calor de miles de jóvenes y personas de todas las edades que asistieron a su concierto en el Estadio Monumental el pasado viernes 19 de abril. Tengo que decir que este desinfle de Yoani Sánchez lo pronosticamos con tiempo en el programa La Tarde se Mueve, donde los colaboradores Eddie Levy y Lázaro Fariñas, con la experiencia de haber vivido durante décadas en Miami, citaron varios casos de supuestos opositores igualmente inflados por la prensa que al poco tiempo los devolvieron al olvido por inservibles.

Y quiero reconocer también que en más de un programa de participación telefónica muchos oyentes predijeron el descarte miamense de Yoani Sánchez. La Tarde se Mueve se ofreció para que algunos de estos ex famosos opositores echados en el abandono contaran su experiencia; en particular invitamos públicamente al programa más de una vez a Paula Valiente y Reyna Luisa Tamayo. A Paula Valiente la Fundación Nacional Cubano Americana y Jorge Mas Canosa la elevaron tanto que llegó a ser paseada en una carroza en el carnaval de la calle 8 de Miami representando a la Virgen de la Cridad del Cobre, pero luego fue mercancía propagandística descontinuada por el tiempo y dicen que por la manifestación de un mínimo desacuerdo con los extremistas. A Reyna Luisa Tamayo y su familia la recibieron con bombos y platillos; los congresistas de Miami se la disputaban junto al llamado Directorio Democrático Cubano de Orlando Gutiérrez Boronat y Janisset Rivero, sus entonces protectores. La familia Zapata Tamayo había sido ubicada bajo un programa en Arizona y la congresista Ileana Ros-Lehtinen consiguió que se quedara en Miami argumentando que ir a Phoenix o Tucson era como sufrir un doble destierro. Deben estarlo lamentando. No pasó mucho tiempo para que Reyna Luisa fuera olvidada por la prensa y por los políticos locales y tuviera que salir públicamente a pedir que le ayudaran a conseguir un trabajo. Casas para limpiar y así poder ganarse la comida fue lo único que pidió la una vez famosa crítica de su patria y de su gente.

Yoani Sánchez ha dado los primeros pasos entre los dientes de la misma trituradora; de hecho, un artículo de Carlos Saladrigas en El Nuevo Herald titulado “Yoani replantea el debate” (12 de abril de 2013) parecía que le estaba preparando un obituario político. Al desinfle de Yoani le seguirá inevitablemente el de toda esa lista de viajeros que no tienen ni obra intelectual acumulada, ni base social en Cuba, ni proyecto político alguno. La cola es larga y la encabeza la propia Yoani Sánchez, sobre la cual se ha orientado en algunos círculos de Miami que nadie debe hacerle sombra; y le siguen Rosa María Payá (hija del fallecido Oswaldo Payá), Berta Soler, Laura Labrada (hija de la fallecida Laura Pollán), Belkis Cantillo (esposa de José Daniel Ferrer), Orlando Luis Pardo Lazo, Eliecer Ávila, Elizardo Sánchez y René Gómez Manzano. Hasta el momento. Al principio estos viajeros crearon expectativas porque se ponía en marcha la reforma migratoria cubana el 14 de enero, que era la verdadera noticia y lo que en verdad querían poner a prueba; pero lo cierto es que ya aburre esta puesta en escena donde siempre se repiten los mismos nombres y la misma letanía. Se ha informado que Berta Soler, Laura Labrada y Belkis Cantillo estarían ya en Bruselas para recoger el Premio Sajarov compartido (con Reporteros sin Fronteras y Huawa Ibrahim) que le dio el Parlamento Europeo en el año 2005. El premio, que aparentemente hay que dividir, consiste en un certificado y 50 mil euros, así que ya imagino lo que van a buscar. Por cierto que a la comitiva a Bruselas se le suma desde España la Dama de Blanco en el exterior Blanca Reyes, que sabe luchar lo suyo.

Por su parte Elizardo Sánchez anuncia una gira menos larga que la de Yoani pero bastante nutrida también; ahora está invitado por la Fundación Hispano Cubana, lo más antipatriótico que se ha juntado en Madrid, para hablar de esos informes mensuales de presos políticos cubanos donde lo mismo aparecen difuntos que jugadores de voleibol. En entrevista con el ABC Elizardo Sánchez deja claro que una de sus mayores preocupaciones durante su viaje será aclarar al auditorio si es o no es el agente Juana de la Seguridad del Estado; por lo pronto ha lanzado su historia: dice que sí, que se acercó a conversar con el gobierno cubano y la Seguridad del Estado, pero que antes se lo comunicó a cinco potencias a través de sus embajadas y las mantuvo informadas. (ABC, 21 de abril de 2013) De Pardo Lazo han dicho que está pidiendo agua por señas a ver si le ayudan con alguna conferencia donde de una vez le paguen; por su condición migratoria aún no puede cobrar, pero alguien tiene que ayudarle a sobrevivir. Una vez promovidas como sólidas intelectuales, de Berta Soler lo único que se dice es que ella sí le mete un escándalo a cualquiera; y de Rosa María Payá sus admiradores solo afirman que parece un angelito. A Rosa María le prepararon un show de despedida diciendo que estaba amenazada de muerte a su regreso, pero ella volvió a Cuba desde hace días y no le ha pasado nada; se dice que en el aeropuerto no le quitaron ni un chicle ni le cobraron un centavo por el cargamento que llevaba.

Mientras todo esto sucede, a la prensa que vive de tergiversar la realidad de Cuba no le queda otra que echar mano a los que se han quedado en la isla; pues los que están de viaje, aunque no se queden a residir en el extranjero y regresen, van perdiendo interés en la medida en que se ausentan del escenario donde montan sus mentiras. Por esa razón los medios están volviendo a utilizar a los viejos huelguistas del aguacate y al campeón olímpico de las huelgas de hambre. A pesar del poco crédito de sus acciones la prensa manipuladora los ha traído de regreso a sus informes porque son los únicos disponibles para difamar in situ sobre las escuelas, los agromercados y los hospitales cubanos, los otros están muy distantes facturando en los aeropuertos y haciendo compras en las tiendas del mundo.

Artículos relacionados:




Venezuela: El problema es culltural

abril 21, 2013 21:00, por Desconocido - 0no comments yet
Luis Britto García
Luis Britto García

Luis Britto García

“El  bolivarianismo rescató de la pobreza  grandes sectores a los cuales los medios  opositores engañan predicándoles que pueden volverse oligarquía.  Entre los recursos desesperados de la oposición estuvo una oferta por twitter de un aumento de salario de 45% y hasta de 50% contra el 40% ofrecido por el gobierno. Poco vale ese electorado de 5%. Siempre digo que revolución sin ideología es piñata ante la cual la gente se arrodilla hasta que se acaban los  caramelos. El problema es cultural. Quizá el proceso debería emplear a fondo a sus intelectuales. Más valen ideas que dádivas. La tarea es formar revolucionarios y no consumistas, culminar una revolución y no competir en una subasta de votos. El bolivarianismo puede recuperar sus contundentes mayorías aceptándolo así y obrando en consecuencia. Todo tiene remedio, salvo la muerte.”

¿Qué pasó en Venezuela?

1
Hace años denuncio que la Comisión y la Corte Interamericana  de la OEA quieren desconocer  nuestros tribunales, para  decidir en lugar de  ellos  cuestiones  relativas a la soberanía de Venezuela, como la legitimidad de las elecciones. Así, el primero en cuestionar los comicios del 14 de abril es Insulza, presidente de la OEA, quien exige  “realizar una auditoría y un recuento completo de la votación” y  pone “a disposición de Venezuela el equipo de expertos electorales de la OEA”. Vale decir,  expertos extranjeros, y no el Consejo Nacional Electoral, deben declarar quién ganó nuestras elecciones.
2
Para escoger al  Presidente de Venezuela también se ofrecen voluntarios el gobierno de Estados Unidos y el canciller de España, García Maspero, ambos demandando recuento de votos al sistema electoral que Carter calificó como el “más perfecto del mundo”.  Por no contradecirlos, el candidato perdedor reclama asimismo recuento manual  de votos  y en lugar de exigirlo por  vías de derecho, convoca  motines que en dos días incendian o destruyen doce  Centros de Diagnóstico Integral, arrasan cuatro casas del PSUV y varios mercados solidarios,  acosan medios de comunicación de servicio público y comunitarios y residencias de miembros del Poder Electoral, asesinan a 8 compatriotas –uno de ellos quemado vivo- y dejan 124 heridos. Es una pequeña muestra de lo que harían si llegaran a tomar al poder. Desaparecerían los derechos a la atención médica gratuita, a alimentos subsidiados, a la información alternativa, a la militancia progresista, al sufragio  y a la vida.
3
La Historia se repite,  los guiones  se remedan. Las elecciones que dieron el triunfo a Ajmadineyah fueron desconocidas por una oposición que intentó algaradas y motines para legitimar una intervención imperialista. Durante las elecciones una agresión informática seguramente imperial hackea las cuentas de twitter de Nicolás Maduro, del presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello  y de Teresa Maniglia, jefa de Prensa de Miraflores, inhabilita la página web del Consejo Nacional Electoral y fuerza a interrumpir Internet durante  minutos para impedir la expansión del virus. No son tecnologías al alcance de un candidato  cuyo promedio académico apenas remonta el diez.
4
¿Tiene la más mínima sostenibilidad la hipótesis de fraude? La lógica indica que cualquiera dispuesto a perpetrar una superchería simularía millones de sufragios de ventaja, y no una modesta mayoría de 262.473 votos. Por otra parte, el Consejo Nacional Electoral por su propia cuenta ha recontado 54% de los sufragios sin encontrar irregularidades, proporción más que suficiente para descartar cualquier infracción. Y si la oposición de todos modos desconoce al árbitro electoral, también está desconociendo el incremento de los sufragios del cual se ufana, y los votos que llevaron a sus diputados a la Asamblea, y cerrándose el camino para la participación en todas las elecciones venideras y para convocar referendos revocatorios, pues sería contradictorio que se sometiera a una institución a la cual deslegitima.
5
¿Cómo en sólo seis meses pudo el bolivarianismo perder 685.794 votos y la oposición neoliberal ganar 679.099? ¿En verdad esos electores detestan que uno de cada tres venezolanos esté estudiando, y en forma gratuita? ¿Aborrecen  el servicio médico sin costo de Barrio Adentro? ¿Les amarga que los patronos deban pagarles prestaciones sociales? ¿Les subleva  que seamos el país más feliz y con menor desigualdad social en América Latina? ¿Odian tener pensión para su vejez? ¿Les repugna que la Misión Milagro devuelva la vista? ¿Les duele que el gobierno construya para los sin techo quinientas viviendas por día? Si tantas ventajas los molestan, nada les impide  rechazarlas ¿Pero tienen que votar para que sus compatriotas también las pierdan? ¿Y cuánto tiempo conservará la oposición estos votos volubles?
6
Mas no son estos logros del bolivarianismo los culpables de la declinación de sufragios.  Por todo programa, el candidato opositor se limitó a prometer obsesivamente que mantendría las misiones sociales del gobierno, las mismas que sus partidarios incendiaron o demolieron al conocer los resultados. También  copió meticulosamente los colores, los emblemas, las consignas, las gorras, las chaquetas, los gallardetes del chavismo. Algo bueno deben de tener para que los adversarios se disfracen con ellos.
7
¿Qué ha cambiado en esos seis meses? Examinemos la coyuntura. Perdimos un dirigente incomparable, pero su obra está ante nosotros exigiendo que la completemos. Arreciaron los sabotajes eléctricos. Se volvieron sistemáticos los cortes de agua. Pocas semanas antes de las elecciones hubo una inoportuna devaluación del 47%, y los capitalistas acapararon, especularon, provocaron desabastecimientos  y dispararon la inflación sin sufrir sanciones ejemplares.
8
Analicemos las tendencias constantes. Reconozcamos el desgaste  que aflige a toda obra humana. Luego, la perduración del burocratismo matavotos, la eternización de trámites innecesarios y repetitivos, la proliferación de procedimientos que sólo pueden ser iniciados cn una página web que no abre nunca, que sólo pueden ser concluidos personalmente y que engendran gestores y corrupción. Tengamos en cuenta  la incapacidad del  capitalismo de ocupar el 7,6% de desempleo y el 40,9% del empleo informal. El centenar de periódicos, la centena de televisoras, el millar y medio largo de radios de la oposición continuó mintiendo, desinformando, calumniando sin que ninguna medida les pusiera coto.
9
La oposición sembró el pánico valiéndose de una Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Ciudadana 2009  del Instituto Nacional de Estadística, según la cual ese año habrían fallecido 19.133 víctimas de la violencia. Las últimas elecciones enseñaron que las encuestas no son  confiables. Pero con ésta el especialista en Guerra Sucia J.J.Rendón y el candidato perdedor insuflaron en el electorado una paranoia que casi se vuelve victoria. Las autoridades competentes no mostraron datos reales para desvirtuar esta percepción terrorífica. Tampoco hubo medidas para detener el paramilitarismo y el sicariato, responsables de más de tres centenares de asesinatos de dirigentes sociales, y de innumerables crímenes horrendos y sin sentido que parecerían perpetrados con el exclusivo propósito de difundir la alarma y el sentimiento de indefensión.  No se hizo valer el hecho de que las gobernaciones manejadas por la oposición muestran el más alto índice delictivo. El miedo es un proceso del cerebro sauriano, que no obedece a la lógica ni atiende a la razón.
10
El  bolivarianismo rescató de la pobreza  grandes sectores a los cuales los medios  opositores engañan predicándoles que pueden volverse oligarquía.  Entre los recursos desesperados de la oposición estuvo una oferta por twitter de un aumento de salario de 45% y hasta de 50% contra el 40% ofrecido por el gobierno. Poco vale ese electorado de 5%. Siempre digo que revolución sin ideología es piñata ante la cual la gente se arrodilla hasta que se acaban los  caramelos. El problema es cultural. Quizá el proceso debería emplear a fondo a sus intelectuales. Más valen ideas que dádivas. La tarea es formar revolucionarios y no consumistas, culminar una revolución y no competir en una subasta de votos. El bolivarianismo puede recuperar sus contundentes mayorías aceptándolo así y obrando en consecuencia. Todo tiene remedio, salvo la muerte. (Tomado del blog del autor)

Artículos relacionados: